07 diciembre 2007

Vidas Paralelas

Antes de emigrar hacia Australia, Patricia y yo nos tomábamos los viernes a la noche para nosotros dos. Generalmente el plan era ir al cine y luego a cenar. Y para cenar generalmente íbamos a nuestro restaurant preferido de la zona norte del Gran Buenos Aires, en donde usualmente yo comía unos exquisitos sorrentinos a la carbonara.

En nuestras charlas a la luz de las velas durante el último año, uno de los temas centrales de conversación era, obviamente, los planes emigratorios. Muchas veces Patricia me disparaba un aluvión de preguntas con respuestas que ya conocía, sólo para liberar la angustia producida por las dudas y la incertidumbre, buscando que mi seguridad la aliviara.

- ¿ Por qué nos tenemos que ir, si acá estamos muy bien?
- Estamos bien sólo porque somos afortunados, pero con la dirección en la que va el país, es difícil predecir que puede pasar con nosotros.
- Yo se que a vos te va a ir bien de cualquier manera
- Aunque así sea, estamos viviendo en una selva, y temo que va a ser mucho peor. Y eso es lo que le va a tocar a nuestros chicos.
- ¿ Y en Australia van a tener un futuro mejor que acá?
- Seguro que si. Aunque al principio todo sea mucho más difícil, en el largo plazo nuestro bienestar y el de ellos va a ser mayor.
- ¿ Por que estás seguro de eso?
- Por análisis, por instinto, o por simple sentido común. Mirá ambos países, intentá proyectar el futuro en ambos casos, y la conclusión es obvia.
- Pero aún así, ¿cómo sabés en cual de los dos países nuestra vida sería mejor? ¿Cómo sabés en donde seríamos más felices ?
- Eso no podría saberlo nunca, simplemente apuesto a las probabilidades.

Cuando uno toma una decisión, más aún si es importante, elije entre varias posibles lineas de vida. Cuando uno toma una decisión un camino se hace realidad mientras los demás, que representaban las otras opciones de la elección, desaparecen sin dejar ningún rastro de su existencia.

Qué bueno sería poder saber que las varias vidas paralelas abiertas al momento de decidir algo siempre estarán activas, y si en algún momento una no nos gusta más, simplemente podemos abandonarla y retomar la otra. O aunque sea tenerla visible para saber que tan buena fue nuestra decisión. Pero eso no es posible. Nunca sabremos que tan mal o tan bien nos hubiera ido si no hubieramos emigrado. Nunca sabremos si hubieramos sido más o menos felices. Jamás sabremos si la decisión fue correcta. Ese es siempre el riesgo asociado a la toma de decisiones.

Pero si quisiera imaginarme el trazado de una vida paralela, en nuestro caso particular quizás no es tan complicado. En Argentina quedó una familia de amigos, que quizás representan la posición más similar a lo que hubiera sido nuestra vida si no hubiéramos dado el paso al exterior. Ellos son Federico e Isabel, que con su hijos Kenneth y Brandon, forman una familia que tiene una posición preferencial entre nuestros más preciados afectos.




Pero más allá de la gran amistad, ellos tienen mucho puntos en común con nosotros:

-Vivíamos en el mismo barrio
-Pertenecemos al mismo grupo socioeconómico, y hemos progresado con los mismos pasos
-Federico y yo estudiamos en el mismo lugar
-Isabel, Patricia, Fede y yo llegamos a Buenos Aires desde el interior, todos desde la misma región del país
-Todos nos casamos bien jóvenes, y por algún milagro de la naturaleza ellas todavía nos aguantan.
-Nuestros chicos, además de ser amigos fueron a la misma escuela



-Nos fuimos juntos de vacaciones muchas veces
-Fede y yo trabajamos en la misma disciplina (IT), y practicamente en los mismos puestos
-Fede y yo, en forma separada hemos recorrido muchísimo Latinoamerica por cuestiones laborales
-Tenemos más o menos los mismos proyectos, sueños y ambiciones
-Todos aprendimos a esquiar juntos ( y Fede y yo, nos dimos todos los porrazos juntos)



-Fede y yo usabamos los breaks en la universidad para pegarle a la pelota de voley.
-Su hijo mayor nació el día de mi cumpleaños
-Compartimos la misma ideología en muchas áreas
-Tenemos un enfoque analítico similar
-La separación fue dolorosa de ambos lados
-Pero Federico escribe bien y yo en cambio tengo un blog


Así es que a veces pienso que ellos representan la mejor aproximación a nuestra vida paralela que pueda imaginarme. Por supuesto tenemos componentes muy diferentes desde el momento que ante una decisión tan importante reaccionamos en forma distinta. Pero esa es la única forma de que esa vida paralela se abra, sino viviríamos sobre la misma línea.

