30 septiembre 2007

Relaciones

Querido Guillermo,

Si bien sigo tu blog diariamente, te escribo de manera privada, porque mi comentario viene a cuento de algo que me dijiste en un mail personal y no me parece apropiado traerlo a colación en público.

Estoy muy interesada en leer tus impresiones de Argentina luego de tu regreso reciente. Me interesaba especialmente porque yo estuve en Buenos Aires este año entre abril y julio, por un problema familiar. Si me quedaba alguna duda de no querer volver a vivir en Argentina luego de lidiar con el Pami, el Ansés, los bancos, los médicos, etcétera, me terminaron de convencer. En fin, me estoy yendo de tema.

El asunto es que he leído en posts previos en tu blog tu opinión acerca de los argentinos (parafraseando a Sarmiento podría decirse que vos pensás que "el mal que aqueja a los argentinos..." son los argentinos mismos), opinión que aparece reforzada en tu posting de ayer sobre el partido.

Sin embargo, en tu mail pasado me contás que todos tus amigos acá son argentinos y que "habiendo tantos argentinos, no he tenido ni el tiempo ni la energia de desarrollar amistades australianas." Me pregunto cómo conciliás esa [aparente] contradicción. Por favor, desde ya te aclaro que esto te lo pregunto con buena onda y todo el respeto, y que me tomo el atrevimiento de preguntarte algo tan personal porque a través del blog vós has decidido compartir parte de tu experiencia de vida con tus lectores, por lo cual a muchos nos parece que te conocemos de toda la vida.

Supongo que me llama la atención porque yo también vivo con esa contradicción y no termino muy bien de entenderla. Eso del amor por una Argentina y una argentinidad "ideal" que llevo en mi cabeza y en mi corazón, y la bronca y el rechazo al comportamiento "argentino" que se registra en la vida cotidiana allá --y por lo que vós decís también acá. Y a pesar de ese rechazo, aquí estamos, en Melbourne, siempre buscando otros argentinos con los cuales charlar...
Qué loco, no?

Bueno, te pido disculpas por el mail tan largo.
Espero que estés bien.
Saludos,
Melanie



Hola Melanie,

Es una buena pregunta, por eso con tu previo permiso, la tomo para contestar en público.

En principio no es una contradicción para mi, porque me relaciono con la gente que yo selecciono. Por ende mis amigos (en el sentido amplio) son gente que quiero y respeto, independientemente de su origen o cultura.

Y de hecho los amigos que quedaron en Argentina, lo mios y los de mi familia en general, constituyen el factor principal por el que una emigración como esta se hace dolorosa (muchas veces se los extraña demasiado)

Una cosa muy distinta son los "extras".

Y hago un paréntesis para explicar este concepto de los "extras".
Cuando yo hice mis estudios universitarios, fue en un lugar que demandaba muchísima dedicación como condición para permanecer. El centro de estudios estaba ubicado en una estancia entre las ciudades de Buenos Aires y de La Plata, y las residencias de los estudiantes estaban en la Plata. Así que un transporte especial nos recogia en la ciudad de La Plata por la mañana y nos devolvía por la noche. Y toda nuestra energía estaba puesta en estudiar, para poder estar al nivel de rendimiento demandado.

La ciudad de La Plata estaba ahí, afuera, pero no interactuabamos con ella. Cuando mirabamos por las ventanas de nuestras residencias, o cuando el transporte nos sacaba y nos devolvía de la ciudad, veíamos gente haciendo un montón de actividades. Pero toda esa gente tenía tan poca interacción con nuestras vidas que, humorísticamente, decíamos que este centro de estudios, como realmente se ocupaba de cada detalle de nuestras vidas, la había puesto ahí, junto con toda la demás estructura, para que no nos sintieramos sólos y aislados. Seguramente eran "extras", como los de una película, que habían sido contratados para dar algo de contexto a nuestra existencia.

