25 octubre 2010

Los 9 de Lucas












¡¡¡¡ Feliz Cumple Lucas !!!!


19 octubre 2010

Otra vez el 1 a 1 !!



En Argentina viví por 11 años con la paridad peso-dólar ( La famosa Convertibilidad ), desde que fue instalada hasta que explotó. De hecho la onda expansiva de esa explosión me hizo cruzar el Océano Pacifico.

Fue una buena idea que funcionó bien al principio controlando una galopante inflación y revirtiendo la total desconfianza en la moneda local. Pero con los años, la no atención de los problemas de siempre ( escandoloso gasto público, demagogia y profunda corrupción ), causó que la forzada paridad terminara dejando la moneda argentina fuera de competencia. Las consecuencias fueron tremendas.

Ahora vivo en Australia, y otra vez vivo con el 1 a 1. 

Estos días, por primera vez en su historia, el dólar australiano (A$) alcanzó al dólar estadounidense. Pero esta vez es distinto, sin embargo. El precio del dólar australiano fluctúa libremente. Esto significa que su precio es determinado como el de cualquier otra cosa en un mercado libre, se ajusta para igualar oferta y demanda en mercados internacionales. Actualmente es la quinta moneda mas comercializada en el mundo, detrás del dólar americano, el euro, el yen y la libra esterlina.

Ciertamente una relación 1 a 1 no significa nada si no la colocamos en un contexto temporal. Con esto quiero decir que si Australia imprimiera billetes de 2 dolares y los cambiara por los billetes (o monedas) de 1 dolar en existencia, todo los poseedores de A$ pasarían a tener el doble de dinero inmediatamente, pero en un ajuste casi inmediato de oferta-demanda todo el mundo encontraría que lo que antes compraban con 1 A$, ahora lo compran con 2 A$. Es decir a pesar de tener el doble de dinero, el dinero tendría la mitad de poder adquisitivo. Y también sucedería que en los mercados internacionales el dólar pasaría de 1-a-1 a 2-a-1 con el americano. ( la realidad sería un poquito mas compleja, pero la simplificación sirve ). Es decir nada cambiaría porque no se puede generar valor con una imprenta. Todo sería igual que antes con una relación 2 a 1.

Pero si es interesante notar que en un contexto temporal el dólar ha tenido una carrera ascendente. Cuando yo empecé a preparar la migración a Australia, por allá por el 2002, para comprar un dólar americano había que poner 2 dolares australianos. En 8 años duplicó el valor respecto del americano. Me acuerdo que mientras esperabamos para rendir el IELTS en la Cultural Inglesa de Buenos Aires, mi amigo y actual vecino Fabio me decía: "Dicen que hay que comprar $A porque parece que va a subir".

¿Y que es lo que causa esta supervaluación del A$ respecto del dólar americano?. Basicamente Australia esta pasando por un momento muy fuerte de su economía, incluyendo una tasa de desempleo bajísima. Estados Unidos esta por estos dias en una situación inversa.

Otro síntoma de las diferencias es el mercado inmobiliario. En USA se consiguen casas a precio de regalo, mientras que las australianas son las más caras del mundo en este momento. 

Un compañero de trabajo viajó hace unas semanas a comprar casas en USA, y en una de las ciudades con más baja compró 3 por 40,000 dolares. El profesor de tenis de los chicos, que viajó a Orlando a visitar el hijo la semana pasada, contaba que casas realmente buenas pueden comprarse por 50,000 dolares. 

En Melbourne es casi imposible conseguir una casa decente por menos de medio millón de dolares.  El balance entre oferta y demanda, sustentada por las condiciones económicas de fondo, causa estas increibles diferencias.

Para hacer más claras las fluctuaciones, es interesante imaginarse que hubiera sucedido con un inconcientemente migrante  afectado por estos vaivenes:

- Supongamos que en el 2000 alguien compraba una casa en Argentina a 200,000 dólares, que eran 200,000 pesos argentinos.

