29 mayo 2010

Dinero, malentendidos y falacias - 4

Continúa del post anterior: Dinero, malentendidos y falacias 3



Siempre me acuerdo de aquella vez cuando hice explotar el televisor de mi casa. Yo tenía unos 15 años, y el televisor en cuestión era uno que tenia un rol móvil. Esto es porque mi viejo generalmente lo tenía en el campo, ya que conectado a la batería del tractor, daba algo de distracción a la peonada durante las horas de descanso. Tenía 2 cables de alimentación distintos. Uno para conectar a 12volts y otro para conectar a 220v. El asunto es que lo encontré en casa con el cable de 12v, lo llevé a mi cuarto, y lo enchufe a 220v.

El televisor explotó con un ruido impresionante y la casa quedó a oscuras. No recuerdo exactamente cual fue mi error. Yo sabia que el televisor funcionaba tanto con 12v como con 220v, pero no recuerdo si supuse que reaccionaba correctamente detectando la tensión de entrada, o si supuse que el cable que tenía era el de 220v y había quedado sin ficha por algún motivo. Pero para evitar armar una ficha, inserte directamente el extremo pelado de los cables en el tomacorriente.

Cuando mi vieja apareció después de semejante explosión, puso el grito en el cielo. "Como vas a usar cables pelados????". Cuando vio que había enchufado cables a un tomacorriente, asigno todo el problema y todo el error al haber estado haciendo algo con cables pelados.

"Nunca hay que hacer nada con un cable pelado". "Los cables pelados son peligrosisimos"."Los cables pelados te pueden matar". Todas esas ideas y preconceptos funcionan bien para un madre de 4 que vela por sus hijos. Pero el problema no era el cable pelado. Yo estuve a punto de armar un enchufe antes de conectar el televisor. Las consecuencias hubieran sido las mismas aun sin los cables pelados. La realidad es que yo me equivoqué de cable y el televisor no tenia ninguna defensa automática para ese tipo de error.

Yo a ese momento estaba estudiando en una escuela secundaria industrial. En poco más de 2 años me recibiría de técnico en electrónica, y ya tenia buena experiencia en cuestiones eléctricas. De hecho, al televisor explotado lo arreglé yo mismo. Yo trabajaba con cables pelados todas las tardes en los talleres de la escuela. Sabia perfectamente que un cable pelado no es ni malo ni bueno. Un cable pelado, un contacto eléctrico en definitiva, es la base de todo si estamos en el mundo de la electrónica o electricidad. Obviamente si un cable pelado esta conectado a una fuente de tensión de cierta magnitud y usamos nuestro propio cuerpo para cerrar un circuito, y así dejamos esa tensión eléctrica convertise en corriente eléctrica que nos atraviesa, ciertamente sentiremos un fuerte shock. Si uno no sabe, es mejor alejarse de los cables pelados. Pero alejándose de los cables nos imposibilita construir cualquier cosa que requiera electricidad.

Fue en vano intentar explicarle a mi vieja que me había equivocado de cable, que el cable pelado nada tenia que ver con el incidente. "Nunca hay que acercase a un cable pelado !!" fue el fin de la conversación para ella. Menos éxito aún hubiera tenido si le hubiera intentado explicar que todos los días trabajaba con cables, y que en la escuela la joda más común en el taller de electricidad era dar corriente al sector de alguno de nuestros compañeros que estuviera distraído trabajando con sus conexiones, para verlo saltar de la patada. Todos nosotros teníamos docenas y docenas de patadas eléctricas de experiencia, pero eso era imposible de explicar a la vieja.

-------------------------------

¿Y adonde voy con todo esto?
Voy al hecho de que alejarnos de algunas cosas nos mantienen seguros en algunas circunstancias, pero eso no significa que esas cosas son malas en todas las circunstancias, ni significa que esa estrategia nos mantendrá seguros en todas las circunstancias.
 
-------------------------------
 
ADVERTENCIA: Este escrito no intenta aconsejar financieramente en ningún sentido. Esto es solo un analisis de eventos pasados que pueden no repetirse en el futuro. Nadie debe tomar decisiones económicas o financieras basadas en lo aquí discutido o expresado. Las decisiones financieras o económicas deben ser tomadas asesorándose con profesionales, y en base a condiciones personales únicas.
 
