29 octubre 2008

El balde

La verdad es que todavía no me desligo emocionalmente de la Argentina. Aún cuando mayormente no soy afectado personalmente, sigo enganchado con lo que pasa, esperando esperanzado que alguna vez la dirección cambie.

En general leo las columnas de opinión y editoriales de La Nación, las cuales representan bastante mi propia linea de pensamiento; y para mi son confiables nutrientes de la visión de lo que está sucediendo allá. En particular también escriben ahí varios de mis profesores del Master de Economía, con los que en general también comparto la línea filosófica de los artículos. ( Aunque creo que muchos intelectuales la están pifiando muy feo con el análisis de la crisis global y sus corolarios, pero a eso le dedicaré algún tiempo luego)

Hoy leía una columna de Mariano Grondona, y para mi diversión usó la misma metáfora que yo había usado tiempo atrás cuando analizaba el mismo tema: la dirección y el riesgo subyacente en el país. (Y la verdad es que es la segunda vez que pasa. Casualidad? mmmm Mariano ... jua jua jua.)

Yo analizaba los primeros actos de gobierno de Kristina, y lo que era la primera manifestación de un grave problema de fondo: la inflación voraz causada por negligencia, y la ausencia de medidas correctivas. Y decía en mi blog:

Todo esto es como decir: "Ya sabemos que tenemos un boquete gigante en el fondo del barco. Y sabemos que el culpable es el mar, que en su ansias expansionistas intenta invadir nuestro barco. Pero no se preocupen, tenemos la sabiduría y el valor para solucionar esto. Hemos decidido enviar un marinero con un balde a la bodega por una semana para que se encargue de desagotar el agua. Dentro de una semana evaluaremos la situación y lo mandaremos de nuevo si es necesario. Con nosotros no se jode, carajo!! "


Hoy Mariano Grondona, analizando la misma situación estructural, pero con mucha más agua corrida debajo del puente, decía :

... es como si el capitán de un barco quisiera salvarlo del enorme rumbo que se ha abierto en su casco y por la cual fluyen torrentes, echando mano al balde que utiliza su grumete para lavar la cubierta...

Ciertamente en esta última versión, más estilizada para un medio masivo, no se incluyó la ironía ideológica, la arenga para masas ingenuas, la arrogancia y el error crónico. Pero igual vale !

Por otro lado yo creo que el boquete ( o el rumbo, para decirlo en términos marinos ) existía al comienzo del viaje. Ahora no hay un boquete, la realidad es que practicamente no existe el casco.

4 Comments:

At 10/30/2008 12:06:00 a. m., Blogger Guillermo dijo...

Muy claro, como siempre... Definitivamente Marianito te copió! Juicio! Juicio!!

Saludos...

 
At 10/31/2008 07:05:00 a. m., Anonymous Victor dijo...

Muy bueno el blog, yo es la primera vez que entro lo encontre buscando info por que quiero irme a Australia a ver como es la cosa y si me va bien tal vez quedarme a vivir. Soy mecanico dental y quiero ir a ver que pasa.
Suerte Exitos
Desde Argentina victor

 
At 11/03/2008 11:52:00 a. m., Anonymous yo piojoso dijo...

Muy buena metáfora. Celebro la originalidad. Razón por la debiera Usted atender si en el futuro encuentra que termina siendo citado también por Luis Majul.
Attenti al ladri!

 
At 11/03/2008 03:56:00 p. m., Blogger Saccopharynx dijo...

She is sinking !!! ...Gracias a Dios veo esta triste realidad de nuestro país desde Australia al igual que vos.

Desde mi adolescencia la idea de dejar Argentina comenzó a rondar en mi cabeza debido a que no veía en ese país otro futuro distinto a lo que es actualmente. Luego de un paso de casi tres años en Europa, ya estoy aquí en Australia hace una año, y a un paso de obtener la residencia permanente.

La verdad, que no me arrepiento de nada por todo el esfuerzo que hice para llegar aca. Vivir como se vive en Argentina, no es vivir. Es estar encerrado en una carcel gobernada por un ETERNO grupo de mafiosos y patanes que jamás dejan el poder

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home