07 noviembre 2008

Blog Cupido - actualizado

Siempre comento que la interacción con ustedes, sobre la superficie de este blog, no es la única interacción alrededor de este medio. Y probablemente no es la más importante.
En general lo más emocionante, lo más movilizador ocurre entre bambalinas. Muchos de ustedes me escriben, generalmente haciéndome muchas preguntas, otras veces me cuentan sus frustraciones, sueños y proyectos, me cuentan anécdotas, me descubren secretos, me muestran a sus familias, o a sus mascotas, otras me envían fotos, música, chistes, chateamos y hasta en algunas ocasiones nos encontramos cara a cara.

Algunas veces, cuando algo en esa interacción privada me conmueve, o me divierte, o me gusta, o simplemente me da ganas, con el permiso del dueño, lo acomodo un poco a mi estilo, lo compilo cuando la conversación ha sido larga, le agrego alguna foto provista por el autor, y lo publico para cortar la monotonía de mis palabras en este blog.

También siempre comento que no entiendo este medio aún. No entiendo las fuerzas y voluntades que se mueven alrededor. Muchas veces miro ingenuo como cosas increíbles suceden sin nunca haberme imaginado la causalidad. Sigo teniendo la inocencia de creer que escribo para mi, o a lo sumo para algún amigo de muchos años que entiende cada gesto que hago y que se divierte con alguna ocurrencia o con algún pensamiento, y que nada tendrá una consecuencia.

Y así fue que un día de esos decidí publicar las palabras de alguien más en lugar de las mías, y a partir de eso cambió la vida de algunas personas. Ese post causó que dos personas se conocieran a través de este blog, y que se contactaran a pesar de no vivir en el mismo lugar, y que viajaran, y que se conocieran, y que se enamoraran.

Hace unos días recibí la invitación a la despedida de solteros a realizarse este mes, y el anuncio de casamiento para el mes que viene. Y aún no salgo de mi asombro ...

( no publico sus nombres ni sus fotos para respetar la privacidad, pero si luego me dan permiso me gustaría publicar algo más )

Les deseo lo mejor, y que sean muy felices !!!!

Eso si, la redacción de este blog no asume ninguna responsabilidad, eh !!!!! (chiste, chiste)
Y comparto una frase que ellos eligieron para la invitación de casamiento que recibí:

"El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar sólo. "

Un abrazo muy grande a ambos.


---------------------------------


Yanina se descubrió solita con el comentario, además de que me dio permiso oficial:

GRACIAS GRACIAS Y MIL GRACIAS.....PUBLICÁ LO QUE CREAS CONVENIENTE.....DE NUESTRA PARTE NO HAY NINGÚN PROBLEMA....QUE LOCO TODO ESTO...PERO DE VERDAD QUE CADA DÍA NOS CONVENCEMOS MÁS DE QUE LAS COSAS POR ALGO SUCEDEN....BESOTES PARA VOS Y TU FLIA!

Así que acá va la foto de Yan y Diego





03 noviembre 2008

Lo que no se entiende de la Crisis Global

Libertad, Supervivencia, Riqueza, Destrucción y Superación


La crisis financiera y económica que está afectando actualmente al planeta es un evento sin precedentes históricos. En este contexto de cosas tan revueltas todo el mundo opina, analiza, culpa y concluye.

En la opinión de muchos el Capitalismo, o el Libre Mercado (a veces entendidos como la misma cosa), ha sido el culpable de esta catástrofe.

Obviamente quienes defienden los mercados intervenidos no perdieron oportunidad de demonizar el modelo capitalista. Pero sorprendentemente quienes apoyan la idea de los mercados libres también han estado revisando sus creencias.

En estos últimos tiempos he tenido la oportunidad de leer a muchos pensadores económicos: reconocidos periodistas internacionales, prestigiosos líderes políticos, influyentes economistas y hasta a un premio Nóbel de economía; y la verdad es que, tengo que admitirlo, me desilusioné muchísimo. Esperando que me iluminaran con pensamientos y análisis enriquecedores en un momento crucial, me dió la impresión que la gran mayoría no entendió la esencia del asunto. O mejor dicho, no la habían entendido nunca.

En sus escritos y reflexiones encontré frases como:
- “ ... el capitalismo ha fallado … “
- “... evidentemente la mano invisible del mercado parece que en ocasiones puede tener efectos perjudiciales … “
- “... es una crisis que ha liquidado la extendida creencia de que el mercado lo arregla todo y sólo … “
Y muchísimas frases parecidas.

Y la verdad es que, en mi muy personal y humilde opinión, quien piensa así ha perdido totalmente la perspectiva.