Y ciertamente una opinión de Fede desde allá representa para mi lo más cercano a lo que podría ser mi propia opinión desde esa vida paralela. Así que cuando hace unos días Fede emitió un comentario extenso en uno de los posts pasados, le presté toda mi atención:

Va una opinión como argentino que, racionalmente estaba y está convencido de que la opción es emigrar porque el país no tiene un futuro razonable, pero que abortó planes por razones familiares.

Como vos decís, es bastante subjetivo e individual la opinión sobre si Argentina está o no mejorando. En lo personal, creo que la mejora es sólo inercial por la coyuntura internacional, con commodities a valores históricos y peso devaluado, lo que hace que ingresen al país grandes cantidades de dinero, parte del cual obviamente se derrama hacia otros sectores no directamente beneficiados por las exportaciones. Si a eso le sumamos que tras la crisis del 2001 "peor no podíamos estar", evidentemente hay una "percepción de mejora".

Sin embargo, no parece haber ningún tipo de plan a mediano o largo plazo. No los hay por cierto para apuntalar el crecimiento industrial, ya que por ejemplo hace más de 5 años se viene hablando de que la capacidad de generación y distribución de energía está al límite, y no hay ningún plan de inversiones para ampliarla, salvo los utópicos y trasnochados megaproyectos conjuntos con Chávez o el súper gasoducto del nor-este, que pensaba traer gas de Bolivia, sin siquiera tener cerrado un convenio con Bolivia.

No se hace nada tampoco para atacar alguna vez el problema de los bolsones de pobreza e ignorancia que tenemos en el conurbano, que sacó directamente del circuito productivo a miles y miles de personas, afectadas por la falta de educación, la droga, la marginalidad, la cultura del no trabajo gracias a los sucesivos "Caja Pan", "Plan Trabajar" (por el cual nunca nadie tuvo siquiera que cortar el césped de una plaza o pintar una escuela, y cuando lo quisieron implementar en Córdoba, se armó un despelote bárbaro), o el "Plan jefes y jefas de hogar". Tengo mis dudas de que haya solución para esto, y si la llega a haber, va a ser más de una generación lo que lleve arreglar todo lo que destruimos en los últimos 15 o 20 años.

Ni hablar del cortoplacismo que persiguen los impuestos, retenciones o restricciones que se van aplicando sin otro motivo que aprovechar el momento para recaudar más. En lugar de simplificar el cálculo y la recaudación, lo que se hace es complicar cada vez más las cosas (para quienes han participado en implementación de sistemas administrativos, siempre se dice que si un sistema cumple las normas argentinas, brasileras y turcas, puede ser corrido en cualquier país sin problemas más que el idioma). Ante situaciones puntuales, no se titubea en destruir mercados que llevó años conseguir (por ejemplo, la prohibición de exportar carne para que no suba el precio, que nos cerró puertas como la de Rusia).

Y así podríamos seguir. Pero lo que más me preocupa, y lo que más me hace dudar de nuestro futuro, es la completa incapacidad de debate que tiene nuestra sociedad. No hay ya ámbito en que una idea pueda ser discutida en el buen sentido, evaluando racionalmente costos y beneficios, factibilidad, plazos, aprovechando la discusión como un proceso dialéctico que nos permita llegar a una mejor toma de decisión. Cada sector se cree dueño de la verdad absoluta, el que opina distinto es un enemigo, se desvalorizan o ridiculizan opiniones simplemente porque son del otro "bando" (aunque el archivo histórico muestre que lo vilipendiado hoy puede ser nuestra pancarta mañana), y pareciera que no hay discusión ganada si el otro no perdió algo. Ni siquiera el ámbito académico, a priori mucho más proclive a un debate calmo y respetuoso que los gremios, las empresas o los grupos piqueteros, logra escapar a esta regla, y se suceden las tomas de facultades y colegios simplemente para oponerse a la elección de autoridades. Este espíritu de confrontación permanente es un lastre que nos hemos auto cargado, y que ayuda a que, cada día, nos hundamos un poquito más.

