30 septiembre 2007

Relaciones

Querido Guillermo,

Si bien sigo tu blog diariamente, te escribo de manera privada, porque mi comentario viene a cuento de algo que me dijiste en un mail personal y no me parece apropiado traerlo a colación en público.

Estoy muy interesada en leer tus impresiones de Argentina luego de tu regreso reciente. Me interesaba especialmente porque yo estuve en Buenos Aires este año entre abril y julio, por un problema familiar. Si me quedaba alguna duda de no querer volver a vivir en Argentina luego de lidiar con el Pami, el Ansés, los bancos, los médicos, etcétera, me terminaron de convencer. En fin, me estoy yendo de tema.

El asunto es que he leído en posts previos en tu blog tu opinión acerca de los argentinos (parafraseando a Sarmiento podría decirse que vos pensás que "el mal que aqueja a los argentinos..." son los argentinos mismos), opinión que aparece reforzada en tu posting de ayer sobre el partido.

Sin embargo, en tu mail pasado me contás que todos tus amigos acá son argentinos y que "habiendo tantos argentinos, no he tenido ni el tiempo ni la energia de desarrollar amistades australianas." Me pregunto cómo conciliás esa [aparente] contradicción. Por favor, desde ya te aclaro que esto te lo pregunto con buena onda y todo el respeto, y que me tomo el atrevimiento de preguntarte algo tan personal porque a través del blog vós has decidido compartir parte de tu experiencia de vida con tus lectores, por lo cual a muchos nos parece que te conocemos de toda la vida.

Supongo que me llama la atención porque yo también vivo con esa contradicción y no termino muy bien de entenderla. Eso del amor por una Argentina y una argentinidad "ideal" que llevo en mi cabeza y en mi corazón, y la bronca y el rechazo al comportamiento "argentino" que se registra en la vida cotidiana allá --y por lo que vós decís también acá. Y a pesar de ese rechazo, aquí estamos, en Melbourne, siempre buscando otros argentinos con los cuales charlar...
Qué loco, no?

Bueno, te pido disculpas por el mail tan largo.
Espero que estés bien.
Saludos,
Melanie



Hola Melanie,

Es una buena pregunta, por eso con tu previo permiso, la tomo para contestar en público.

En principio no es una contradicción para mi, porque me relaciono con la gente que yo selecciono. Por ende mis amigos (en el sentido amplio) son gente que quiero y respeto, independientemente de su origen o cultura.

Y de hecho los amigos que quedaron en Argentina, lo mios y los de mi familia en general, constituyen el factor principal por el que una emigración como esta se hace dolorosa (muchas veces se los extraña demasiado)

Una cosa muy distinta son los "extras".

Y hago un paréntesis para explicar este concepto de los "extras".
Cuando yo hice mis estudios universitarios, fue en un lugar que demandaba muchísima dedicación como condición para permanecer. El centro de estudios estaba ubicado en una estancia entre las ciudades de Buenos Aires y de La Plata, y las residencias de los estudiantes estaban en la Plata. Así que un transporte especial nos recogia en la ciudad de La Plata por la mañana y nos devolvía por la noche. Y toda nuestra energía estaba puesta en estudiar, para poder estar al nivel de rendimiento demandado.

La ciudad de La Plata estaba ahí, afuera, pero no interactuabamos con ella. Cuando mirabamos por las ventanas de nuestras residencias, o cuando el transporte nos sacaba y nos devolvía de la ciudad, veíamos gente haciendo un montón de actividades. Pero toda esa gente tenía tan poca interacción con nuestras vidas que, humorísticamente, decíamos que este centro de estudios, como realmente se ocupaba de cada detalle de nuestras vidas, la había puesto ahí, junto con toda la demás estructura, para que no nos sintieramos sólos y aislados. Seguramente eran "extras", como los de una película, que habían sido contratados para dar algo de contexto a nuestra existencia.