El libre mercado está funcionando a la perfección, siguiendo fríamente y sin vacilar sus principios básicos, y persiguiendo obsesivamente su objetivo fundamental. Los principios de libre mercado no han fallado. Simplemente no sabrían como hacerlo. Que no los entendamos y que metamos interferencias en su proceso es una cosa completamente distinta.

El economista austríaco Joseph Schumpeter dijo hace mucho tiempo que el capitalismo es, en el fondo, un despiadado proceso de destrucción creativa. Y realmente es así. Pero… ¿es eso bueno o malo?

Para responder a eso me gustaría saltar por un momento al análisis de otro despiadado proceso de destrucción creativa: la selección natural en la evolución de las especies



---------------------------------------------------------



La selección natural preserva y acumula pequeñas ventajas genéticas dejando progresar algunas mutaciones por sobre otras, y así priorizando especies sobre otras. Pareciera que en un proceso complejo y elaborado, pero la verdad es que el la ausencia total de proceso. Nadie pone reglas, nadie promete nada. Es simplemente la supervivencia del más apto. Es la absoluta prioridad de los resultados. Quién obtiene una ventaja, no importa como, tiene más posibilidades de sobrevivir y de procrear, por lo que esa ventaja será transmitida y mantenida. Quién no la tiene, en el transcurso de generaciones desaparecerá.

Como consecuencia de esta interacción libre y natural, tercamente basada en resultados, las especies evolucionan y se superan. Y este proceso tiene un solo resultado posible: el desarrollo de la mejor y más adaptable especie. Y nada tiene que ver con esto la justicia, la moral y los sentimientos.

Los dinosaurios potencialmente podrían haber continuado evolucionando hasta llegar a un estadio similar al de los humanos. Hubieran sido racionales y emocionales. Hubieran adorado dioses verdes de piel dura y escamosa. Hubieran soñado, reído y amado. Pero la selección natural, ante la detección de una falla estructural para la supervivencia en determinadas condiciones ambientales, los aniquiló implacablemente sin el menor titubeo.

A partir de esa destrucción, se dio oportunidad a otros mejor preparados, continuando la prueba y error hasta llegar al hombre, el actual representante de la especie más evolucionada.

La selección natural pura nunca falla, ni fallará. El resultado será el mejor posible, o la ausencia del mismo. Es un principio universal. Es la noción de justicia que el universo posee. Y lo cierto es que esta justicia particular no puede asegurarle a usted que su descendencia sobrevivirá.

Pero el hombre ha intervenido el proceso de selección natural y con ello el proceso de mejora genética. Con la medicina y con prácticas sociales y culturales se protege y se le da oportunidades de dejar herencia genética a quienes la naturaleza hubiera apartado bruscamente de la línea reproductiva.

La perfecta efectividad del modelo libre, sin control, sin proceso, ha sido así intervenido y amortiguado. La ruptura del equilibrio en el proceso de seleccion natural tardará mucho en manisfestarse. Pero seguramente nos esta convirtiendo en una especie geneticamente más débil, más vulnerable.

Y ciertamente no se puede ir en contra del universo. La selección natural no puede ser detenida. Todavía, si el hombre falla, es posible que las cucarachas o algún otra forma de vida bien adaptable puedan formar el siguiente eslabón evolutivo.




---------------------------------------------------------




Con el Libre Mercado sucede algo parecido a la selección natural.

Y a veces parece que el capitalismo o el libre mercado es una creación artificial maléfica y angurrienta en contra de toda ley natural. Cuando es exactamente lo contrario. Ciertamente Capitalismo no es lo mismo que Libre Mercado, pero a esta altura de la confusión, ya casi nadie los distingue propiamente. Capitalismo tiene una connotación historia asociada a las burguesías, con lo cual ya provoca una reacción negativa antes de siquiera entender de lo que se está hablando. Libre Mercado es un mucho mejor y más adecuada concepto. Y mercado es nada más y nada menos que la gente, nosotros, usted y yo, y su amigos y sus hijos; no esos señores obesos de galera que cuentan sus monedas mientras muerden una presa de pollo con gula y mastican con la boca abierta. En definitiva libre mercado no significa otra cosa que gente libre.

Este proceso de libre mercado es nada más y nada menos que dejar a toda la gente hacer sus decisiones económicas siguiendo sus deseos, sus ambiciones, cuidando sus cosas como mejor le parece y arriesgando, gastando o ahorrando según su criterio. En esta economía libre no hay un actor sabelotodo diciendo: "a usted le obligo a hacer esto porque yo se lo que le conviene", o " todos ustedes van a pagar un impuesto para hacerle mas fácil a X fabricar sus productos ", o " hemos prohibido comprar A. De ahora en más tienen que comprar B", o “No vamos a dejar al vecino venderles a ustedes sus productos, que son mejores y mas baratos que los nuestros“, o "Nadie puede ganar mas de Y, si alguien lo hace, se lo quitamos y lo repartimos". En todos estos casos la economía no es libre y natural; es la una economía distorsionada, que va en una dirección distinta de la que hubiera sido si la gente decidiera siguiendo sus deseos. El extremo de distorsión es cuando alguien, en el nombre de todos, se apropia de todo y distribuye como quiere. Por algún motivo inexplicable, en general la humanidad acepta lo distorsionado como natural.