¿Estaré un poco arrepentido de que no hayamos tomado la decisión de avanzar con el proceso migratorio?. Muchas veces sí...

Abrazos

Federico

10 Comments:

At 12/08/2007 12:09:00 a. m., Anonymous daniela dijo...

Como te comente, en mi caso me llevo un par de años animarme a emigrar.
O sea que entiendo en carne propia esto de abortar planes de emigración por razones familiares…Cuando decidís abortar tus intentos de emigrar es porque generalmente las razones del corazón te terminan pesando más, porque no te animas a vivir lejos de tus afectos, porque no te podes hacer a la idea de un domingo sin la familia o no estar para los cumpleaños.
Quizás lo que para algunos son pequeñas cosas , al momento de tomar la decisión, para otros significa perder mucho.
Suelo imaginarme esta vida paralela de la que hablas, de que hubiera sido nuestra vida si nos seguíamos quedando y la verdad es que me sigue resultando difícil esto de –“Allá teníamos nuestra propia casa y acá alquilamos” …ufff (eso es todo un tema..!) y la verdad es que los primeros tiempos todos los domingos por la noche me ponía a llorar luego de hablar con mi familia, añorando lo que eran nuestras reuniones domingueras.
A la distancia veo que el balance es positivo, doloroso pero positivo, poco a poco vamos logrando nuestro espacio y no tenemos que olvidarnos que nosotros si estamos apostando a largo plazo!
Pero creo que por experiencia, todos los emigrados los primeros años estamos condenados a imaginarnos nuestra vida paralela” reflejada en nuestros amigos y hermanos que si se quedaron.
Saludos! Daniela

 
At 12/08/2007 10:00:00 a. m., Blogger Damian, Tu hermano dijo...

Solo la fuerza interior es capaz de revertir una situación semejante. Es decir, si uno se mantiene firme con una actitud positiva, podrá soportar este tiempo inclemente, aunque se presente como implacable.
Creo que el ser humano debe entregar la vida para ser consecuente con su voluntad. Esto significa que hay que ser firme hasta el final, siendo fiel a sus principios y a su esencia auque le aguarden tiempos difíciles.
Entregar la vida significa,ser de la única manera posible, que es viviendo lo que uno siente.

 
At 12/08/2007 12:15:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Al fin tuve una pequeñita colaboración.
La pucha que están lejos...
Fede

 
At 12/08/2007 01:07:00 p. m., Anonymous Isabel dijo...

No paro de llorar...
Besos y gracias, me encantó.

 
At 12/10/2007 12:25:00 p. m., Anonymous Efra dijo...

La pregunta que luego de 3 años de haber emigrado me sigo haciendo y sigue, por ahora, contestando si la decision ha sido positiva o negativa es: en un futuro, no tendremos que sufrir mi esposa y yo el vivir lejos de nuestros hijos por la falta de oportunidades en un pais como Argentina? La respuesta es dura, pero siempre la misma: mis hijos primero; luego padres, amigos, tios, hermanos, suegros, etc. Si nuestros hijos se fueran lejos nuestro, nos doleria muchisimo mas que el nosotros movernos lejos de nuestros seres queridos, y no digo que la opcion de que se vayan lejos nuestro desaparece viviendo aca en Australia, pero definitivamente la probabilidad de enfrentar este sufrimiento es, al menos por ahora, menor.
Saludos,
Efra

 
At 12/10/2007 03:20:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

"Entregar la vida significa, ser de la única manera posible, que es viviendo lo que uno siente."

Damian, Ojala mi hermano, y para el caso toda mi flia, pensara como vos, y no me hecharan en cara el "haberlos abandonado" cada vez que llamo por telefono... y eso que ya van mas de 3 anos!!!
Fer

 
At 12/10/2007 06:53:00 p. m., Anonymous ELIANA dijo...