Con esto quiero decir, que estan los amigos que son pocos, y esta el resto de la población, que son millones que proveen el entorno, pero con quien nunca interactuaremos intimamente, más que con un accidental puñado. En cualquier lugar los amigos son buenos porque uno los elige, como decía. Pero la clave está con el entorno que provee el contexto para muchos otros componentes de nuestra vida que no es necesariamente la faceta social.

Los extras se mueven en masa. La percepción que tenemos de ellos es del promedio de su comportamiento, idiosincracia y de su cultura. Proveen los valores locales, el ritmo, las instituciones, las reglas, etc. Y si de promedios hablamos, Argentina sale muy mal parada. Muchos argentinos juntos no es un escenario prometedor. Así que en mi caso particular los extras no los quiero latinos, sin ninguna duda los prefiero anglosajones, y en particular australianos.

Los amigos no son promedio y no son parte de la masa, son nuestros amigos.

En este pais me puedo dar el lujo que mucha gente no puede darse: seleccionar los extras y los amigos de dos grupos culturales potencialmente distintos, eligiendo diferentes componentes para uno y para otro.

¿Uno eligiría tener en una secretaría personal y en una amante las mismas características? Bueno... este... ehhh... quizás no es un buen ejemplo... intento de nuevo ... ¿Uno eligiría tener en el contador personal y en una amante las misma características?. Probablemente no. En uno la preferencia es frialdad cerebral, en el otro emoción corporal. ( Este es un parrafo relajado en un post serio, pero también contribuye a la explicación del punto :-))

Y si, en mi caso particular, que no tengo tiempo para desarrollar mucha vida social nueva, mis relaciones son mayormente argentinas ( y parece que algo similar sucede en general en toda la comunidad argentina, y probablemente también en las demás )

Esto responde al tema de la contradicción.

Pero si tengo opciones variadas para elegir, por qué sigo prefiriendo mayormente argentinos a la hora de generar nuevas amistades?
Eso lo escribo en el próximo post ...


Además creo que muchos de los lectores, con un alto porcentaje de emigrados, tienen mucho que aportar en este tema, así que dejo explicitamente abierta la invitación ...

7 Comments:

At 9/30/2007 05:56:00 p. m., Blogger Nata dijo...

En mi caso me acerco a argentinos porque se supone que al venir del mismo lugar que yo podemos entendernos mas cuando extrañamos algo y hablamos casi con los mismos codigos. Por consiguiente podemos ser un apoyo mutuo. Pero eso no significa que el dia de mañana no vaya a hacerme amiga de algun sueco/a. Es todo cuestion de tiempo.

 
At 10/01/2007 04:03:00 p. m., Blogger Damian, Tu hermano dijo...

Al leer el articulo de “relaciones” y luego “record en Bondi” me puse a pensar que pasaría si eso se hiciera en Argentina?
Yo creo que irían todos los medios de prensa disponibles y estarían a los empujones para hacer una nota, los choripaneros eventuales en las inmediaciones largando humo habilitados por un funcionario corrupto que por unos pesos les permitió estar ahí, una aglomeración de gente importante tratando de salir en las fotos o tocar a las chicas, previendo esto, de antemano se hubiera previsto tener un cordón policial importante para evitar disturbios. Además en escena vendedores de Coca Cola, perros vagabundos, desorden en el transito, autos estacionados en cualquier lado, ladrones de estereos, cuida coches, carteristas, etc.
Este es un panorama que yo creo muy factible ante tal evento, y esto explica un poco el tema de los extras. Tal ves la mitad de la población no estaría entre ninguno de estos individuos, pero la otra mitad lamentablemente si, y también son argentinos.
Viviendo acá o sobreviviendo acá, los dos bandos se podrían resumir en educados y sin educación, pero no solo desde lo institucional, sino también desde lo familiar.
Seguramente tus amigos en Australia llegaron allá no por nada, tal empresa les llevo recursos, tanto intelectuales como económicos, por lo tanto pertenecen al grupo, que podríamos llamar “educados”.
Pero los no educados que tanta culpa tienen? Imaginate haber nacido en un contexto donde la comida , la ropa y el cobijo faltaban, que no sabes quien es tu papa, que tuviste que salir a hacer cualquier cosa para sobrevivir, que no tenias ningún ejemplo bueno en tu entorno para copiar, que tu apariencia y tu falta de cultura solo te permiten acceder a algunos pocos trabajos, y esto creó en vos un fuerte resentimiento a una sociedad que toda la vida te dio la espalda….
Así es la mitad de la Argentina. Un abrazo.

