02 octubre 2010

Riesgo y Mitigación

El riesgo, según la real academia española, es la "proximidad de un daño". Esta definición es válida para el uso general y cotidiano, pero no es muy precisa. Para algo más preciso hay que entrar en el terreno de las probabilidades.  Y si vamos en esa dirección podemos decir que el riesgo es la probabilidad de que suceda un evento que tendrá consecuencias adversas. En otras palabras, es la medida potencial de pérdida o lesión en términos de la probabilidad de ocurrencia de un evento no deseado. Y en general se dice que un riesgo es importante cuando se combinan dos cosas: 1) la probabilidad de que ocurra un evento es alta y 2) las consecuencias de ese evento son sustancialmente negativas.

Los riesgos en general existen como consecuencia de una combinación de elementos que no dependen necesariamente de nosotros. Lo que si podemos manejar es la atenuación de la probabilidad o la atenuación de la consecuencia. Es decir, ante la existencia de un riesgo, podemos aplicar una estrategia de "mitigación" del riesgo.

Por más que no lo tengamos presente, el balance entre riesgo y mitigación está presente en casi todo lo que hacemos. Cada decisión de vida, cada decisión de negocios, cada proyecto, cada initiativa, cada acción tiene riesgos y posibles mitigaciones. Mucho se puede hablar al respecto, pero digamos simplemente que los 2 errores dramáticos en este área son: 1) invertir mucho en mitigación de riesgos que no son significantes o 2) no invertir en mitigación de riesgos que son significantes.

Hace unas semanas fueron las elecciones nacionales aquí en Australia, y si bien ya he votado en este país varias veces ( perdiendo siempre como es mi costumbre ), nunca dejo de asombrarme del procedimiento:
Uno puede ir a cualquier escuela de entre muchas del distrito electoral al que pertenece. Llega ahi y le preguntan el nombre. No se pide ninguna identificación ( en Australia no es obligación tener una identificación. Documento obligatorio y único no existe, el pasaporte no lo tiene todo el mundo, y lo que funciona como identificación en la práctica es la licencia de conductor - que uno puede no tener ). De cualquier manera no le piden nada, se pregunta el nombre, se busca en la lista, que es común a todas las escuelas, y se marca con un puntito en lápiz. Hay una sóla persona que hace eso. No hay fiscales, ni fiscales de los fiscales. Luego uno pasa a una mesa con una única boleta y con un lápiz marca su selección, y la finalmente la coloca en una urna.
Cada vez que paso por ese procedimiento mi cerebro latinoamericano reacciona a todas las debilidades: ¿Cómo saben que soy realmente yo?. ¿Y si voy a 20 escuelas distintas y digo que soy mi vecino, como evitan que vote 20 veces a mi candidato y que mande preso a mi vecino? ¿Cómo un partido controla que el otro no esté haciendo trampa? Y así con cada paso. No puedo evitar detectar la fragilidad del proceso, e imaginar mil maneras de quebrarlo.

¿Es que esta gente es ingenua? No necesariamente. Simplemente es erróneo invertir en mitigación de riesgo que es bajo. Quizás algún "vivo" haga esas cosas que en posterior proceso son detectadas. Pero seguramente la irrelevancia del número de ocurrencias, que ciertamente no modifican ningún resultado, no justifica el cambio de un sistema y la molestia de los votantes para hacerlo a prueba de "vivos".


Lo mismo sucede con miles de cosas cotidianas.

Ver los ATMs en la calle, sobre las veredas, es asombroso. Todavía no me deshago de la idea de que tienen que estar protegidos en cabinas con acceso electrónico.

Todos los grandes supermercados y grandes tiendas tienen la funcionalidad de pago autoservice. Cuando uno compra, no necesita pasar por un cajero humano, uno puede hacer la registración y el pago uno mismo. Se va a una registradora autoservice, se leen uno por uno los artículos comprados escaneando el código de barras, se embolsan y se paga usando cash o plástico. Y listo, uno se marcha sin control de ningún humano.

La biblioteca del barrio, a la que voy todas las semanas ya que es mi provisión permanente de películas en DVD, música en CDs, libros y juegos para la Wii, también tiene el préstamo autoservice. Tomo todo lo que necesito, lo escaneo y me voy.


¿Existirán vivos sacando provecho? Quizás si, pero ciertamente las pérdidas por esos casos aislados no se comparan con los ahorros generados por la no necesidad de contratar gente para que cobre o controle.
  

