15 diciembre 2008

En Barcelona



Llegué a Barcelona un sábado por la noche, con la expectativa del domingo libre antes de 2 días de trabajo.


Al llegar al hotel, que me recibieran con un dulce "buenas noches" en puro español fue una delicia para los oídos.



La verdad es que habiendo llegado desde Helsinki, el impacto recibido al ver Barcelona fue notable. Es realmente una ciudad hermosa, con el corazón bien latino.

Lo primero fue salir después de las 9 de la noche, en cuanto llegué, y encontrar las calles inundadas de gente; y los restaurantes y los negocios abiertos. Fue un agradable reencuentro con viejas costumbres.

También podía entender el ruido de fondo. En Australia, en inglés, el ruido de fondo es nada más que eso, ruido de fondo. En cambio, aquí podía escuchar acá y allá innumerables conversaciones en paralelo que podía entender claramente sin ningún esfuerzo.

También me encontré, debo confesarlo, con una vieja costumbre de la cual me desacostumbré: gente durmiendo en el piso, suciedad en las calles, y decenas de vendedores ambulantes ilegales y prostitutas ejerciendo presión sobre los transeúntes a fin de hacerse de algún dinero.





Al día siguiente, salí de mi hotel bien temprano y me dirigí hacia el centro a comprar un pasaje en el hop-on hop-off bus, que me permitiera hacer un primer recorrido para ver toda la ciudad rápidamente, para luego profundizar donde me interesara. Luego lo usaría también de noche y al día siguiente.








La variedad presentada a la vista era impresionante. La mezcla arquitectónica gótica, clásica y modernista es fabulosa.








Ciertamente la obra de Gaudi es imperdible, y la Sagrada Familia es para caerse de espaldas.




Crucé la ciudad a vuelo de pájaro en teleféricos. Primero sobre el mar








y luego en otro sobre MontJuic, el monte anexo a la ciudad.





Recorrí las instalaciones olímpicas...




... palacios conteniendo museos de arte




... espectáculos en el castillo ...





... los mercados ...



... y obviamente las ramblas y paseos costeros.





Luego fueron dos días de trabajo con una organización local, en donde pude interactuar con un grupo de gente muy simpática, en donde los códigos eran comunes a diferencia de reuniones en cualquier otro lado del mundo.



Y por supuesto disfruté de los famosos almuerzos españoles de más de 2 horas.




Tuve oportunidad de compartir todos sus temas y preocupaciones: la crisis económica, la inmigración, sus estilos de vida, el futbol (obviamente) con el Barca y Messi, y hasta la próxima (en ese momento) final de Copa Davis entre Argentina y España.
Orgullosos de sus bases catalanas, manteniendo su lenguaje propio y resaltando la rivalidad con otras regiones, los catalanes me cautivaron con esa férrea defensa de su regionalismo, tan romántica como cortoplacista. Lo discutí con ellos: las agresivas corrientes migratorias integracionales dentro de Europa y de España en particular, barreran en cuestión de generaciones con dialectos locales, más aún cuando en muy pocas décadas el castellano domine sobre el inglés, aun en USA. Pero es noble el intento mientas dure.
En Barcelona sentí algo que en muy pocos lugares me pasa, y en particular fue en el único lugar que me paso durante el viaje a Europa. En Barcelona me dije: "aquí podría vivir perfectamente". Cuando se lo dije a la gente de la empresa que estuve visitando me dijeron inmediatamente: "pues vente para aquí que enseguida te hacemos un lugar"

Durante toda mi estadía no perdí oportunidad y me deleité con paellas, tapas, sangría y muy buenos helados italianos ( al fin !! )



Y referido a lo culinario, por encargo de Patricia, dado que en Australia es muy caro, compré azafrán en polvo como para hacer paellas en casa hasta el 2030.

La selección de fotos de Barcelona estará en el siguiente hipervínculo:

Finalmente, el martes por la noche, terminé de escribir mis reportes, contesté algunos emails del trabajo, y ya preparé mi valija para a la mañana siguiente salir muy temprano hacia París, para así formalmente comenzar mis vacaciones


10 Comments:

At 12/16/2008 12:26:00 a. m., Blogger Alejo dijo...