Ahora voy a entrar de lleno a un tema que toqué en el post anterior cuando hablaba del apalancamiento financiero: las deudas.

Si nos situamos en un contexto latinoamericano, las características político-económicas que generalmente encontraremos son:

- Significante riesgo país, algún riego de devaluación de la moneda y consecuentemente altas tasas de interés.

- Inestable situación socio política y alto riesgo de cambio de las reglas de juego. Para cualquier inversión, a la tasa de rentabilidad estimada en el caso de negocios hay que ajustarla por el factor de riesgo político-económico.

En este contexto es difícil obtener las condiciones para apalancarse financieramente. No es fácil obtener una tasa de rentabilidad ajustada por riesgo que sobrepase comodamente la tasa de interés. Mayormente los individuos honestos no ven ninguna gran ventaja en endeudarse. La única ventaja de una deuda es que nos provee con el beneficio de empezar a disfrutar de algo mucho antes de poder pagarlo completamente. Por ejemplo si se quiere comprar una casa, endeudarse es en general la única manera. Pero siempre hay una carrera para tratar de repagar la deuda lo antes posible. "Es malo estar endeudado" es una máxima que funciona bastante bien en el conciente colectivo de las sociedad latinoamericanas.

Ahora situemonos en el contexto australiano, en el mercado de propiedades. Particularmente situemosnos en Melbourne durante los últimos 10 años, solo para el ejemplo. Y hagamos unos cálculos gruesos:

Las propiedades en Melbourne durante este período en promedio tuvieron un incremento en valor de 9.6% anual aproximadamente. La tasa de interés a consumidor final para compra de propiedades estuvo en promedio en el 7.21%. Ademas un casa se alquiló a 4% de su valor al año.

Entonces, haciendo una cuenta gruesa, una casa para alquilar que se compra totalmente basada en deuda rindió por año: 9.60 - 7.21 + 4.00 = 6.39%

Alguien dirá, "bueno, 6.39% por año no es tan bueno. Es lo que da un banco...". Si alguien piensa así no está entendiendo el caso correctamente.

Si el sujeto A tenía hace 10 años 1000 dólares y ponía ese dinero en el banco, al año recibía más o menos 1070 dólares.
Pero si el mismo sujeto, teniendo sólo 1000, se endeudaba en 200.000 dólares para comprarse una casa de ese valor, la alquilaba y al año la vendía, al final se quedaba con 13.780 dólares. Es decir ganó 6.39% del valor de la casa que compro sin tener el dinero. (Obviamente en este ejemplo estoy simplificando mucho las cosas. Siempre hay gastos, impuestos que pagar. No siempre el posible pedir el 100% de una propiedad, y varias otras cosas. Pero la esencia es la misma). La diferencia entre $70 y $12780 es sustancial.

Pero otra cuestión interesante es que al segundo año, el valor de la propiedad había aumentado, y el valor del alquiler también, pero su deuda estaba fija. Entonces el segundo año obtendría:
9.60 *1.096 - 7.21 + 4 *1.096 = 7.69 % del valor original de la casa. Y así año tras año la ecuación mejoraría.

Como si eso fuera poco, este sujeto tenía una perdida financiera ( no económica ) debido a que los intereses que pagaba eran mayores a los ingresos por alquilar, por lo tanto esa perdida financiera la descontaba de impuestos. ( Este asunto es conocido como "negative gearing" )

Todo esto era gracias al poder de la palanca financiera. En melbourniano de esta época estaba acostumbrado a apalancarse: pedir el dinero prestado, comprar un casa y quedarse con una ganancia de más del 6% del valor de la casa por año. Y esto no pasó sólo en los últimos 10 años, pasó mayormente en todo el tiempo que cualquier persona viva puede recordar.

Y la realidad es que muchos australianos, o muchos inmigrantes que llegaron aquí hace tiempo, y que hicieron bien las cosas ya tienen 2, 3, 4 o más propiedades que adquirieron con este método.