La semana pasada Patricia tenía que firmar un contrato en relación a su empresa. Yo, que funciono de abogado entre todas las demás funciones de soporte, preparé los documentos a ser firmados por ambas partes. Del otro lado debían firmar dos personas que eran los representantes del fideicomiso que debía estampar la firma. Pero por facilidad uno de ellos nos informó que vendría sólo, y que iban a firmar los dos el dia anterior, y que luego venía y me traía los documentos. A mi se me erizaron los pelos. Yo quería ambas personas firmando en mi presencia. No quería ningún riesgo de que la firma no fuera verdadera. Finalmente le pedí al que venía que firmara de testigo de la firma del otro. El australiano no entendía nada. Patricia me decía: "te querés cubrir de todas formas porque pensas con la cabeza argentina". Y la verdad es que tenía razón, en Argentina todo es preparación a prueba de que alguien nos quiera cagar, cosa que probablemente sucederá. El problema allá es que con tanta energía destinada a mitigación, se le dedica mucha menos energía a avanzar.

¿ Y de donde viene todo esto de riesgo y mitigación ?  Se me ocurrió escribir al respecto  hace un minutos, después de leer 2 cosas:


1)  Noticias en los diarios de Argentina del trágico caso del secuestro seguido de ejecución de un adolescente. Todo fue para pedir un rescate de poco más de 100 dólares. En ese momento recordé mis últimos años en Argentina cuando tenía en casa preparado un sobre con una suma importante de dólares en cash, por si llegaba el día de que me llamaran porque habían secuestrado alguno de mis chicos.


2)  Un escrito que Florencia se olvidó arriba de la mesa de la cocina. Durante varios párrafos en inglés se describía a ella, luego a su familia y a sus mascotas. En el último párrafo dice "Nací en Argentina, un muy hermoso lugar. En Argentina hay muchos ladrones y mucha gente mala, que es la razón por la que nos tuvimos que mover aquí, a Australia. En Argentina todavía tenemos una vieja perra que amamos mucho: Reina."


Parece que Florencia interpreta que nuestra emigración fue simplemente una estrategia de mitigación de riesgo.


15 Comments:

At 10/02/2010 01:35:00 a. m., Blogger Sir Phantom dijo...

En UK es igual, pero solo podes votar en una sola escuela. Despues no te piden nada.
Ojo en un par de zonas, alguno que otro Ministro ha ganado por margenes minimos.

El resto es igual aca, creo que eso lo sacan de los Britanicos mas que nada.
Al menos los Ozzies son mas copados!

Saludos
N

 
At 10/02/2010 01:48:00 a. m., Blogger Guillermo dijo...

Muy interesante Guillermo, como siempre.

Me quedé pensando que los chicos, a veces, ven las cosas que nosotros dejamos que ellos vean (por mas que no sean las que queremos que ellos vean) "Nosesimesplico"

 
At 10/02/2010 03:41:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Soy Argentina hasta el tuétano y vivo y disfruto de mi país. Lamentablemente gente como vos solo se dedica a destacar lo malo de un país maravilloso, que meustra los problemas que existen (porque es verdad que existen) pero como los hay en otros países. Sabías que Argentina es uno de los países con menor cantidad de eventos de brotes psicóticos (a pesar del stress que según los demás estamos sometidos por los "ladrones") En otros países desarrollados, simplemente, no te mata un ladrón o no te secuestran un hijo, solo aparece un adolescente con una escopeta en un colegio y mata a cuanto compañero se le cruza, o una madre decide ahogar a sus hijos en el mar, vaya a saber porqué loca razón, si vive en un país maravilloso!! En Argentina, soy feliz recorriendo infinitos lugares paradisíacos, juntándome con amigos, trabajando día a día para vivir cómodamente y "viviendo" en mi lugar, poniéndole el pecho a los problemas cotidianos y disfrutando de ser quién soy en un lugar con gente solidaria, amable y sensible, sin tener que justificarme a mí y a mi familia de porqué decidí huir. Quizás la respuesta es que no sos capaz de ser Argentino, con la alegría y el coraje que eso implica, pero no es un problema de los Argentinos, es tuyo....solo tuyo. Esta es mi historia, muy diferente a la tuya y depende de quién la cuente va a pintar un país mejor o peor...como todos los países. También depende de quién lo lea va a saber discernir o no (depende de su interés por ver más allá de los títulos de un períodico). Un saludo desde Córdoba, Argentina...de una Argentina orgullosa y feliz!! (a pesar de conocer muchos países, con cosas muy buenas y cosas muy malas) Un beso.