Con esto quiero decir, que estan los amigos que son pocos, y esta el resto de la población, que son millones que proveen el entorno, pero con quien nunca interactuaremos intimamente, más que con un accidental puñado. En cualquier lugar los amigos son buenos porque uno los elige, como decía. Pero la clave está con el entorno que provee el contexto para muchos otros componentes de nuestra vida que no es necesariamente la faceta social.

Los extras se mueven en masa. La percepción que tenemos de ellos es del promedio de su comportamiento, idiosincracia y de su cultura. Proveen los valores locales, el ritmo, las instituciones, las reglas, etc. Y si de promedios hablamos, Argentina sale muy mal parada. Muchos argentinos juntos no es un escenario prometedor. Así que en mi caso particular los extras no los quiero latinos, sin ninguna duda los prefiero anglosajones, y en particular australianos.

Los amigos no son promedio y no son parte de la masa, son nuestros amigos.

En este pais me puedo dar el lujo que mucha gente no puede darse: seleccionar los extras y los amigos de dos grupos culturales potencialmente distintos, eligiendo diferentes componentes para uno y para otro.

¿Uno eligiría tener en una secretaría personal y en una amante las mismas características? Bueno... este... ehhh... quizás no es un buen ejemplo... intento de nuevo ... ¿Uno eligiría tener en el contador personal y en una amante las misma características?. Probablemente no. En uno la preferencia es frialdad cerebral, en el otro emoción corporal. ( Este es un parrafo relajado en un post serio, pero también contribuye a la explicación del punto :-))

Y si, en mi caso particular, que no tengo tiempo para desarrollar mucha vida social nueva, mis relaciones son mayormente argentinas ( y parece que algo similar sucede en general en toda la comunidad argentina, y probablemente también en las demás )

Esto responde al tema de la contradicción.

Pero si tengo opciones variadas para elegir, por qué sigo prefiriendo mayormente argentinos a la hora de generar nuevas amistades?
Eso lo escribo en el próximo post ...


Además creo que muchos de los lectores, con un alto porcentaje de emigrados, tienen mucho que aportar en este tema, así que dejo explicitamente abierta la invitación ...

28 septiembre 2007

Record en Bondi


Esta semana 1.010 australianas posaron en bikini en la playa Bondi de Sydney para una fotografía en grupo, y de esa manera conseguir entrar en el Libro Guinness de los Records.





Realmente formaron una verdadera ola humana... ( si, si, ya se, más de uno quisiera zambullirse en el medio de la ola y que lo rescaten una semana después, medio vivo, medio muerto ...)



27 septiembre 2007

Conductas domésticas

En el post anterior hablaba de conflicto ( Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo ). Y el conflicto se presenta precisamente por que hay cosas de Argentina que detesto y hay cosas que me gustan. Si todo fuera negro o blanco, realmente no habría problemas. Empecé con las cosas negativas, pero ciertamente hay igualmente cosas positivas que ya tendrán su aparición en esta larga reflexión post-viaje.

Y para lo de lo negativo usé lo del fútbol, porque presenta un ejemplo simple que muestra como conductas cotidianas forman el tramado básico de los grandes problemas. Y difiero, por supuesto que es sólo mi opinión, con quien piensa que el fútbol transforma a la gente. Yo creo que el futbol, como la mayoría de las pasiones, deja ver a la gente como es realmente, librándolos de toda máscara.

Este tema ( el de que el gran problema empieza en cada uno de nosotros con actos simples ) lo traté en La emigración la gente y la plaza , y hoy también me lo encontré en un diario de Argentina, cuando se hablaba de corrupción.

Un resumen de la nota del diario Clarín es la siguiente, y la parte a la que me refiero esta al final.

El país sacó un 2.9 en transparencia, según el Índice de Percepción de la Corrupción que, como todos los años, presentó hoy la organización Transparencia Internacional . Desde 1996 hasta la fecha, la Argentina nunca aprobó el examen de transparencia mundial. De hecho fue uno de los países que empeoró en los últimos años, con índices que van del 3.5, en 2000 a 2.5 en 2004.



