08 noviembre 2007

Efecto Canguro


Hace un par de semanas escribí un post para el blog Los Ziegler en Canadá, bitácora de Guillermo Ziegler y familia.

Como consecuencia, al cierre del mes, su autor escribió el post Octubre: mes del efecto canguro

En este post, Guillermo Z analizaba la cantidad de visitantes a su espacio y decía cosas como:

"La nota escrita por Guillermo desde Australia le propinó a nuestro weblog el que podríamos llamar Efecto Canguro, un salto espectacular en la cantidad de visitas... La cantidad de lectores que tiene Guillermo es espectacular! Y se nota que lo siguen a todos lados… Eso es lealtad! "

Sinceramente, siempre lo digo, a mi también me sorprende mucho. Aún cuando son bastante silenciosos, puedo ver con mis herramientas que cada día varios cientos de lectores pasan por mi espacio. ¿Por qué?. No se, no lo entiendo. Obviamente me agrada, me halaga, pero no logro entender muy bien el motivo.

Aún así, absolutamente siempre, cuando me siento a escribir algo, jamás pienso en otro lector más que yo mismo. Lo que escribo lo escribo para mi, para mi recuerdo, para mi análisis o para mi catarsis, y no sigo ninguna regla de la oratoria pública, no busco formas correctas, y no me detengo a pensar que pensará otra persona cuando lo lea. Por eso mismo puede ser muy crudo a veces, porque cuando uno escribe para si mismo no busca parecer lo que no es, simplemente plasma lo que siente. Y lo que uno siente íntimamente generalmente no es políticamente correcto, pero en este espacio me doy esa libertad, me regalo ese pequeño lujo.

Aquí hago algo que suele ser distinto a lo que sucede en otros weblogs, nunca uso en mi escritura una segunda persona, no me refiero a "ustedes" o no me refiero al lector como si fuera alguien diferente a mi mismo. Mi diario siempre se mantiene fiel a la idea de que es sólo para mi ( y así lo será cuando ya nadie más lo lea )

Pero por supuesto agradezco el interés, la comunicación y la constancia de toda la gente que, de punta de pies y sobre mi hombro, mira lo que yo escribo.

5 Comments:

At 11/09/2007 12:27:00 a. m., Blogger Guillermo dijo...

Cada uno tiene un estilo que lo hace merecedeor de mas o menos lectores. Asi como los autores tienen seguidores de sus obras en la música o las letras, nosotros como bloggers seguimos este mismo patrón... tenemos nuestro estilo y nuestros seguidores nos son fieles precisamente por eso: por que les gusta leerlo o por que aman criticarlo!

Un abrazo!

 
At 11/09/2007 01:22:00 a. m., Blogger Gabriel dijo...

A mí me pasa igual, Guillermo. En principio, yo escribo para mí, aunque algunas veces intento abrir el diálogo preguntando a los demás que opinan. Pero entiendo tu idea perfectamente.

Tu blog está muy bien escrito, y cuenta historias muy interesantes, y eso puede explicar por qué tanta gente lo leemos desde lugares tan remotos.

 
At 11/09/2007 03:09:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Bueno, te escribo por primera vez.
Lo leo seguido y te doy mi explicación para el caso, no se si será para todos pero al menos es lo mio.
Me he sentido identificado con muchas cosas, por ejemplo cuando decís que el problema de Argentina es la gente y no los políticos, el concepto que aclaraste me costó mucho hacérselo entender a mis amigos (tampoco me empeñé mucho en hacerlo) pero internamente esas son cosas que no me cierran de Argentina.
Creo que llegó el momento de que comiences a dedicarte a la política, serás apoyado (en el buen término) por la mayoría silenciosa y de paso me presentás a la rubia que se presenta a diputada y yo te hago de puntero.
Alejo.

 
At 11/09/2007 01:58:00 p. m., Anonymous Daniel Salcedo dijo...

Saludos desde Adelaide. Para decirte Guillermo que yo precisamente fui hasta el blog de tu Tocayo y te leí allá también. Ese blog de Guillermo Z lo conocí cuando estaba estudiando la opción de emigrar a Canadá, es muy bueno también. Felicidades

 
At 11/10/2007 12:18:00 a. m., Anonymous Carlos Alberto dijo...

La situación aqui es especial Guillermo, porq vos no estás tratando de escribir para los demás, simplemente estás llevando un diario. Lo que pasa es que lo hacés de una manera tan abierta, compartiendo tantas cosas de tu familia, de tus inquietudes, que es como una novela. Mejor aún, es como escuchar el relato de un amigo. Y uno siempre escucha a los amigos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home