Leticia.

 
At 10/02/2010 04:33:00 a. m., Blogger Canis Dementis dijo...

En toda Lationamérica es el mismo cuento. Para votar: listado, identificación, huella dactilar, firma, te mojan el meñique en tinta indeleble. Sólo falta secuencia de ADN. Para contratos: firma notariada, apostilla o consulado, copia de contratos anteriores, etc, etc. y luego puedes ofertar tu precio. A veces bromeo con mis jefes que un día me apareceré con una inyectadora porque alguien me pidio su tipo de sangre. Los anglosajones: "cuánto cuesta, cómo lo vas a hacer y cuando estará listo, y nos pones unas referencias para justificar con nuestro jefe que tu sabes lo que haces". Latioamerica: una oferta en mi campo tiene como 100 páginas de paja de las cuales 10 tienen lo que realmente importa. Anglosajones: esas 10 páginas y si lo puedes hacer en menos mejor.

 
At 10/02/2010 07:26:00 a. m., Blogger jqms30 dijo...

Excelente post Guillermo,
lo malo es que siempre despues de leer lo que publicas tengo que poner a funcionar las neuronas (me quedo pensando y pensando por que no podemos hacer lo mismo en Mexico?)

saluds

 
At 10/02/2010 12:46:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

LETICIA: SEGURAMENTE TU FORMA DE PENSAR ES PRODUCTO DE VIVIR EN UN PUEBLO DEL INTERIOR, DONDE SUS HABITANTES SE CONOCEN ENTRE TODOS...DONDE NUNCA PASA NADA..DONDE UNO VIVE "RELATIVAMENTE TRANQUILO". QUISIERA VERTE A VOS, VIVIENDO, Y DIGO "VIVIENDO" (NO PASEANDO O VISITANDO) LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, CONURBANO Y ALREDEDORES...(CON ACCIDENTES DE TRANSITO, GENTE ESTRESADA Y APURADA, GENTE HABLANDO SOLA POR LA CALLE, SECUESTROS, ROBOS, ARREBATO, DESCONFIANZA, MIEDO TODO EL TIEMPO DE TODO LO QUE SE TE ACERCA...SALIDERAS BANCARIAS, CORTES DE TRÁNSITO, LOCURA, LOCURA Y MAS LOCURAAAA, TE JURO QUE ESA FORMA DE PENSAR SE TE IRÍA AL CARAJO...Y QUERRÍAS "HUIR"...COMO TANTOS OTROS.
VIVÍ HASTA MI ADOLESCENCIA EN UN PUEBLO DEL INTERIOR DEL PAIS. ACTUALMENTE VIVO EN BUENOS AIRES...Y HASTA HACE UNA DÉCADA PENSABA IGUAL QUE VOS.

 
At 10/02/2010 01:38:00 p. m., Anonymous Alcides dijo...

Australia debe ser el país más feliz del mundo. Por el enorme bienestar material generalizado, y la tranquilidad mental que eso genera e inunda todos los aspectos. Y la enorme inmigración calificada (profesionales que van a laburar y desarrollarse), es el ingrediente que completa ese cóctel infalible. Quizás sólo algún país nórdico europeo sea comparable. Latinoamérica, de dónde tu vienes, obviamente no tiene nada que ver. Es otro planeta, lamentablemente.

 
At 10/02/2010 04:08:00 p. m., Blogger Guille dijo...

Hola Nico, si, supongo que los Ozzies siguen a la madre patria...

Si Guille, es la conclusión no escrita del post. Saludos

Leticia: absolutamente de acuerdo con que todo es subjetivo. Si alguna vez entendiste algo distinto, entendiste mal. Y por supuesto me olvide decir que el riesgo es subjetivo también.

De hecho la definicion cientifica de Subjetivo es: yo le doy el valor que me parece y digo lo que siento porque es de la forma que a mi me afecta, importandome un absoluto pomo lo que otro sienta o piense.

Desde cuando creiste que yo estaba hablando de tu vida??!!!. Para eso te sugiero crearte un blog.

Respecto de huir y justificarme, ciertamente esa es una lectura mediocre.