MUY IDENTIFICADA CON TU BLOG.TE FELICITO EXPRESAS COSAS QUE A MI NO ME SALEN .
SOMOS UNA FAMILIA DE URUGUAYOS EN NEW ZEALAND HACE 3 AÑOS.
FELICITACIONES

 
At 12/12/2007 02:52:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Entiendo la duda de Efra, pero no me parece tan fácil de discriminar si el sufrimiento es mayor ahora o lo será en el futuro en caso que los hijos emigren nuevamente. Tampoco que la respuesta salga de priorizar de la manera que lo hizo: "mis hijos primero; luego padres…".

La realidad es que en nuestro caso (si Isabel no está de acuerdo, puede decirlo), también priorizamos a los chicos, y en el análisis tomó parte importante el hecho de que hoy ellos tienen la fortuna de tener a sus 4 abuelos, más primos, tíos. ¿Teníamos el derecho de cortarles ese vínculo que tienen, pensando en un futuro probablemente mejor en el mediano o largo plazo? Yo tuve la inmensa dicha de DISFRUTAR a dos de mis abuelos casi hasta los 40 años, y sencillamente no pude hacerme a la idea de separarlos, de poner medio mundo de distancia, haciendo que mis padres y mis suegros se convirtieran en algo así como entes cibernéticos, o abuelos de chat (ok, supongo que es exagerado y que no debe ser tan así, pero definitivamente creo que debe ser casi imposible mantener la familiaridad y complicidad que sólo brinda la cotidianeidad). El tiempo dirá si los disfrutan un año, diez, veinte o más; lo concreto por ahora, es que cada vez que los ven (lo cual, siendo del interior, no sucede todos los días, pero sí en los eventos importantes para ellos, como cumpleaños, fiestas, actos de fin de año), están absolutamente felices.

Con respecto al dolor de la separación, si bien mis viejos podrían haber terminado entendiendo los motivos de una migración, no me queda claro que el mayor sufrimiento hubiera sido de ellos y no de los chicos. Y en cuanto a lo que pueda pasar cuando crezcan, eventualmente nos podría pasar que los ahora niños decidan emigrar y nos toque a nosotros sufrir esa separación, pero ya veremos cuando acurra. Por ahora, los trataremos de educar y dotar de todas las armas posibles que les otorguen la libertad de tomar esa decisión, aunque nos resulte dolorosa.

Supongo que en general el de los lazos familiares debe ser el que más cuesta superar. En nuestro caso esos lazos, o lo sentimental, terminó pesando más que lo racional.

Federico

 
At 12/12/2007 01:10:00 p. m., Anonymous Analia dijo...

Hola a todos!!

Mi idea como la de varias personas que conozco es emigrar y siempre que lo planteamos obtenemos dos respuestas, estan aquellos que habiendo vivido ya varios de sus años en Argentina no hacen mas qalentarnos a "buscarnos un futuro mejor"; por supuesto tambien estan aquellos que opinan que no amamos a nuestro pais que solamente estamos aprovechando los recursos que nos da para despues emplearlos y "enriquecer" a otras naciones.
En mi caso el motivo mas fuerte que tengo para quedarme-por ahora- es mi familia; es parte de la idiosincracia argentina, toda ocacion y/o evento debe ser si o si compàrtido y festejado con amigos y con la familia. Y en verdad es una caracteristica nuestra preciosa; que no tuve la oportunidad de palpar en otras culturas que he conocido. Por el momento el mayor obstaculo es ese.

Pero al mismo tiempo no puedo dejar de obviar la realidad de mi pais, sinceramiente estoy cansada de los abusos que el pueblo esta viviendo. La inseguridad esta cada vez mas presente; y sin exagerar no pasa un dia sin que me entere de que alguien ha sido asaltado con una violencia que no tiene razon de ser. Uno esta permanentemente observando lo que te rodea con miedo, porque sabe que algo le puede pasar; ya no se puede volver a casa sino no es de dia o en un remis de confianza.