 
At 10/02/2007 07:28:00 a. m., Blogger isa dijo...

No sé si sentirme ofendida o buscar comprender tus acotaciones sobre nosotros los Argentinos.... Tanto te desilusionó tu Patria? Saludos.

 
At 10/02/2007 02:49:00 p. m., Blogger Guille dijo...

Hola Isa,

No me queda claro si tu pregunta va hacia Melanie, o hacia mi. Pero si no hay aclaraciones se supone que va dirigido a quien escribio el post, o sea yo.
Asi que respondo (aunque ya lo respondi en 1 año y medio de escribir en este blog)

- Argentina no me desiluciona, creo, porque no tengo grandes expectativas. Argentina es lo que es.
- Y porque es lo que es, decidi irme a vivir a otro pais. La decision sigue firme, y creo que va afirmandose más cada año, en la medida que Argentina desciende en todos los factores que para mi son importantes.
- Argentina es mi pais de origen. Punto. Tengo un problema bastante serio con el concepto de "Patria", que quizas discuta alguna vez.
- Podes ofenderte, cosa que no hablaria muy bien de vos. En cambio si buscar comprender esto habra servido de algo.
- Pero si algo de aca te pone mal, te recomiendo que no leas los diarios argentinos, porque comparado con ellos, este blog es casi infantil en la manifestacion de los problemas...

Saludos.
G

 
At 10/02/2007 06:18:00 p. m., Blogger La Flaca Benelli dijo...

No creo que haya contradicciòn entre lo malo que uno ve de Argentina y los argentinos que entran en esta bolsa con elegir como amigos otros argentinos cuando uno vive afuera. En estos años viviendo afuera, en Italia, conocì muchos argentinos, algunos mejor perderlos que encontrarlos, otros por suerte no. Es normal que a uno "le tire" lo suyo, el poder decir: "pasà por casa que nos tomamos unos mates" o en el momento de la melancolìa saber que el otro te entiende perfectamente. Con algunos te une el desarraigo porque me ha pasado de darme cuenta que con esa persona en Argentina no serìamos amigas, no nos hubièramos dado bola, pero al estar lejos de nuestro paìs el hecho que esa persona sea una buena persona, alguien honesto, que la pelea como vos, que le das una mano cuando la necesita y ella hace lo mismo con vos, se crean otros lazos que te unen.
Cuando aparece ese argentino con el que que sentìs que en Argentina hubiera sido igual... hiciste bingo!! Yo por suerte he hecho varios bingo y sigo probando a hacerme tambièn de amigas italianas...
Un abrazo para todos.

 
At 10/02/2007 07:45:00 p. m., Blogger hernan dijo...

Yo no creo que haya una contradiccion, es quizas tomar lo mejor de los dos mundos... cada lugar tiene sus pros y contras...

A mi me encanta sydney porque puedo estar con sajones para trabajar, ganando bien, trabajando pocas horas y con todo bien organizadito, y puedo divertirme despues del trabajo con los latinos, porque para mi gusto los sajones son aburridos....

 
At 10/03/2007 07:56:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

coincido con guillermo y tambien con hernan. mi vida en UK se la puede dividir en dos, ingleses para trabajar e interactuar (extras) y despues gente de otras nacionalidades (mayormente latinos) para socializar. no tiene nada de malo, es tomar lo mejor de dos mundos paralelos.
en cuanto a los comentarios de guille sobre argentina, no podria estar mas de acuerdo.
saludos,
esteban

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home