26 junio 2009

Explorador Espacial


Ya había contado que con Lucas estabamos trabajando en un proyecto de ciencias, que este año tenía al universo como tema a desarrollar. La categoría seleccionada fue Video

Lucas trabajó durante los últimos 4 meses y finalmente completó un ambicioso proyecto para la escuela, que en el mes de Agosto va a competir a nivel estatal.

Realmente llevó mucho tiempo porque requirió que él aprendiera a usar varias herramientas para componer video, ya que es un requisito que el demuestre luego como hizo cada cosa. Y realmente fue un director exigente. El decía lo que quería hacer,yo buscaba la forma, y luego se la enseñaba para que el pudiera hacerlo solo. Por ejemplo, en un momento me dijo:


- "yo quiero que al final de la película, cuando me despido, pueda apretar un botón del traje y desaparecer. "

- " ¿Queeé ???!!, ¿quién te crees que sos? ¿ Spielberg ??? Ok, ok. Dejame ver como podemos hacerlo... " - fue mi respuesta.

Finalmente después de muchas horas de un fin de semana el mismo pudo componer la siguiente secuencia para representar esa idea:






Uno de esos días en que estabamos trabajando con el video, y conversando muchas cosas del espacio, me dijo:

- "No sé que voy a ser cuando sea grande... No sé si científico o filmmaker... Capaz que los dos !!! Capaz que puedo hacer películas de ciencia, o capaz que puedo ser científico de películas..."

Y con esa reflexión se quedó contento.

Ciertamente no voy a ventilar el video antes de la competencia estatal, pero a modo de adelanto, acá van los 38 segundos de agradecimientos que van al final de la película:


19 junio 2009

¿Hacía donde va la Argentina?


Cuando alguien escribe exactamente lo que uno quiere decir, no hace falta escribirlo de nuevo. Por eso en el post de hoy voy a usar un artículo que Marcos Aguinis escribió hace unos días, y luego voy a hacer mi reflexión al final. El artículo es el siguiente:

La Argentina Renga
"Cuando alguien camina con dificultad, hace esfuerzos por mantener el equilibrio y, pese a todo, se empeña en ir hacia delante, merece nuestro afecto solidario. Pero si esa dificultad tiene diagnóstico y, pese a su claridad, no es acompañado por un tratamiento adecuado, merece nuestra crítica.

Hace un par de décadas comenzó a proliferar en nuestro medio la literatura que realiza profundas e inteligentes disecciones sobre las causas de la decadencia que se infiltró en nuestro país a partir de 1930, cuando sucedió el primer golpe de Estado y empezó a cambiarse el ideario liberal de la Constitución alberdiana por el ideario controlador, estatista y corrupto de un populismo oscilante entre la izquierda y la derecha.

Los casi ochenta años de progreso en todos los órdenes que protagonizó la "Canán de América" entre 1853 y 1930 -como poetizó Rubén Darío- fueron sucedidos por otros tantos años de caída. En los 70, influidos por las ideas revolucionarias de moda, tuvimos vergüenza de ser "tan europeos" y decidimos latinoamericanizarnos. Ahí surgió la popular canción Hermano Latinoamericano que popularizó la bella voz de Mercedes Sosa. Lo conseguimos. Pero en vez de adoptar los aspectos admirables de América latina, incorporamos los horribles: más pobreza, analfabetismo, enfermedad, corrupción, ineficiencia gubernamental, aumento de la brecha entre pobre y ricos, droga y crimen. Ahora, ya latinoamericanizados, pareciera que quisiéramos "africanizarnos", porque no corremos junto a los mejores países de nuestro continente como Chile, México, Colombia y Brasil, sino a la zaga, seducidos por dictadores o semidictadores que evocan al caníbal de Idi Amín.