Y el endeudarse no sólo proveía una ventaja económica, sino también protección. Quienes no se endeudaron para poner un pie dentro del mercado de propiedades, año a año vieron como las propiedades y los alquileres cada vez eran más inalcansables ( porque los salarios no aumentaron a ese ritmo ), y cada año se vieron empujados más y más hacia las afueras, a áreas más accesibles, las cuales cada vez tambien se alejan más.

"Es bueno estar endeudado" era una máxima que funcionó muy bien con el mercado de propiedades para los australianos.

Y asi la sociedad australiana vive endeudada. No siempre distingue entre una buena deuda y una mala deuda (porque las hay de los 2 tipos). Pero en general están bien endeudados aprovechando un apalancamiento.

Dos contextos diferentes estuvieron expuestos a realidades distintas, lo que generó dos conceptos diferentes respecto de endeudarse. Cuando un latinoamericano llega a Australia, suele usar su preconcepto respecto de las deudas, sin darse cuenta que el contexto es diferente. Locales y recién llegados ( o aún los llegados hace mucho ) viviendo en el mismo lugar, con las mismas condiciones, suelen reaccionar de manera diferente. Ninguna reacción es incorrecta, por supuesto. Lo que no debe hacerse es reaccionar basado en un preconcepto que se no entiende completamente.

Por supuesto que nadie sabe que puede pasar mañana. Todo puede seguir como fue por décadas, o puede estallar lo que algunos consideran una burbuja inmobiliaria. ( Australia es el país con el mayor índice de sobrevaluación del mercado de propiedades: 56%+ ). Los que toman riesgos pueden perder o ganar. Los que no lo toman pueden perder o ganar.

En definitiva lo importante es saber lo que se está haciendo y cuales son los efectos posibles, porque siempre se está haciendo algo, ya sea por acción o por omisión.



20 mayo 2010

Dinero, malentendidos y falacias - 3

Continúa del post anterior: Dinero, malentendidos y falacias 2



En los 2 posts anteriores invertí unos cuantos párrafos para hablar de algunas de las grandes falacias o malentedidos en el campo de la economía, las cuales lamentablemente están impregnadas hasta el hueso en algunas culturas, algunos países o en algunos niveles de algunas sociedades. Y digo lamentablemente porque entendiendo incorrectamente esas cosas, luego a la hora de votar por gobernantes se elige a alguien igualmente equivocado, y luego el desastre es inevitable. Adicionalmente esos errores conceptuales no sólo afectan una sociedad a la hora de elegir modelos económicos, sino que también afectan la trama social en lo cotidiano, destruyendo los incentivos para lograr una sociedad sana, justa y productiva.

¿Y como es que todos estos malentendidos se generan y se mantienen ? Supongo que la lista de los contribuyentes más destacados puede empezar con los antiguos egipcios, romanos y griegos; siguiendo con el catolicismo y el cristianismo; el comunismo y el marxismo; y por supuesto algunos de los impresentables latinoamericanos: Castro, Chávez y Kirchner. Pero el tema de los orígenes de los errores lo voy a dejar para después.

Cuando empecé con esta serie de posts, mencioné las diferencias entre Australianos y Latinoamericanos. Yo percibo claramente que todas estas falacias tan comunes en Latinoamérica no son comunes en Australia. Las empresas y los empresarios son vistos como agregadores de valor. El dinero no es pecado, y la gente con dinero no es odiada ni mal envidiada, ni debe andar escondida. Se entiende que la riqueza se genera con trabajo y con emprendimiento, y generándola no se está robando nada a nadie ni privando a nadie de nada. Y se entiende que la riqueza generada por alguien para si mismo tiene un impacto positivo sobre los que están alrededor. Y todo el mundo es libre de disfrutar el fruto de su trabajo como le guste. ¿Tiene esto relación con el hecho de que los australianos están en el top 8 de riqueza mundial?. Me animaría a decir que es un factor fundamental.

-----------------------

Pero todo esto que he comentado es muy filosófico, muy a largo plazo. Nada que tenga un impacto inmediato sobre el bolsillo. ¿Existe alguna diferencia de entendimientos entre Latinoamericanos y Australianos que impacte el bienestar de la gente en el corto plazo, y sin involucrar grandes discusiones filosóficas?. Si, creo que las hay también. Pero para ello hay que moverse desde los conceptos de economía hacia los de finanzas.Pero antes de entrar en este tema de lleno, es necesario establecer algunas definiciones.