Con el 2,9 actual, la Argentina ocupa el puesto 105 de los 180 países evaluados, y el lugar 23 de los 32 países de América. Más allá de la vergüenza que implica para el país, Poder Ciudadano destaca que las consecuencias de la corrupción no son sólo económicas, sino también políticas y sociales.


Pero esta corrupción a nivel político y público, tiene su correlato en nuestra actitud cotidiana.
¿Quién no intentó darle una coima a un policía para evitar una multa de tránsito?
¿Quién no intentó pagarle a alguien para acelerar un trámite de urgencia?
¿Quién no se tentó con guardarse plata de una billetera encontrada en la calle?
¿Quién no se guardó un vuelto de más?
¿Quién protesta cuando la situación nos favorece aunque esté mal?

Todos cometemos pequeños actos que podrían ser considerados de corrupción doméstica pero reclamamos integridad de nuestros funcionarios.

Entonces, ¿no tenemos remedio?

¿Cómo le enseñaba a mis hijos en Argentina cual es el comportamiento correcto cuando de cada interacción con su contexto, incluso en su misma escuela, mamaban permanentemente mini-corrupciones?


25 septiembre 2007

Empezando por el final

El día que volví de mi viaje a Argentina, llegue justo para ir a ver el partido de fútbol amistoso entre Argentina y Australia. Ese paso final de mi viaje representó muy bien el conflicto.

¿Qué? ¿Qué de que conflicto estoy hablando?

Bueno, yo me fui de mi país porque no toleraba más vivir ahí a pesar de que no me faltaba nada, en lo económico, familiar o personal. Y además estoy orgulloso de mi argentinidad.

¿Estas orgulloso de tu argentinidad y no tolerabas vivir en Argentina? Mmm, si. Ahí hay un conflicto...

Ese mismo conflicto se presentó durante mi viaje.
Y se selló en la tribuna del partido de fútbol en Melbourne.

Lo que pasó el día del partido fue lo siguiente:
En el estadio había más de 70000 personas. Mi familia, algunos amigos, y yo estábamos en un grupete de gente, algunas pocas cientas de personas, que vestía los colores argentinos. El alcohol corría como agua en el estadio, pero a los australianos se los veía bien. Aún con alcohol en la cancha no se veían disturbios, ni nadie que molestara a alguien más... excepto en la tribuna argentina...

En la tribuna argentina, a metros de donde yo estaba con mis chicos, hubo un incidente. Aparentemente alguna gente ocupó los asientos que no les correspondía, y cuando la persona que debía ocupar el asiento le avisó al guardia de seguridad que no se lo cedían, esta persona de seguridad ( que por supuesto hablaba español) fue a intentar resolver el asunto. No pudo al principio retirar a quién estaba ocupando el lugar equivocado. Seguidamente alguien de más arriba le gritó al de seguridad: "Gordo Puto !!!", y un grupo bien grande le comenzó a cantar: "El gordo se la come, la la la la!!! El gordo se la come, la la la la !!!". Finalmente el gordo de seguridad se calentó, y se llevó al desubicado a la rastra.

Ni hablar que los argentinos eran los únicos que se paraban para ver el partido, obligando a todo el mundo atrás a pararse, y tapando toda la visión de los más chicos.

La consigna estaba clara: romper las reglas perjudicando a los demás, ausencia total de conciencia y respeto por el otro, y festejo de lo incorrecto.

Yo me sentí realmente incómodo con la actitud de esta gente, mis compatriotas. ( Ingenuamente yo creía que el argentino inmigrante hacia Australia era distinto, asociando inconscientemente la inmigración con buscar cambiar valores y comportamiento. Pero ciertamente hay inmigrantes por todas las razones y de todos los calibres. )

Y ahí estaba yo, con mis hijos y mi mujer, gritando por Argentina y deleitado por la habilidad de los argentinos en la cancha, y avergonzado y preocupado por una buena parte de los argentinos en la tribuna.

Lo mismo se repitió en todo mi proceso de decisión emigratoria.
Lo mismo se repitió en mi viaje a Argentina.