El dolor que sentimos se debe a la certeza de que la Argentina renguea, aunque podría caminar muy bien. Sabemos que no tiene artrosis incurable ni parálisis definitivas. No. Es un país alejado de los grandes conflictos mundiales, con sus riquezas naturales intactas, sin conflictos étnicos ni religiosos de envergadura y con recursos humanos de calidad, pese a la decadencia educativa, sanitaria y moral. Bastaría con mover un poco el timón y encauzar la República por el camino sabio que marca la Constitución: un Congreso independiente y una Justicia independiente, para que el Ejecutivo no se desmadre hacia la tiranía. En otras palabras, un Congreso donde el Ejecutivo encuentre una sana y patriótica tensión que lo fuerce al diálogo, oriente hacia políticas sensatas y le indique cuidarse de los ilícitos. Una Justicia también independiente y confiable, donde el Consejo de la Magistratura no sea al patíbulo de los jueces y fiscales que deben sancionar a los funcionarios corruptos.

Las cifras. Para que la Argentina deje de ser renga es necesario dejarla de tironear con tanta opresión oficialista. La Argentina es poderosa aún, pero arrastra lastres. Ni siquiera se atiende al hecho de que el Gobierno, nada menos, reconoce la existencia de 6 millones de pobres (en realidad deben ser más del doble). Hasta el mentiroso Indec -cuya desfiguración tendría que ser objeto de una sanción ejemplar por parte del nuevo Congreso- reconoce que el 35 por ciento de los adolescentes, en las provincias más pobres, no concurre a clases. Más aún: el 7 por ciento no ha pisado jamás un colegio (¡Sarmiento, Avellaneda, Roca!, por favor, no se revuelquen de dolor en el sepulcro). El 43 por ciento de los homicidios dolosos son ejecutados por menores de 25 años. El consumo del paco se triplicó desde el año 2005 y una dosis cuesta menos de 3 pesos. Hoy en día, con el gobierno "progre" que nos dirige y manipula, hay un consumo de paco superior al de Bolivia, Paraguay y Perú. ¡Qué bien nos va, por Dios!

Todos estos problemas -y los que no menciono por motivos de espacio-, tienen un diagnóstico. Se sabe por qué existen y por qué aumentan. No hay misterio. Se debe a la falta de trabajo y a la ética que enseña el trabajo. No hay trabajo por causas fáciles de entender. No seamos tan hipócritas de suponer que este mal proviene de una maldición bíblica o de la maniobra de una satánica potencia extranjera. Se trata de algo que se ha implementado en la Argentina por los mismos argentinos, como una inyección infecta que en lugar de curar introduce microbios.

No hay trabajo porque no hay inversión. Así de simple. Las fuentes de trabajo sólo se abren mediante inversiones. Insisto: así de simple. En este milagro no funciona la varita del mago Merlín ni el Estado omnipotente que dilapida sus recursos en la corrupción desenfrenada y el impúdico clientelismo. Nuestra falta de seguridad jurídica -que no cesa de manifestarse mediante "nacionalizaciones" innecesarias y maniobras que llevan dinero al bolsillo de funcionarios inescrupulosos- ha determinado que el pueblo argentino sea el que menos ganas tiene de invertir en su propia patria. Somos lo opuesto de varios hermanos latinoamericanos, pese a la canción popularizada por Mercedes Sosa. Por ejemplo, los brasileños no salen del real y por excepción compran un dólar, los chilenos no mandan dinero al exterior, tampoco los uruguayos. Los argentinos, en cambio, somos el pueblo que más dinero envía al extranjero para salvarlo de las dentelladas que le aplica el Estado de forma súbita, irrespetuosa y paralizante. Lo hizo el mismo Néstor Kirchner cuando era gobernador de Santa Cruz (dejo para otra ocasión la demanda por el informe que él nos debe sobre el periplo internacional de ese dinero y el destino de sus comisiones e intereses).

En definitiva, la renguera es curable. Y si no se la cura, los responsables somos nosotros, que no hacemos lo suficiente para que ello suceda."