Que buenas fotos, realmente siempre me ha fascinado Gaudí y su obra. Es impresionante ver lo que hace gente como él, siguen sus convicciones sin importar el resto del mundo.
Aprovecho: Que pasó Mister Z y que resto de los mister que ya no recuerdo sus letras?
Alejo.

 
At 12/16/2008 03:24:00 a. m., Blogger Alejandro dijo...

Hola Guille! Tenés razón, Barcelona es una ciudad que llama mucho, te retiene y no te deja ir...hasta que por tus propios motivos tienes que dejarla...

Mi hermano se va a Barcelona a vivir cuando termine la carrera de Arquitectura, el año próximo. Yo la he disfrutado muchísimo, sin duda mi ciudad europea favorita...¡Saludos!

 
At 12/16/2008 07:58:00 a. m., Blogger Faby dijo...

uff, x lo q contás y las fotos, definitivamente Barcelona es una ciudad en la que no sería nada difícil acostumbrarse :)
Q hermoso relato y muy lindas fotos Guillermo!
Besos.

pd: y lo pensaste seriamente a eso de mudar a toda la flia. para allá? ;)

 
At 12/16/2008 08:41:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Hola!
Y no pasaste por Madrid??, si te gusto Barcelona Madrid te encantaria!!!
Saludos y buenas vacaciones, Daniela

 
At 12/16/2008 06:40:00 p. m., Blogger Guille dijo...

- Según tengo entendido a Mister B, después del despelote que armó, todavía no entiendo por qué, le dieron un aumento salarial y lo mandaron a un viaje por Europa.

- Barcelona es una ciudad en la que podría vivir perfectamente, pero no significa que es en la que preferiría vivir en este momento de mi vida. Además no pasó el test más ácido que tengo.Pregunté: " acá los chicos pueden ir a la escuela en bicicleta sin ningún riesgo?" la respuesta fue negativa.

- Prioricé recorrer países por sobre ciudades. Con Barcelona fue suficiente para España, además de que figura como la mejor ciudad para visitar de España, y como una de las mejores de Europa en todos los rankings. Ya España, al igual que Italia, requerirá una vacación específica para ser recorrida en detalle.

Saludos
G

 
At 12/17/2008 12:51:00 a. m., Blogger jacaranda747 dijo...

Barcelona es tan bonita y con tan buen clima que es facil acostumbrarse a vivir en ella.
Te dió tiempo a ver muchas cosas pero no llegaste al Monasterio de Montserrat patrona de toda Cataluña que tiene unas vistas preciosas, para otro viaje que hagas.
Oye Guille y como te fué con el Pan tumaca (pan con tomate)?
Que ya veo en una foto que te estas poniendo las botas rodeado de comida.

 
At 12/17/2008 04:19:00 a. m., Blogger Ariel dijo...

Bonitos edificios, aunque ese iluminado azul y rojo, parece mas bien sacado de algun sex shop, (pervertido yo?, naaaaa), a proposito, no se que es ese edificio en realidad

 
At 12/18/2008 02:17:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Ariel,
esa torre es la sede corporativa de la empresa Agbar, dedicada entre otras cosas a la gestión del agua en Barcelona y resto de Catalunya. Fue diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel (echa un vistazo a través de wikipedia). Y tienes razón, por el tipo de diseño mas bien fálico se han hecho muchas bromas y chistes al respecto. Dos curiosidades: 1/se ha criticado mucho porque en cierto modo le ha quitado cierto protagonismo a la Sagrada Familia, puesto que a pesar de que no están próximas, a cierta distancia se percibe mas esa torre que la catedral en construcción. 2/ Jean Nouvel se enfadó mucho cuando a posteriori se empezaron a construir edificios para oficinas y hoteles justo al lado de la torre, por lo que se perdía cierta estética.
Jaume

 
At 12/18/2008 01:31:00 p. m., Blogger ricardo dijo...

La mejor ciudad de España es San Sebastian. Una recorridita por el pais vasco. No hay con que darle.

 
At 12/19/2008 01:04:00 a. m., Blogger Ariel dijo...

Jaume, espectacular, auqnue el edificio en cuestion no me gusta nada.

Saludos

Ariel

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home