¿Entonces de que argentinidad estas orgulloso?
De esa que yo idealizo, esa que brilla, y a la que tengo el ingenuo afán de acercarme.
Esa que busco y encuentro en gente que quiero o que admiro, porque yo los elijo, pero que ni cerca representa la población.
Ciertamente mi concepto de argentinidad difiere cada vez más de la que se encuentra en las calles en Argentina.

23 septiembre 2007

Observación y Objetividad

La objetividad puede definirse como la propiedad de algo, independientemente del sujeto que hace la observación de ese algo.

En la mecánica clásica existen ciertas propiedades absolutas que permiten hablar, al menos en teoría, de una observación realmente objetiva.

Pero luego la mecánica relativista ( la que se ocupa de las magnitudes astronómicas ) complicó un poco el asunto ya que introdujo, entre otras cosas, la relatividad del tiempo. Esto significa que no puede definirse un tiempo absoluto del observador, sino que cada sujeto tiene su tiempo propio.

Más tarde la mecánica cuántica ( la que se ocupa del mundo microscópico ) complicó aún más las cosas ya en esta disciplina es inaceptable una propiedad fundamental hasta ese momento: el de la discrecionalidad de la medida. Es decir, en cuántica no es posible definir un procedimiento de medida exacto en el que el proceso de observación no altere el objeto observado.

Cuando todo se combina en la mecánica cuántica relativista, el concepto de objetividad se va al demonio.

Lo cierto es que estas cosas están muy lejanas a las cosas cotidianas, y por lo tanto son muy difíciles de percibir. Por eso es interesante el experimento (teórico) del Gato de Schrödinger, que ejemplifica algo de esto usando un elemento del mundo cotidiano, en este caso un pobre gato.


Este experimento supone un sistema formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato, una botella de gas venenoso, una partícula radiactiva con un 50% de probabilidades de desintegrarse y un detector tal que, si la partícula se desintegra, se rompe la botella y el gato muere ( si, pobre gato). La consecuencia para nada intuitiva (usando determinadas interpretaciones) de este experimento es que mientras un observador no abra la caja, el gato está vivo y muerto a la vez. Sólo la aparición del observador abriendo la caja y observando al gato cambia el estado del sistema haciendo que el gato pase a estar vivo o muerto.

Y todas estas complicaciones alrededor de la objetividad de una observación ya existen sin tener en cuenta la subjetividad del observador (emociones, psicología, paradigmas mentales, etc)

Y adonde estoy yendo con todo esto?
Estoy intentando aproximarme a mi análisis de mi viaje a Argentina y al relato de todas las reflexiones que dicha experiencia causó.

Más allá de que parece que la objetividad no existe, según nos dicen los más importantes científicos, dado que la mía fue una experiencia a corazón abierto, me es extremadamente difícil encontrar al menos un buen balance entre objetividad y subjetividad. Le he estado dando vueltas al asunto desde entonces y no le encuentro la forma…

De cualquier manera voy a hacerlo, y que salga lo que salga…

20 septiembre 2007


Lucas: Papi, ¿puedo ir a aprender karate?
Guille: ¿y para que querés aprender karate, para pelear?
( Practiqué y conozco bien la filosofía de las artes marciales, pero igual lo apuré con esta pregunta para ver para donde corría)
Lucas: Noooo!! ( y ahí puso cara de voy a empezar a sanatear, y el "no" lo hizo largo para darse tiempo... ) Es para si alguien me quiere pegar así ( y me hizo el gesto de un golpe ) yo lo puedo parar así ( y me mostró un bloqueo )
Guille: pero entonces vos querés aprender karate para pelear !!
Lucas: Nooo. Quiero aprender para asustar !! ( creo que quizo decir para desmotivar al agresor, pero no tuvo las palabras)
Guille: mmm, no se. Lo voy a pensar ( me van a llamar de la escuela todos los días ...)
...Y ahí se fue ... tirando patadas al aire...


19 septiembre 2007

Juntos o separados?