--------------



Ciertamente la Argentina esta renga, como también es cierto que puede volver a caminar perfectamente en un futuro

El gran problema es que en cuestiones del entramado económico-social de un país, las inversiones y desinversiones, los aciertos y los errores casi siempre obtienen resultados en el mediano y largo plazo. En este tema no hay magia ni cambios instantáneos, mas allá de las típicas idioteces prometidas por los políticos.

Yo entiendo que el impacto de los profundos destrozos de los últimos años se va a sentir fuerte durante la próxima década.

Y de la misma forma, lamentablemente, volver a tener las dos piernas sanas, si se comienza el tratamiento ya, requerirá varias generaciones.

Pero por supuesto que mucho mas importante de donde se está es hacia adonde se va. Si la espiral descendente puede ser revertida, habrá esperanza. Siempre es mas fácil resistir un problema si se sabe que se camina hacia una solución.

Cambiar la tendencia en Argentina, en donde la ausencia de valores por un lado y la miseria por el otro estan tan instaladas, requerirá una importante masa crítica de personas con capacidad, visión y fuertes valores morales, capaces de balancear la creciente masa de población ignorante o desesperada que responde al populismo corrupto.

Si esa masa no es suficientemente importante, el riesgo que la masa opuesta cresca a un punto de no retorno es demasiado grande, y por lo tanto que Argentina no pueda revertir su actual camino de africanización.

¿Será posible cambiar la tendencia?
Después de las elecciones del 28 de este mes se podrá entender mejor una posible respuesta a esa pregunta...

12 junio 2009

Crisis y Oportunidad



- Marzo 2009: Patricia es Team leader en una pequeña consultora de Recursos Humanos para la que ha trabajado durante 3 años.

- Abril 2009: Patricia es una desempleada

Conclusión: estamos atravesando una crisis…

------------------------------------------------------------

- Marzo 2009: Patricia es Team leader en una pequeña consultora de Recursos Humanos para la que ha trabajado durante 3 años.

- Abril 2009: Patricia es una desempleada

- Junio 2009: Patricia es dueña y gerente general de la consultora para la que trabajaba.


Conclusión: definitivamente estamos atravesando una crisis !

------------------------------------------------------------


Las crisis económicas, como todas las crisis, tienen, entre tantas cosas malas, algunos efectos que bajo determinadas circunstancias pueden considerarse positivos. En particular son grandes reguladores. Las entidades más aptas sobreviven y las menos aptas no, y la crisis avanza podando aquellas ramas del árbol que están un poco torcidas, y dándole al árbol en su conjunto la oportunidad de crecer mucho más alto.


------------------------------------------------------------


Patricia había estado trabajando en una consultora durante 3 años , habiendo comenzado como la consultora más junior, llegando luego a ser la más senior y quién mas ingresos traía a la compañía.

Durante esos años ella compartió conmigo las novedades de la empresa, y los múltiples problemas asociados a las decisiones tomadas por sus directores y gerentes.

La realidad era que gente no preparada adecuadamente, tomando casi siempre las decisiones incorrectas en el manejo del negocio. Sin embargo producían importantes ingresos sin grandes dificultades.

"Que país generoso !!" era mi comentario recurrente. "¿Cómo es posible que ganen dinero cometiendo semejantes errores ???

Definitivamente en época de abundancia, todo crece, independientemente del mérito.

Pero llegó la crisis. Y llegó como ese el fuego que quema el bosque, para que una nueva generación de árboles mas fuertes se desarrolle.
Esta crisis probablemente perdonaría a los eficientes y adaptables, pero eliminaría a los faltos de reflejos y a los menos eficientes. La empresa en la que trabajaba Patricia no tendría muchas chances si no reaccionaba adecuadamente, y no parecía que fuera a reaccionar.

Con Patricia decidimos ayudar. Y hace mucho tiempo, un día de fin de semana, sin que nadie nos lo pidiera, nos pusimos a preparar una presentación con un plan de crisis para la empresa. Patricia se lo presentaría a los directores el siguente lunes. El plan era uno de fuerte ajuste: despedir a casi todos los empleados que no generaban ingresos directamente, reducir las funciones administrativas al mínimo, abandonar las paquetas oficinas en la city, hacer trabajar a los consultores en forma móvil o desde sus casas, etc, etc.
Patricia presentó el plan y como respuesta recibió un: "Gracias, pero no ..."