La palanca, objeto compuesto por una barra y un punto de apoyo, es básicamente un amplificador de fuerza. Aplicando poca fuerza en un extremo de la palanca, se puede obtener una fuerza muchas veces mayor en el otro extremo. En finanzas también se habla de palanca cuando se utilizan los recursos externos para amplificar nuestra propia fuerza.

Hace muchísimos años, para mi fue una revelación entender que si una empresa que esta funcionando bien, no está endeudada, los directores están cometiendo un grosero error. Por supuesto que hay muchas consideraciones que deben ser tomadas en cuenta, y mi explicación es muy simplificada, pero en esencia la cuestión es sencilla. Si la empresa no produce rentabilidad por sobre la tasa de interés, conviene más vender todo y poner la plata en el banco. Si la empresa produce rentabilidad por sobre la tasa de interés (como en régimen debería ser), es obvio que tiene que pedir prestado para apalancar su rentabilidad.

En ejemplos: si mi empresa en un año duplica lo que invierto, y tengo $1 para invertir, al segundo año tendré $2. Pero si le pido al banco $100 a un interés del 10% e invierto eso, tengo entonces para invertir $101, lo que al año se convierte en $202. Le devuelvo al banco lo que le pedí más los intereses ($110), y me quedo con $92. Cuando con mis propios recursos ($1) antes podía generar otro peso en un año, pidiendo prestado recursos a alguien más, de un peso pasé a tener $92. En este caso multiplique mi beneficio por 91 veces. Sustancial diferencia !!!. Eso es apalancamiento. ( Por supuesto que el apalancamiento puede ser negativo, si en lugar de tener ganancias, tengo pérdidas )

La parte más interesante para este post es que el apalancamiento no sólo funciona para las empresas, sino que también funciona para las personas. 

¿Y cual es la diferencia de entendimiento y de comportamiento respecto del apalancamiento financiero entre Australianos y Latinoamericanos? ¿Cómo lo entienden unos y como lo entienden otros, si es que lo entienden? ¿Cómo los Australianos se apalancan o lo han hecho en el pasado para incrementar su riqueza? ¿Por qué los recién llegados no lo entienden completamente, o reaccionan en la dirección opuesta a los nativos?

Las respuestas a estas preguntas son muy interesantes. Y si bien en ningún momento intento o intentaré aconsejar financieramente en ningún sentido, Y QUE ESTO QUEDE BIEN CLARO,  al menos intentaré analizar el asunto haciendo evidente algunas cosas que no siempre lo son para todo el mundo, y que definitivamente impactan el bolsillo y el futuro de unos y otros.

Pero todo eso, en la próxima entrega….


14 mayo 2010

Dinero, Malentendidos y Falacias - 2

Continúa del post anterior:  Dinero, Malentendidos y Falacias


Siguiente falacia:

El valor de las cosas como una representación del trabajo que se puso en ella.

Charles Marx fue sin duda el mayor contribuyente a la propagación de esta errónea idea. El pilar de su famosa obra El Capital, origen del Marximo, es la teoría del valor. Según Marx el valor una mercancía depende del tiempo de trabajo que ha invertido en fabricarla. Más exactamente expresó que el valor de algo puede ser objetivamente medido por el valor promedio de las horas labor requeridas para producir ese algo. Esta idea es muy facilmente demostrable como errónea, por supuesto. Sin embargo por razones que luego comentaré, este concepto tuvo un desafortunado impacto global en su época, impacto que se propagó hasta nuestros días.

