21 enero 2009

El día más triste

Estos días nuestra casa ha estado envuelta en una profunda tristeza y en un angustiante desconsuelo.
Sarah, la gatita que recogimos de la calle hace un año, y que pasó de ser un gato abandonado, arisco, maltratado y desconfiado a uno de los mas dulces y mimosos animales que he conocido, falleció.


El lazo afectuoso que se establece entre una mascota y una familia es algo que siempre me sorprende por lo intenso y lo profundo. Y siempre que hemos tenido mascotas, la gran preocupacion fue que sucedería en nuestras ausencias por vacaciones. ¿Cómo explicarle a un animal que solo será una ausencia de unos pocos días?

Nuestra perra en Argentina, después de una vacación la encontramos con su pelaje devorado por hongos, aun siendo atendida por un veterinario. En otra vacación pasó de tener su pelaje intensamente negro, a mayormente blanco, habiendo encanecido totalmente por el stress en sólo pocos dias.

Esta vez sucedió con nuestra gatita, aún habiendo tomado todas las precauciones para que estuviera muy bien cuidada y mimada.

Sarah no resistió nuestra falta. Un cáncer que nunca se había manisfestado antes, o que quizás no existía, la fulminó durante nuestra ausencia. Lo que parecía una depresión y su habitual holgazanería, era en realidad eso y mucho más. No facilmente detectable al ojo de un extraño.

La única razón por los que los chicos querían volver a Melbourne, era para reencontrarse con su gatita, de la que recibían fotos a través del mobile casi a diario. Sin ninguna sospecha de lo que estaba pasando, al llegar la encontramos en una muy delicada situacion física, y un rápido chequeo especializado determinó lo peor.

Y sólo alcanzó a pasar un día más con nosotros, casi sin comer. Y durmió, por última vez, respirando con dificultad, una noche mas acurrucada dentro de la cama de Mica.

A la mañana siguiente, una veterinaria nos ayudó a despedirla antes de que comenzara a sentir dolor. Pero el dolor golpeó sin piedad a todo el resto.


9 Comments:

At 1/22/2009 12:13:00 a. m., Blogger Alexandra Paola dijo...

hayy no... :(
muchos abrazos, especialmente para tus chicos.

Saludos,
Ale

 
At 1/22/2009 03:30:00 a. m., Blogger Alejandro dijo...

¡Qué mala la noticia! A todos, cuando nos toca despedir a alguna mascota, especialmente si ha sido cariñosa y apegada con los niños, nos cuesta mucho superar esos primeros días. Sentir su ausencia (si es que se puede decir así) es mucho más difícil para los chicos...

Saludos.

 
At 1/22/2009 04:04:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Lo siento mucho William.
Tal vez la gata no pudo soportar un nuevo abandono, aunque el mismo en realidad no existiera.
Los bichos, al igual que nosotros, son mamiferos y las hormonas estan fuertemente ligadas a nuestros instintos, nuestras emociones.

Cariños

Paula

 
At 1/22/2009 04:56:00 a. m., Blogger Gabriel dijo...

Qué pena enorme, Guillermo. Mandale un abrazo virtual a los chicos, que me imagino cómo estarán. Lo único positivo que puedo sacar de que no tengamos mascotas (Juan es alergico a perros y gatos) es que no tendremos que pasar por momentos como este...

 
At 1/22/2009 12:51:00 p. m., Blogger Kuanyin dijo...

Me solidarizo con ustedes. Tengo un hijo de 4 patas y sé lo que es amarlos y perderlos. Espero que consigan consuelo y que sepan que ella los quiere mucho y que no existe rencor o culpa en los animales. Pasó lo que tenía que pasar, y solo queda recordar los momentos más lindos. Y capaz cuando estén más compuestos, abran sus corazones a otro animal que requiera del amor y cuidados que ustedes pueden dar.

Lo siento muchisimo, de corazón...

 
At 1/22/2009 11:59:00 p. m., Blogger Daniel dijo...

No pude aguantar y derramé lágrimas al leer el post. Amo a los gatos y con mi esposa tenemos cuatro. Sé lo que es perder a un integrante de la familia (si, aunque tengan cuatro patas para mí son mi familia). De verdad que lo siento muchísimo. Sólo queda esperar que el tiempo les haga más fácil vivir con el dolor.
No crean que la enfermedad fué causada por vuestra ausencia. Los gatos disimulan muchísimo cualquier problema y dolor y cuando lo manifiestan es porque ya están graves. Debió haber sido una enfermedad que venía desde hace un tiempo. Aún así duele y mucho. Lo lamento en el alma

 
At 1/23/2009 12:00:00 a. m., Blogger Mike dijo...

Los tuvimos y tenemos mascotas sabemos lo que se sufre cuando una de estas se va.
En mi caso, primero fue Nippur y luego Tanja.
Como uno es mascotero de alma siempre hay alguna presencia en el patio de casa, pero aquellos que pasaron nunca se olvidan.
Lo bueno es recordarlos con una sonrisa.

 
At 1/23/2009 09:47:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

se lo que es sentir y la verdad que es algo terrible y mas una mascota que son los mejores amigos que tenemos.........pero ahi estará en vuestros corazones porque la habeis salvado tambien y os ha devuelto lo que quizas vosotros necesitabais un apoyo mutuo. SEGUID ASI

saludos de alfre

 
At 1/25/2009 02:06:00 p. m., Anonymous Américo dijo...

En verdad lo siento mucho, y lo digo por experiencia ya que siempre he tenido familia perruna, desde que vivia con mis padres hasta ahora con mi propia familia que tenemos 3 perris. Ciertamente se siente muy profundo la perdida de alguien tan cercano a nosotros. A la distancia les mando un abrazo y la nueva gatita seguro hara mas llevadera la perdida de Sarah.

Américo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home