Muchos meses después, uno de los directores se le acercó a Patricia y le dijo: "Tenías razón y no pudimos verlo. Si hubieramos seguido tu plan hubieramos salvado la empresa. Esta tarde vamos a anunciar a todos el cierre inmediato de la compañia, al menos hasta que la crisis económica pase "

Patricia me llamo inmediatamente y me dijo: " la van a cerrar hoy !! ".
- "Noooo, no pueden cometer ese error. Dame 5 minutos y busca en tu email una nueva propuesta para hacerles" - le dije

Una hora después Patricia estaba presentando un plan a los directores y al contador de la empresa: " Si detienen la empresa en este momento, inmediatemente perderá casi todo su valor. En un mes no podrán venderla ni por monedas. El valor reside en la presencia continua y en ser un referente en el mercado. Si destruyen eso, y pierden a los empleados que son los que tienen el know how, destruirán todo. Tengo una propuesta para hacerles: déjenme manejar la compañía por un tiempo. A Uds no les costará nada. Yo haré el ajuste, la mantendre viva, y les pasaré un porcentaje de los ingresos, y en un año o dos, cuando la crisis pase, se las devuelvo completamente. Uds obtendrán ingresos sin tener gastos o riesgos y recuperarán la compañia sin haber destruido su valor"

Patricia luego en casa me diría: "La propuesta no fue aceptada, y ya estoy formalmente desempleada."

"Qué boludos que son. Es increible" - fue mi comentario cuando me enteré. " Realmente no se la merecen ". "Ya hicimos nuestro noble intento de salvárselas, pero ahora vamos a aprovechar la situación. Si todo sale bien nos la vamos a quedar por monedas"

" Yo creo que no confian plenamente en mis propuestas porque no soy australiana nativa. Si lo fuera, las cosas serían diferentes " - me confesaría Patricia varias veces

" No ser australiana debería ser la mejor garantía, jaja! " - es siempre mi comentario irónico cuando los locales me consumen la paciencia...

------------------------------------------------------------

Nunca puedo evitar hacer alguna reflexión económica cuando veo disparates como estos. Mucho se habla de distribución de riqueza, con el útopico anhelo de que todos los miembros de una sociedad accedan al mismo nivel de riqueza.

La verdad es que eso no es posible, ni aunque se haga por la fuerza. Bueno... un caso si es posible: se puede hacer que todo la sociedad sea igualmente pobre ( que en general es el resultado de las politicas fuertemente distributivas)

Obviamente todo el mundo tiene capacidad para consumir riqueza. Y en el consumo de riqueza es en lo que se piensa en general cuando se habla de distribución ( me podria comprar esto y aquello, etc ). Pero no mucha gente tiene capacidad para mantener riqueza, y menos aún para reproducirla.

Como es claro de este ejemplo, mucha gente, con riqueza en sus manos, no sabe que hacer y la destruye inevitablemente. Luego es imposible la riqueza equitativa...

------------------------------------------------------------

Mientras Patricia estuvo desocupada, nos entretuvimos trabajando en armar otra consultora desde cero (que quedo momentaneamente detenida), a la espera de que los dueños de la ex-empresa se desgataran un poco. Después de frenarla comenzaron a intentar venderla, cuando en época de crisis, parada y sin el know how de sus empleados nadie iba a pagar ni un centavo por ella.
Después de darles tiempo para que se sacaran las dudas que no iban a conseguir nada, comenzamos negociaciones para adquirirla. Y nuestra oferta fue ridiculamente baja, pero sabiendo que era lo mejor que iban a conseguir.