Varias veces he hablado de la percepción de que los chicos australianos son más dóciles, más tranquilos, más manejables. La comparación se hace más evidente en los varones, considerando que Lucas es una tromba. ( ver Los niños buenos y A las piñas )


También he hablado bastante de cuan diferente es mi estilo al del resto, y de la percepción del resto respecto de lo brusco de mis métodos, para los suaves modales locales. (ver Cruce de Estilos , Qué me habrá querido decir? y Despedida )

No estoy seguro cuanto de idiosincracia latina o argentina hay en Lucas, y cuanto de genética familiar en todo este asunto. Pero sea cual sea la rama que aporta más, Lucas se destaca demasiado por su impetusidad, por decirlo de alguna manera.

Esta semana fue la reunión con su maestra y el informe oral fue: muy bien en rendimiento escolar, se destaca en Matemáticas y en Arte, pero... es uno de los dos chicos más revoltosos del aula.

Quién es el otro más revoltoso? Boris, su íntimo amigo, también argentino.












Cada uno por separado produce un notable grado de perturbación en el aula. Juntos se potencian y son inmanejables.

Al inicio del año la escuela decidió ubicarlos juntos en la misma clase para que se dieran apoyo mutuo, ya que eran relativamente nuevos en el país.

Esta semana la maestra informó que esa decisión será revertida a partir del año que viene, y se los colocará a la mayor distancia posible uno del otro ...


17 septiembre 2007

Coincidencias

En el área de la metafisica mis creencias son bastante particulares, seguramente bastante inmaduras y en constante desarrollo. Hay muchas cosas en las que no creo. No creo en los eventos fortuitos, ni en la suerte, ni en las casualidades. No creo en humanos destinados a aceptar pasivamente lo que el universo decida depararles, sin ninguna participacion en el plan maestro. Y entre las cosas que creo, incluyo la infinita cantidad de señales que pasan frente a nuestros ojos, muchas veces disfrazadas de coincidencias, dandonos miles de mensajes y oportunidades, y creo tambien en nuestra burda visión que nos las hace perder casi todas.

Y menciono el tema de las coincidencias ya que una canción que se me cruzó en forma muy especial durante las últimas semanas, me hizo reflotar todo esto.


Un día del fin de semana previo al fallecimiento de mi mamá, me tiré en el sillón de mi casa y me puse a ver un DVD que había sacado de la biblioteca. Era un DVD de un espectaculo de "Il Divo", grupo al que nunca había escuchado antes pero que por algun motivo me llamó la atencion al revisar la estantería de la biblioteca pública de mi barrio. En el contenido de este DVD, además de un espectáculo en vivo, habia un par de video-clips de este grupo.

Uno de los video clips se llamaba "Mama". Y cuando di el "play" las imagenes y la letra me estrujaron el estómago, y me situaron en una realidad que estaba por vivir unos días más adelante. Ante la sensación que me invadió, sentí la urgencia de llamar mi mamá, para lo que sin saberlo sería mi última conversación con ella.

Una semana mas tarde, cuando volaba hacia Argentina, en mi pantalla individual en el avión, revisando las opciones de música, me encontré con un CD completo de "Il Divo" que incluía el mismo tema. No pude hacer otra cosa que hacer "play" y dejar que se expresara por mi, colectando y canalizando toda mi angustia. Dos semanas despues, de regreso a casa, el CD viajó conmigo, y continúa hoy siendo un catalizador de la herida todavía abierta.

El tema es formidable, y personalmente me toca muy profundo. Y como decía, se cruzó "fortuitamente" en mi camino horas antes del lacerante acontecimiento.

Cuando se le da play al video todas las palabras sobran.