Una concepción mucho más acertada de la teoría del valor se desarrolló entre los pensadores económicos austríacos. Ellos sugierieron que el valor de un bien no tiene que ver con las propiedades del bien, sino con las actitudes de las personas hacia el bien. Y no sólo eso, sino que que un mismo bien, tiene distinto valor para la misma persona dependiendo de las circunstancias. Así es que se llega al concepto de utilidad marginal, es decir que el valor de un bien depende de dos cosas: de la utilidad que alguien puede obtener de ese bien en un momento específico, y de la escasez del mismo en ese mismo momento. El concepto de utilidad es fácil de entender pero el de marginalidad es un poco más complicado. Pongo un ejemplo que ya he usado en el pasado: si sólo dispongo de un litro de agua, es seguro que lo reservaré para la utilización más importante: beber. El valor de ese litro de agua es muy alto, ya que lo asocio con la necesidad vital de hidratarme. El siguiente litro que aparezca disponible ( un litro marginal respecto de lo que tengo ) será de alto valor tambien, aunque no tanto como el primero. Si tengo miles de litros de agua, tengo agua para todo posible uso, y el valor que le doy a un litro marginal (al litro siguiente ofrecido) es el que le doy al litro que se va por el inodoro cuando presiono el botón. ¿Cuanto paga Ud por un litro de agua ofrecido en la puerta de su casa si no ha bebido en días y no hay otra fuente de agua cercana? ¿Cuanto paga Ud. por ese mismo litro, si tiene agua corriente en su casa?. El bien no cambio, cambiaron las circunstancias del consumidor.

Es realmente difícil de entender como tantas teorías, tantos líderes y tantos movimientos políticos se construyeron sobre algo tan claramente erróneo. El secreto de éxito de una idea equivocada se haya en la astucia de haberla asociado a conclusiones que las masas querían escuchar. (eso lo explicaré luego )

En definitiva la cosa es bien simple: el valor de algo tiene poca relacion con el esfuerzo (o costo) del fabricante, es una propiedad subjetiva asociada al comprador.

Los empresarios, los inescrupulosos explotadores.

Basados en este concepto, muchos países, sociedades, comunidades demonizan al empresariado, e intentan reducirlo o eliminarlo. Semejante intento es de una mediocridad mayúscula. Sin empresarios no habría trabajo para nadie, no existiría progreso y la miseria sería total. Y en el rubro empresario incluyo tanto a quien es dueño de un compañía multinacional como a la señora que en su casa cose ropa para afuera, la cooperativa de granjeros que viven de su cosecha, el jubilado que tiene una segunda casita para alquilar y la estudiante que en sus horas libres da clases de inglés o de matemáticas. Un empresario es quien arriesga algo ( esfuerzo, tiempo, dinero ) para poner en funcionamiento una idea en la que cree, y con ello ofrecer un beneficio a los demás a cambio de un beneficio para si mismo. Y no importa si se es Bill Gates o un modesto emprendor, ambos están esencialmente en la misma categoría. Los empresarios, que son los únicos que esencialmente toman riesgo e invierten, son tanto o más importantes que los asalariados. No es posible un mundo sin empresarios, ya que sin ellos el mundo se detiene, y alguien más siempre tendrá que tomar su lugar, aunque sea para procurarse comida convirtiéndose en un emprendedor del arco y la flecha. Por otra parte un empresario es el único que puede ofrecer trabajo, y darle un rol al asalariado. Además los empresarios pueden desarrollarse sin asalariados, ya que los empresarios son trabajadores tambien. Es el caso de millones de emprendedores dueños de iniciativas personales, que apalancan con su propio esfuerzo, con la tecnología o en sociedad con otros. El mundo sobrevive sin asalariados, no sin empresarios.

Es cierto que el Gobierno también es un proveedor de trabajo. En algunos casos tomando el rol de empresario, que no le corresponde y que en general desempeña ineficientemente. En otros casos otorgando cuasi-empleos para cubrir la cuota de populismo y asi derrochar los recursos. Y algunas veces dando empleos en forma genuina con el objetivo de administrar las funciones de gobierno. Quienes pagan todo esto, por supuesto, son los otros empresarios, los reales.

Que cada vez haya más y más empresarios, y no menos, debería ser el objetivo de toda sociedad. Con más empresarios, hay mas desarrollo, más trabajo, más bienestar. El empresario más que el problema es la solución. Atentar contra la reproduccion ilimitada de empresas y empresarios es consecuencia de una ignorancia incomprensible.

Ok, dirá alguien, es claro que son necesarios, pero eso los libra del adjetivo de "explotadores"?. Ese es otra confusión que aclararé más adelante.

La economía, disciplina de suma cero.