Hubo muchas idas y vueltas, muchos pataleos, muchos intentos de parte de ellos de que subieramos el precio, amenazas de que la estaban vendiendo a otros, abogados de acá, abogados de allá, más de un mes de negociaciones ... pero la partida ya estaba ganada desde el principio.

Al final nos quedamos con una empresa de más de 20 años de historia por la centésima parte de su valor pre-crisis. A un precio "asquerosamente bajo" como me diría en la cara uno de los dueños cuando cerramos el acuerdo. No necesité contestarle, por supuesto.

Y ultimamente, mientras Patricia se ocupa de relanzar la compañía y de la operación de la misma, yo me encontré con un segundo trabajo para mi tiempo libre, por el que no me pagan ni un centavo. Me estoy ocupando de todos los servicios de soporte ( estructura legal y contable, finanzas y sistemas) y la creativa ( rediseño gráfico de todo el material de marketing y rediseño de la website ). Espero que ésto sea mi seguro de retiro temprano !

Con persistencia y un poco de visión la crisis se ha convertido en oportunidad.
¿Podrá la oportunidad ser convertida en éxito?
Eso está por verse.....

05 junio 2009

País Suertudo



Australia es normalmente conocido como el lucky country ( el país con suerte, o el país suertudo )

Yo siempre supuse que la explicación a tal denominación proviene de tratar de entender la correlación entre méritos y resultados.

Australia disfruta de un envidiable nivel en la calidad de vida. En general todo el mundo vive bien, sin mayor esfuerzo y sin mayores complicaciones. La vida es en general relajada, tranquila y disfrutable. No ha tenido grandes crisis, ni guerras tierra adentro.
Australia es un país que tiene las ventajas de las naciones desarrolladas, pero que esta aislada de los grandes problemas asociados al desarrollo.

¿Y qué es lo que produce tan maravilloso resultado?
- ¿Es la capacidad de su gente?
- ¿Es el esfuerzo extra que todos ponen para construir una nación como esta?
- ¿Son quizás los valores sobre los que se construye la sociedad?
- ¿Son las riquezas naturales?
- ¿Es la situacion geopolítica?

Yo entendía que el apodo venía de quienes intentando descubrir el secreto terminaron decidiendo que el factor determinante no es ninguno de esos sino la suerte !

En realidad la frase dio a luz de la pluma de Donal Horne, famoso crítico social, cuando escribiendo un libro sobre Australia hace más de 40 años, comenzaría el último capítulo diciendo:

"Australia es un país con suerte, manejado por gente de segunda clase que comparte esa suerte."

Luego ese libro recibiría el título: The Lucky Country

En ese momento esa irónica frase fue una crítica brutal, básicamente acusando a Australia de ser un país no pensante. Con el tiempo a esa frase se le dio muchos distintos significados.

Pero nada cambio el hecho de que parece ser que definitivamente Australia tiene suerte.

Yo ciertamente no creo en la suerte como un elemento puramente azaroso. Menor aún es mi creencia en suertes colectivas. ¿Entonces?
A este momento no una tengo una teoría muy desarrollada al respecto, así por ahora es mejor seguir hablando de suerte.

Y en línea con esto, en estos días Australia ha demostrado seguir siendo merecedor de este apodo.

En el contexto de la crisis economica global, después de un crecimiento negativo de la economía durante el ultimo trimestre del año pasado hubo un rebote y Australia tuvo un crecimiento positivo durante el primer trimestre del año. También hubo un retroceso en el desempleo después de una escalada producto de la crisis global. Estos datos fueron revelados esta semana


Entre países de la OECD (Organización para cooperación y desarrollo económico), que agrupa a los 30 países con las economías más maduras, fue el único con crecimiento positivo; en el mismo trimestre que para esa organización significó el de mayor caída económica del que se tiene registro.

Por otro lado, con este rebote, Australia es el único país desarrollado que no entró formalmente en recesión (la cual se define con dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo); mostrando al momento tener una economía más estable que las de los demás países del primer mundo.

Suerte?
Quién sabe...
Pero ojalá que dure...