Mama, thank you for who I am
Thank you for all the things I'm not
Forgive me for the words unsaid
For the times I forgot

Mama remember all my life
You showed me love, you sacrificed
Think of those young and early days
How I've changed along the way [ along the way ]

And I know you believed
And I know you had dreams
And I'm sorry it took all this time to see
that I am where I am because of your truth
And I miss you, yeah I miss you

Mama forgive the times you cried
Forgive me for not making right
All of the storms I may have caused
And I've been wrong, Dry your eyes [ dry your eyes ]

And I know you believed
And I know you had dreams
And I'm sorry it took all this time to see
that I am where I am because of your truth
And I miss you, I miss you

Mama I hope this makes you smile
I hope you're happy with my life
At peace with every choice I made
How I've changed along the way [ along the way ]

And I know you believed in all of my dreams
And I owe it all to you, Mama


15 septiembre 2007

Cumplió su función

En general cuando alguien regresa de una visita a su país de origen, siempre comenta acerca de la energía que se requiere para poner al día a todos los conocidos acerca de su vida en el nuevo país. Es natural que todos tengan muchas preguntas cubriendo desde las cosas más profundas hasta las más superficiales. Desde el "como se sienten allá?" hasta las típicas: "cómo son las comidas?" , "como son las mujeres?", "es muy fría la gente?"...

Y como es imposible juntar a todos los conocidos y familiares para responder todas las preguntas una sola vez, es habitual que el emigrado que regresa tenga que responder las mismas preguntas una y otra vez, día tras día, visita tras visita.

A mi me sucedió algo completamente distinto en mi regreso a Argentina. Mi blog cumplió muy bien su función. Tanto mi familia, como mis ex-vecinos, amigos, madres de ex-compañeras de escuela de las chicas, mis ex-compañeros de trabajo, etc. etc, todo el mundo conocía los pormenores de mi vida desde que llegué a Australia. Algunos de ellos recordaban detalles y sacaban a colación anécdotas australianas contadas en mi blog que ni yo mismo me acordaba. Esto permitió charlar acerca de temas más interesantes y de preguntas más sustanciales ya que toda la información básica y no tan básica era conocida.

Todo eso me sorprendió bastante. Pero no tanto como lo que me ocurrió un día mientras caminaba por Unicenter (el shopping mall más grande de Argentina). En un momento escucho que alguien me dice: "Guillermo?... William?". Giro y una persona que no reconozco visualmente me dice: "Soy Santiago!! Yo leo tu blog todos los días !! Dejame darte un abrazo" ... "Estaba con mi mujer tomando un café y te vi en una escalera 2 pisos arriba... Y le dije: mirá ese es Guille ... Y salí corriendo a alcanzarte... no te imaginas lo emocionante que es para mi verte. Nosotros te leemos siempre "

Fuimos hasta el café en donde esperaba su mujer, y compartí con ellos un ratito charlando de muchos de los temas que ya teníamos en común.



Yo luego les decía: "para mi esto es muy loco... yo sólo escribo en mi blog porque me gusta... pero nunca logro entender las consecuencias..."


Gracias Santiago por el gesto, y sentite libre de corregir/completar cualquier omisión en mi narración usando los comentarios.


12 septiembre 2007

Argentina - Australia en el MCG

Ayer llegamos con Micaela desde Argentina con el tiempo justo para sumarnos a la hinchada argentina en el partido amistoso de fútbol entre los seleccionados de Argentina y Australia.



El partido se realizó en el MCG ( Melbourne Cricket Ground ) con la presencia de 70170 expectadores.


Por supuesto, casi la totalidad del estadio alentaba al seleccionado verde-amarillo...



... incluyendo a los verde-amarillos sudamericanos.




El partido no fue gran cosa, pero estuvo bien para entretenerse un rato.




Y acá un videito...

video




11 septiembre 2007

Regreso de Argentina

Hoy regresé con Micaela después de pasar 2 semanas en Argentina, una semana en Mar del Plata y una semana en Buenos Aires.

Son muchas las sensaciones y percepciones producidas por éste, mi primer viaje de vuelta a Argentina, ocurrido imprevistamente algunos meses antes de lo que iba a ser el primer viaje familiar de visita a nuestras tierras de origen.

Todavía estoy decantando lo que ha sido un intenso cóctel de emociones y reflexiones, y en la medida que se asiente lo iré expresando...