10 febrero 2009

En París





Este es el capítulo 5 de los 8 pertenecientes a Aventuras en Europa

(Estoy puliendo estos apuntes para publicar, matando el tiempo en aviones y aeropuertos, en un viaje alrededor de Australia. No tengo configurado el teclado español y me canse de colocar acentos a mano. Los corregire luego...)

Llegué a Paris una fría mañana gris de Miércoles. En el aeropuerto me tomaría un transfer hacia el centro de París, específicamente hacia Gare Montparmasse; que sabía estaba relativamente cerca de mi hotel. La chica que me vendió el ticket del transfer no pudo contener la risa cuando pronuncié “Montparmasse”. Le pedí que lo pronunciara para mi. Intenté de nuevo y me dió una sonrisa de aprobación.

Cuando llegué a dicha Gare ( estación ) me encontré con uno de los grandes problemas de Francia. Todo el mundo ahí tiene esa terca costumbre de hablar francés, sobretodo en la calle donde casi no se habla otra cosa. Hasta ese momento, en mi recorrido por Europa, con los 3 lenguajes que puedo manejar (Español, Inglés y Geringoso) no había tenido absolutamente ningún problema en ningún lado, ni aún en las calles. Pero Francia presentaba esta dificultad, incrementada por el hecho de que ya me había salido completamente del circuito oficial.




Me tomé un taxi y el conductor sólo hablaba francés. Le di la dirección del hotel en un papel impreso y me hizo gesto de cómo que no sabía donde era. Arrancó y empezó a conducir. GPS no tenía, pero manoteó una guía de calles parisinas de la década del 70 y mientras manejaba, de reojo, intentaba encontrar la dirección que yo le había dado.


Si yo hubiera podido hablar, le hubiera dicho: “Macho, para el taxi, busca primero la dirección, y luego arranca. Qué estamos haciendo andando si no sabemos a donde vamos?” Pero las únicas cosas en francés que se me venían a la cabeza eran: vedette, croissant, Platini, baguette y je’tem . Así que mejor no abrí la boca porque iba a armar mas bolonqui. Busqué mi prolija carpeta de planificación del viaje, fui a la sección de Paris y extraje un Google Map con la ruta exacta que el taxi tenía que hacer. Se la entregué al conductor y ahí me hizo señas que ahora sabía a donde ir.





La siguiente cosa que me pasó en París es que todas mis defensas tercermundistas, adormiladas desde Argentina, se activaron inmediatamente; aún antes de que yo conscientemente percibiera la incomodidad de haber pasado a estado de alerta. París es una gran urbe, y como tal es masiva, desordenada y agresiva. Si uno no se cuida será atropellado, asaltado y estafado; todo en la misma mañana, como sucedería en casi cualquier gran ciudad si uno no esta alerta.

El no respeto por los semáforos, la suciedad en las calles, la gente marginada, decenas de estafadores buscando turistas a quienes engañar ( conmigo lo intentaron con una versión del cuento del tío y un anillo de oro, pero justo media hora antes me había quedado observando de lejos como se lo hacían a alguien mas; además de que ya tenia el modo de "desconfianza" funcionando a plena potencia. En todos los casos eran mujeres con acento de Europa del este ), el cartel en el ascensor de la torre Eiffel: “cuidado con los carteristas”, las puertas de seguridad super reforzadas en el subterráneo para que nadie pueda colarse por la salida y a pesar de ello ver a unos cuantos africanos violar el mecanismo, etc, etc, etc.

Pero por otra parte, más allá del primer sacudón, Paris es magnífica, imponente. Inundada de arte, de luz, de acordeones y romanticismo.

Una de las cosas que primero quise hacer fue subir a la cima de la torre Eiffel y filmar la impresionante vista de París desde las alturas:








Y por supuesto deleitarme con todas las cosas que hacen de Paris lo que es.



El museo del Louvre,


el Arco del Triunfo,





sus edificios y monumentos,




la catedral de Notre Dame,









la avenida de los Campos Eliseos,





Las galerias Lafayette ...







con sus vidrieras navideñas,









sus calles,






sus cafes y restaurantes,




los palacios y jardines,



los famosos puentes sobre el rio Sena...