Suma cero describe una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes. Se llama así  porque si se suma el total de las ganancias de los participantes y se resta las pérdidas totales el resultado es cero. La gran mayoría de los juegos es de suma cero, ya que cuando alguien gana es porque alguien más perdió. Cortar una tarta es de suma cero porque llevarte un trozo más grande reduce la cantidad de tarta que le queda a los demás.

¿Y cual es la relación entre la economía y la suma cero? Basicamente ninguna. En toda transacción económica, las partes que participan voluntariamente, lo hacen ya que creen que su situación mejorará. Si no no participarían. Y de hecho así sucede, como el valor es subjetivo, y cada persona le asigna distinto valor a las cosas, y para cada personas las cosas contribuyen a satisfacer necesidades distintas, todo el mundo sale ganando después de una buena transacción. Adicionalmente las personas, mediante su esfuerzo, creatividad y trabajo generan riqueza neta, que después es distribuida mediante comercio.

La tan arraigada creencia ( la he visto en todos lados y a todos niveles de educación ) de quien tiene algo lo tiene gracias a que ha privado a alguien más de tenerlo, es totalmente absurda. Sin embargo es convincente. La gente está más acostumbrada a pensar en terminos de juegos que en terminos de economía, o a creer que el dinero, como representación de riqueza, tiene un volumen fijo y limitado. Una prueba por el absurdo es bastante sencilla. Imaginemos que la economía fuera de suma cero y no se generara riqueza neta permanentemente, sino que todo se redujera a transferencia de la riqueza de unos a otros, dejando a los unos más pobres. Si ese fuera el caso toda la humanidad estaría todavía en la edad de piedra, usando taparrabos y cazando con palos. Y debido a que algunos miembros de la sociedad fueron más astutos que otros, esos tendrían más taparrabos y más palos que los otros, a los que han vilmente engañado con algún negocio sucio. Así que los unos tendrían un taparrabo para los días de semana, y otro para usar con la familia el fin de semana. Tendrían un palo para cazar y otro de reemplazo cuando el primero se le rompe. Los desafortunados otros andarían corriendo en bolas, intentando cazar algo con las manos. ( El lector debe reconocer que explicaciones tan visuales y palpables no se encontrarán en libros de economía, que por lo general son aburridísimos e inentendibles). Pero ciertamente no estamos en esta situación descripta. Es cierto que hay millones que no han avanzado mucho desde aquellos precarios dias, pero esa es una cuestión distinta a lo aquí discutido.

Esta creencia de que la riqueza solo se transfiere y no se genera, crea todo tipo de malentendidos. Por ejemplo: "si alguien es rico es porque le quitó ese dinero a alguien más, o al menos le evitó obtenerlo. No sólo es un mezquino que tomó el dinero de otros, sino que además dejo a los otros en precarias condiciones. Definitivamente los ricos son malos y hacen daño. Los empresarios en general tienen más riqueza que los asalariados. Definitivamente los empresarios deben ser malos". Y uno de los más interesantes corolarios, fuertemente arragaido en algunas sociedades: "si quiero mejorar mi situación y tener más dinero tengo que ingeniarmelas para quitarselo a alguien más". Todas estas son rídiculas y dañinas creencias generadas por la incorrecta idea de que la economia es de suma cero.

--------------------

Otra vez llegué al final del post sin poder decir lo que realmente quería decir. Así que otra vez lo tengo que dejar para la próxima.

Y para compensar a aquellos que ya que se me quejarán por haber graficado este post con un cavernícola bruto, peludo y maloliente, aquí les dejo la correspondiente cavernícola, mucho más atractiva a todos los sentidos, y probablemente más convicente en el sentido económico. ( Esto tampoco se encuentra en los libros de economía )


07 mayo 2010

Dinero, Malentendidos y Falacias

El saber popular tiene una alta influencia en la vida cotidiana. Y con saber popular me refiero a ese conocimiento que se adquiere y transmite como bagaje cultural, y que no requiere comprobación. Las cosas simplemente se "saben" y no es necesario entender el por qué. Se supone que alguien alguna vez dedujo y/o comprobó tal conocimiento, y rara vez se piensa nuevamente en las razones, pero las conclusiones se aceptan indiscutiblemente.