Hay un clima de incertidumbre en muchas cuestiones donde la economica es primordial y en la cualtambien a fin de mantener ciertas cifras se cometen demasiadas injusticias, existen por ejemplo la tarjeta de debito llamada "con todo su derecho" a taves de la cual se asigna una determinada suma de dinero por mes para la compra en supermercados, ¿pero cual es la injusticia? que el monto mensual del que disponen estas personas esta entre los $500 a $3000; y es otorgada segun tres condiciones 1)vivir en una villa de emergencia 2)se tiene en cuenta el numero de hijos 3)ser extranjeros.
Asi mismo los Planes trabajar por medios de los cuales a cambio de 4 a 6 hs de trabajo se paga a quien accede a ellos cierta suma de dinero, el problema radica en que esta gente no trabaja sino que directamente cobra su sueldo sin realizar tarea alguna; un conocido mio capataz de el servicio de limpieza de calles me conto que al asignarle tareas a getne que estaba dentro de este plan éstos le dijeron:..."sino la queres pasar mal, dejanos aca sin hacer nada"
Y esos son solo algunos ejemplos; la verdad es que no puedo esperar nada de este pais porque no importa cuanto me esfuerce, cuanto estudie.... siempre hay un pero: se esta demasiado capacitado para un trabajo, o demasiado instruido, o estudiantes no tomamos.
Pienso a futuro y no encuentro una salida; por ejemplo si yo quisiera acceder a una casa propia tengo que tomar un prestamo que terminare pagando a un plazo demasiado largo mientras que se estan otorgando viviendas a las personas que viven en las villas sabiendo a que a futuro se convertiran en ghettos como los que ya pululan en esta cuidad.

Donde uno observe hay caos y deficiencia sea el sistema de salud, de educacion.... porque aqui si hay algo que siempre se cumple es la ineficiencia nadie hace mas de lo que puede,es parte de los argentinos por mal que nos pese;siempre se trata de zafar de las responsabilidades, siempre se trata de usar "la viveza criolla" actitud que personalmente no comparto porque apelandoa ella nadie termina siempre responsable por nada ya que mientras no le toque a uno esta todo bien. Esta tan extendida la idea del obtener "todo de arriba" y hay miles de artimañas que se usan para lograrlo. Yo no se en que vamos a terminar en un par de años que panorama estare o no comtemplando desde aqui.
Ya lo he dicho y es cierto no importa cuanto me esfuerce, nunca sere recompensada como me merezco... y tengo tan inculcada la cultura del trabajo,porque mis padres llegaron a tener 3 trabajos con tal de que mis hermanos y yo pudieramos estudiar yque no nos faltara nada...y asi y todo recien hace unos años pudimos terminar nuestra casa..
Mi plan futuro es terminar mi carrera, hacer cursos paralelos en diferentes areas y cuando este preparada partir, porque aqui no es posible vivir como nos merecemos.

 
At 12/13/2007 11:54:00 a. m., Anonymous Efra dijo...

Entiendo Fede tus rezones y no es para nada criticable el esquema de prioridades que cada quien use, tu realidad familiar seguramente es diferente que la mia y la relacion y distancia que vos y/o tu esposa tengan con su familia seguramente es diferente a la mia.
Mi realidad es que yo me fui a vivir lejos de mis padres cuando tenia 23 años, estuve dando vueltas por distintos lugares de America Latina(lamentablemente encontrando los mismos problemas de fondo en 99% de los lugares), finalmente me estableci en Buenos Aires en el 97, cuando parecia que el pais apuntaba al desarrollo y termino escrachandose contra los espejitos de colores.
La escala de prioridades de cada uno es diferente e igualmente valida en todos los casos, sea para emigrar o para quedarse, no importa cual sea la decisión: es respetable y correcta, mas aun cuando se esta conciente, como es tu caso, de cuales han sido los factores que han afectado esa decisión.
Con respecto a balncear el dolor, no creo que haya una formula exacta, yo apuesto al menor riesgo, pero como medir ese riesgo y el impacto que tiene sobre cada uno es tan subjetivo como discutir sobre las preferencias a la hora de elegir que pizza te gusta mas (por cierto, en contra de la mayoria de la comunidad argentina en Australia a mi me gusta mas la pizza australiana).
Bueno, me despido por ahora deseandote a vos y tu familia lo mejor. Guille, perdoname que haya usado tu blog para comunicarme con tus amigos. Prometo que en el fututo solo te critcare a vos :D.
Un abrazo,
Efra

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home