Y ¿Coraje de ser Argentino?... hace rato que no escuchaba semejante pelotudez. Uno tiene que tener el coraje de ser feliz, como sea que eso sea.

Y voy a frenar aca, antes de irme de boca , jua jua
Beso. G

 
At 10/03/2010 10:29:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Yo tambien soy argentina hasta el tuetano. Me encanta Buenos Aires...es el lugar a donde todavia seinto que pertenezco. Vivo en Australia por que estoy casada con un Australiano. No "emigre" por los ladrones, sin embargo..un contacto en facebook conocia a Matias y no te puedo explicar la el erizamiento de piel al leer el dolor, la bronca y la sensacion de estar a merced de personas para los que la vida de un pibe cuensta 100 dolares.
En esos momentos le dije a mi marido que suerte que cuando tengamos hijitos van a vivir aca.
Pau

 
At 10/04/2010 05:46:00 a. m., Blogger G y J dijo...

Hola Guillermo

excelente post... me sentí identificada en varios niveles:
- En Vzla para votar tenermos hasta un aparato llamado "capta huellas", el cual es el primer paso de verificación de identidad para que puedas accesar a las mesas de votación... así que el resto imagínate...
- Acá en Vzla este año ha habido un boom de asesinatos en la calle para robarle a la gente sus Blackberry... un pedazo de teléfono cuesta más que una vida humana
- Nosotros nos vamos a Oz, simplemente para evitar que nuestros hijos (que aun no tenemos) tengan esos recuerdos del país de origen de nosotros.

Espero que al llegar, la mente Venezolana, o posiblemente latinoamericana en general, de desconfianza, paranoia, etc, vaya cediendo rápidamente y podamos vivir de forma tranquila.

Saludos

G.

 
At 10/04/2010 12:48:00 p. m., Blogger Ale Marge dijo...

Todavía me sorprende como se parece Canadá a lo que vos contas, eso sí, ustedes tienen mejor clima.
Mis hijos vivieron en casrne propia varias situaciones de violencia por lo que cada uno sabe qué debe hacer con eso y es libre de irse si se quiere y es libre de quedarse también.
Soy tan argentina como vos Leticia pero a la hora de criar a mis hijos soy una leona que proteje a sus cachorros y yo decido donde.

 
At 10/04/2010 03:42:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Hola Guille, no suelo escribir mucho pero post como estos destacan una gran verdad q lamentablemente se vive en los paises sudamericanos. La seguridad y la tranquilidad q nuestros hijos pueden disfrutar aqui no tiene precio. Uno tiene el derecho de escoger donde, cuando y como hechar raices. No quiero extenderme demasiado, particularmente me gustaria visitar mi pais un dia no muy lejano, pero regresar a vivir no, Australia ha sido la mejor eleccion para toda mi familia, donde vivimos felices y no me arrepiento de ello, saludos desde Adelaide :)

 
At 10/05/2010 07:04:00 p. m., Blogger Macca dijo...

Guillermo me encantó este post. En particular lo de "El problema allá es que con tanta energía destinada a mitigación, se le dedica mucha menos energía a avanzar."
El balance de a qué se le dedica energía en lo individual, y cómo la prioritiza (existe esa palabra?) el gobierno en lo colectivo cre que es clave.

Abrazo

 
At 10/06/2010 01:46:00 a. m., Blogger Javier Andrés Mena Zapata dijo...

Me gustó mucho tu post. Hubiera podido cambiar facilmente la palabra "Argentina" por "Colombia".

 
At 10/09/2010 01:47:00 a. m., Blogger Canis Dementis dijo...

En Lationamerican tratan de mitigar los riesgos tratando de cubrirse la espalda contra toda triquiñuela que se les ocurra o que descubran. El resultado es que por culpa de 10 sinverguenzas pagan 90 que tratan de seguir las reglas. Esas reglas se vuelven tan engorrosas que los 90 terminan saltándolas o dándoles la vuelta para poder sobrevivir, ya que la otra opción es la parálisis o no obtener trabajo.
Y entonces los brillantes hacedores de reglas se dan cuenta y hacen más reglas, que los 90 afectados tratarán de desbaratar de alguna manera, mientras los 10 que provocaron todo ya están dedicados a sinverguenzuras en otro campo.
A nadie se le ocurre que mientras más simple mejor y que esa energía en armar reglas deberían destinarla a castigar a los 10 que provocaron todo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home