... con sus tipicas gaviotas... ( y el tiempo que me llevo hacerlas posar como queria)
... y con los enamorados.

Y tambien esa emocion de pisar los lugares en donde se establecieron pilares fundamentales de la libertad y la republica.





Por supuesto que dedique tiempo especial a las atracciones principales. Despues de haber subido por ascensor de noche a la torre Eiffel, subi por escaleras de dia ( experiencia recomendable solo para aquellos que disfrutan de un desafio )






Me sumergi en el Louvre...











... siendo los hitos principales la Gioconda....


.... y la Venus de Milo.



Tambien eche un vistazo al subsuelo, en donde se conserva la estructura del antiguo Castillo del Louvre



Fui por segunda vez a Notre Dame, esta vez de dia, para subir a su parte mas alta.


De alli pude apreciar la vista que, en su tiempo, Victor Hugo imagino para el jorobado.



La misma vista, que desde entonces y hasta el presente han tenido sus Gargolas.



Por supuesto no podia dejar de visitar el Cabaret mas famoso del mundo ( con fines periodisticos, como siempre )



Recorri el Sena en barco,


y me fui a tomar chocolate con Croissants en un tipico barcito, y a cenar en un tipico restaurant frances de frutos de mar.




Con las francesas todo venia sin inconvenientes, hasta que alguien corrió la bola en que hotel me alojaba y una noche cuando voy a salir del hotel, el conserje me dice:”no salgas y mira por la ventana” .



Así que me tuve que escapar por atrás…

El viernes a la tarde junte las cosas de mi hotel y ya me dirigí hacia el aeropuerto para pasar el fin de semana en Roma.

La seleccion de fotos completa esta en: Fotos de Paris


8 Comments:

At 2/11/2009 12:13:00 a. m., Blogger Alexandra Paola dijo...

hayy.. me encantó.
Me hizo sonreir :D

 
At 2/11/2009 04:46:00 a. m., Blogger Nata dijo...

Alla por febrero del 2000 hice un viaje desde Madrid a Edimburgo via Paris. En el aeropuerto casi tenia que agradecer que me hablen en ingles porque cuando veian que no hablo frances me miraban con mala cara.

 
At 2/11/2009 08:58:00 a. m., Blogger Abuela Beauty dijo...

Buenisimo Guillermo!!
Que hermoso, me encanta porque las fotos y los lugares son casi universales..pero tus comentarios son tann argentinos!!!
Cariños y llueve en Buenos Aires!

 
At 2/11/2009 09:05:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Enough de frances, no ?
Y bueno, por algo el idioma fue perdiendo el titulo de idioma de la diplomacia internacional.
Aparecieron los yanquis con sus potentes verdes y a la merde.
Espero ansiosa el relato de Italia, que hay si que te habras sentido casi como en casa.

Saludetes

Paula

 
At 2/11/2009 11:28:00 a. m., Blogger montse moro dijo...

Oooooooh, las fotos son preciosas, que colores más bonitos y esa Torre vestida de Navidad está fantastica.

 
At 2/13/2009 10:15:00 a. m., Blogger Bandida dijo...

QUE LINDAS LAS FOTOS QUE PUSISTE.
Nunca estuve en europa, pero que tengo ganas de ir, tengo ganas de ir.
Te encontre por intermedio de otro blog, me gusto mucho todo lo que escribiste sobre el proceso migratorio.
vivo en Sydney con mi marido.
Un beso

 
At 2/13/2009 04:27:00 p. m., Blogger Efra dijo...

Me llama la atencion este comentatio: "Pero las únicas cosas en francés que se me venían a la cabeza eran: vedette, croissant, Platini, baguette y je’tem"...

Cavarette estoy seguro que tambien la tenias en la cabeza...asi que no te hagas el dolubo!!!!

 
At 2/22/2009 03:17:00 p. m., Anonymous Maria dijo...

Que lindas las fotos y cuantos recuerdos me trajeron!!!! pero coincido con Vos en algunas cosas que decis acerca de Paris y lo del anillo!!!! increible a mi me quisieron hacer ese cuento pero era un hombre!!
Besos y sigo tratando de ponerme al dia

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home