Como contrapartida el saber científico proviene de la observación y de la experiencia repetitiva, enmarcadas en una metodología estricta. Enuncia teorías y las prueba hasta obtener conclusiones. Requiere esencialmente estudio y análisis.

El problema con el saber popular es que algunas veces fue originado en base a condiciones contextuales que ya se modificaron. Hay algunas veces que ese saber se introdujo a propósito porque beneficiaba al poder de alguien, o de alguna causa, quedando la sociedad al margen de esos objetivos ocultos. Y es así que, de una forma u otra, muchas veces las leyes del saber popular se continúan transmitiendo y aplicando cuando ya no tienen el menor sustento.

Es importante notar, sin embargo, que muchas veces esa sabiduría popular está completamente alineada con el saber científico.

En donde la sabiduría popular generalmente falla es en lo que tiene que ver con cuestiones de dinero. Más específicamente en temas de economía y de finanzas.

No es lo mismo ser un agente económico (como toda persona lo es) que entender la economía como ciencia. Pero de economía y de finanzas todo el mundo habla. Especulaciones y enunciados, en general desde la ignorancia de la materia y hasta desde las contradicciones lógicas, dan como resultado un sinnúmero de falacias y malentendidos. Estas conclusiones, producto de buenos sentimientos pero de incorrecto razonamiento o de análisis superficial, por ser políticamente correctas se repiten una y otra vez hasta que impregnan el saber popular, teniendo un efecto negativo sobre la sociedad en general, y sobre los individuos en particular.

Para mi gusto, algunos de los malentendidos favoritos en esta área son:

- El mercado, el máximo villano.
- El dinero, ese objeto pecaminoso causante de tantos males.
- Los precios que deberían ser justos y accesibles.
- La distribución, método de conseguir una sociedad mejor.
- El valor de las cosas como una representación del trabajo que se puso en ella.
- Los empresarios, los inescrupulosos explotadores.
- La economía, la disciplina de suma cero.

Y lo interesante del cuento es que Australianos y Latinoamericanos no comparten algunos conceptos del conocimiento popular en temas de dinero. Y Latinoamericanos y Australianos tienen resultados sustancialmente diferentes en cuestión de riqueza. ¿Será que esas creencias afectan los resultados?

Antes de intentar desanudar estos malentendidos es importante eliminar del análisis a delincuentes, corruptos y mafiosos. Siempre es fácil destruir cualquier razonamiento utilizando el accionar de un delincuente como contraejemplo. Ese no debería ser el caso. Es necesario un sistema de valores más firme, y sistemas de seguridad y justicia que respondan propiamente para sacar a los delincuentes del circuito. Hay que hacer el análisis económico libre de sujetos no deseados.

Ok. Vamos uno por uno:


El mercado, el máximo villano.

El mercado no es más que la relación económica libre entre individuos. Es dejar hacer a la gente lo que quiera con sus decisiones económicas, sus deseos, sus caprichos, sus aciertos y sus errores. Es el concepto más puro en términos de libertad económica. No hay un sabelotodo, o un dictador o papá-estado estableciendo que se tiene que comprar, a que precio, quien lo puede fabricar y quién lo debe usar y quién no. No hay nadie tomando decisiones sobre el bienestar ajeno o compulsivamente manejando el dinero de la gente. La libertad económica es el máximo generador de bienestar y ha sido lo que nos trajo hasta aquí desde la época de piedra. Toda intervención afectando ese accionar libre distorsiona la esencia de las decisiones de la sociedad y produce necesariamente pérdidas.


El dinero, ese objeto pecaminoso causante de tantos males.

El dinero es un medio de cambio y de unidad de cuenta que simplifica mucho las transacciones económicas, y permite manejar granularmente el intercambio. Sería realmente complicado ir a la panadería a pagar con una bolsa de sal, o con una pepita de oro. Pero el dinero tiene otra función muy importante, es un marcador económico. Si se pudiera desde un helicóptero a mucha altura ver como el dinero se mueve y cambia de una mano a otra, y prestáramos atención hacia adonde van los grandes flujos de dinero, entenderíamos 2 cosas. La primera es que quién esta recibiendo esos grandes flujos de dinero es quien más esta satisfaciendo a la sociedad ( por supuesto que no lo hace de bondadoso, lo hace por interés personal, pero eso es lo interesante del mercado libre, ya que siguiendo el interés personal se beneficia a los demás). La gente voluntariamente esta entregando su dinero a esa persona a cambio de algo que para ellos vale más. La segunda cosa es que ese flujo nos hace entender que es lo que la gente necesita y valora. Indica que esas actividades que atraen dinero deben ser reproducidas y aquellas que no abandonadas. El dinero es un gigantesco señalador de cual es la dirección a seguir para incrementar el bienestar y el progreso.