Y así como la selección natural desarrolla adaptabilidad, el mercado libre desarrolla riqueza.

¿Y qué es la riqueza? La riqueza no es exclusivamente material. La riqueza esta relacionada a la calidad de vida y a la satisfacción de necesidades y deseos; aunque es cierto que suele medirse con la cantidad de dinero acumulado disponible. El dinero surge como un medio fácil para proveer algún valor objetivo al intercambio de las cosas que nos proveen riqueza.

¿Y como se genera riqueza? Aunque suene realmente extraño la riqueza se genera distribuyéndola. Nadie se hace rico solo. El señor heladero se hizo rico, porque miles y miles de personas fueron enriquecidas a su vez por el sabor de sus helados, y consideraron que esos 5 pesos pagados bien valieron la pena tal satisfacción. Bill Gates es el hombre más rico del mundo, porque millones de personas voluntariamente, decidieron transferirle dinero a cambio de los productos que él desarrolló.

Así que quien por azar o mérito tiene capacidad para distribuir satisfacción y riqueza en forma de calidad de vida, recibe en contribución riqueza material. De esa forma tiene más recursos para seguir proveyendo eso que la gente considera valioso. En el libre mercado, ese individuo con una diferencia especial, que es ampliamente valorada, tiene la oportunidad de reproducirse económicamente.

El libre mercado al igual que la selección natural es totalmente orientado a resultados. Sobrevive y se expande quien logró el resultado adecuado, sea esto mayor adaptabilidad al medio o mejor capacidad de producir riqueza. No importa la justicia, ni las intenciones, o si fue por mérito propio o por casualidad. Todo eso no importa. Lo que importa es que resultado se obtuvo, y basado en eso los ganadores tienen más recursos para desparramar sus habilidades.

El libre mercado es infalible. No hay forma de que falle. Simplemente porque no puede. Es un frío, monótono, desinteresado proceso de dar más recursos a los que más producen, para así potenciar su capacidad productiva.

En el libre mercado, sobrevive económicamente quién tiene más capacidad de hacer ricos a los demás, y se elimina económicamente a quién no. Como resultado, inevitablemente, toda la humanidad se hace más rica en el sentido amplio de la palabra. Esto no implica que todos sus individuos serán más ricos o sobrevivirán económicamente. El libre mercado elimina la descendencia económica de los económicamente débiles, tal como la selección natural elimina la descendencia de los genéticamente débiles.

El mercado libre nunca falla en su objetivo. Que nos gusten o no los resultados de ese proceso es una cosa muy distinta.

Algunos países, los más exitosos probablemente, combinan las fases creativas y expansivas del libre mercado, con redes sociales para sostener a quienes se caen en las fases destructivas. (Después de todo, aunque los procesos naturales no tienen piedad, el hombre si). Un enfoque muy distinto es darle a un sabelotodo la responsabilidad de diseñar la forma de generar la riqueza para todos. Eso siempre va a tener resultados mediocres, cuando no desastrosos, ya que absolutamente nadie tiene la capacidad de "probar" permanentermente todas las opciones posibles al mismo tiempo, medir instantaneamente las consecuencias, y refinar quedándose con las más exitosas ( que es exactamente lo que hace un sistema libre ).


---------------------------------------------------------



¿Y que está pasando ahora en esta crisis global? ¿El libre mercado esta fallando? Definitivamente no. Continúa funcionando a la perfección. El libre mercado se está autodepurando, barriendo con quienes tomaron malas decisiones, o excesivo riesgo y con quienes confiaron en ellos; y dejando el terreno limpio para que una más evolucionada especie económica tome su lugar. Está intentando eliminar a quienes pusieron en juego la riqueza global. Caiga quien caiga. No importa si los todos los actores fueron culpables o solo ingenuos. Cualquiera sea el caso, según el libre mercado no merecían liderar la generación de riqueza. Pero si del libre mercado se esperaba protección o seguridad o piedad, no se estaba entendiendo este poderosísimo mecanismo correctamente.

Esos actores económicos se caen, porque el mercado ( la gente ) les huye después de sus errores. Pero los mayores gobiernos están forzando a todos a poner dinero, para salvar a una especie que se demostró débil. Y la dejarán seguir procreando...