Los precios, que deberían ser justos y accesibles.

Un precio se define cuando hay un acuerdo entre un comprador y un vendedor. Si alguien quiere vender algo a una suma X, y nadie está dispuesto a pagar esa suma, ese no es un precio, es sólo un sueño del vendedor. En una economía libre el precio siempre se estable en el justo lugar para igualar la cantidad de compradores y vendedores. Si se producen 5 unidades de algo por mes, y hay siempre 100 interesados por mes, el precio subirá hasta que sólo 5 puedan y estén dispuesto a pagarlo. Para los restantes 95 el objeto será inaccesible, pero así debe ser ya que no hay otros 95 objetos. ¿Y por qué es justo que se les de más prioridad a los que tienen más dinero? Por qué precisamente quienes tienen más dinero son los que más hacen por el progreso de la sociedad y son los que mejor saben utilizar los recursos, además de que se lo ganaron. Pero que el precio suba para equiparar baja oferta con alta demanda es una gran cosa, ya que se está mandando al mercado una enorme señal. Se está diciendo: se necesita más gente produciendo esto!! Hay oportunidad de ganancia fabulosas!!. Inmediatamente el mercado reacciona atrayendo más competidores y haciendo bajar el precio abruptamente, dando a la gente eso que tanto hacia falta a un mejor precio. Los precios, siempre, siempre, independientemente de lo alto o bajo que sean, son, por definición, justos y accesibles.


La distribución, el método de conseguir una sociedad mejor.

El sistema de Robin Hood como política de estado es lo peor que puede sucederle a una comunidad. Sacarle a los que más tienen para dárselo a los que menos tienen, hecho de formar recurrente, y como política central, y no como elemento paliativo para aliviar la carga de los más necesitados, es condenar la sociedad a la peor de las miserias. Este tipo de políticas destruyen los incentivos básicos, ya que se castiga a los más productivos y se premia a los inútiles y holgazanes. A la larga todos los que queden serán inútiles y holgazanes. Es la más elemental de las conclusiones en las ciencias sociales, sobre todo si tenemos en cuenta que hablamos de humanos, bicho jodido como hay pocos en la naturaleza. El humano, siguiendo su impulso genético invariable por millones de años, actuará primero en beneficio propio y de los suyos y no de la comunidad toda. Por lo tanto, prestará mayúscula atención al sistema de incentivos y actuará en consecuencia.

Para ejemplificarlo con algo más reducido que una sociedad, vayamos al ejemplo de una familia de muchos hermanos, en donde el padre ha decidido que todo lo que los hermanos ganen será repartido entre todos en partes iguales. Tenemos por un lado al hermano que se esfuerza al máximo, se arriesga, sacrifica muchas cosas y obtiene ingresos fabulosos. Tenemos en otro extremo al otro hermano que se pasa todas las noches de joda, y nunca se levanta antes del mediodía, si es que se puede levantar. Sus ingresos son paupérrimos, cuando logra tener algunos. Entre los dos extremos hay varios otros hermanos con situaciones intermedias. Pero todos, al final del mes se quedan con lo mismo. El primer mes quizás todo esté bien, quizás el segundo también. Tal vez un año o dos. ¿Qué pasará después de 5 años, o de 10?. Definitivamente no habrá más familia. Los más productivos se habrán ido cansados de mantener la fiesta de los demás. Los fiesteros estarán en la miseria, y ciertamente todos estarán peleados. Si esto pasa con una familia donde todos se conocen y comparten la sangre, que no pasará en una sociedad a la que se le aplique el mismo modelo?


Este post está quedando demasiado largo, así que lo mejor me lo reservo para la próxima…