- En el 2002 decide venderla e irse a vivir a Australia. Post-Crisis la hubiera vendido con 30% de pérdida del valor en dólares a 140,000 dólares, que eran 420,000 pesos argentinos. ( 3 a 1)

- Hubiera transferido ese dinero a Australia, los hubiera cambiado por 280,000 dólares australianos y se hubiera comprado una casa por ese valor.

- Esa misma casa hoy costaría 720,000 dólares australianos.

- Supongamos que la vende y convierte a  720,000 dólares americanos.

- Vuelve a Argentina y convierte a pesos argentinos ( 4 a 1) obteniendo 2,880,000 pesos argentinos.

- Es decir el suertudo e inconsciente sujeto volvería a Argentina habiendo multiplicado su capital original por 15 en un período de 10 años. 

- El beneficio no es tan real porque la inflación en  Argentina es desopilante, sólo superada por países africanos. En los últimos 10 años el indice combinado de inflación supera muy comodamente el 250%.

- Corrigiendo por inflación, el sujeto además de estar por encima de la pérdida por inflación, hubiera multiplicado su capital por 6, sin hacer nada más que moverse.

- Glup !

10 octubre 2010

La Oficina

Siguiendo con la adaptación de la nueva casa a nuestra necesidades, un problema central fue decidir donde colocar la oficina ( que es básicamente mi escritorio, el lugar de trabajo de Patricia cuando trabaja desde casa, y todo el espacio de archivo y papelería ). Jugamos con varias ideas al principio, pero finalmente decidimos ubicarla en un viejo y sucio taller que estaba al fondo del terreno, detrás del garaje. 

Saqué algunas fotos del antes y después del proceso de acondicionamiento, pero me olvidé de sacar fotos del estado original, lleno de muebles podridos y suciedad. Sólo saqué las primeras fotos después del vaciado y limpieza.

Ahí va el antes y después:















02 octubre 2010

Riesgo y Mitigación

El riesgo, según la real academia española, es la "proximidad de un daño". Esta definición es válida para el uso general y cotidiano, pero no es muy precisa. Para algo más preciso hay que entrar en el terreno de las probabilidades.  Y si vamos en esa dirección podemos decir que el riesgo es la probabilidad de que suceda un evento que tendrá consecuencias adversas. En otras palabras, es la medida potencial de pérdida o lesión en términos de la probabilidad de ocurrencia de un evento no deseado. Y en general se dice que un riesgo es importante cuando se combinan dos cosas: 1) la probabilidad de que ocurra un evento es alta y 2) las consecuencias de ese evento son sustancialmente negativas.

Los riesgos en general existen como consecuencia de una combinación de elementos que no dependen necesariamente de nosotros. Lo que si podemos manejar es la atenuación de la probabilidad o la atenuación de la consecuencia. Es decir, ante la existencia de un riesgo, podemos aplicar una estrategia de "mitigación" del riesgo.

Por más que no lo tengamos presente, el balance entre riesgo y mitigación está presente en casi todo lo que hacemos. Cada decisión de vida, cada decisión de negocios, cada proyecto, cada initiativa, cada acción tiene riesgos y posibles mitigaciones. Mucho se puede hablar al respecto, pero digamos simplemente que los 2 errores dramáticos en este área son: 1) invertir mucho en mitigación de riesgos que no son significantes o 2) no invertir en mitigación de riesgos que son significantes.

Hace unas semanas fueron las elecciones nacionales aquí en Australia, y si bien ya he votado en este país varias veces ( perdiendo siempre como es mi costumbre ), nunca dejo de asombrarme del procedimiento:
Uno puede ir a cualquier escuela de entre muchas del distrito electoral al que pertenece. Llega ahi y le preguntan el nombre. No se pide ninguna identificación ( en Australia no es obligación tener una identificación. Documento obligatorio y único no existe, el pasaporte no lo tiene todo el mundo, y lo que funciona como identificación en la práctica es la licencia de conductor - que uno puede no tener ). De cualquier manera no le piden nada, se pregunta el nombre, se busca en la lista, que es común a todas las escuelas, y se marca con un puntito en lápiz. Hay una sóla persona que hace eso. No hay fiscales, ni fiscales de los fiscales. Luego uno pasa a una mesa con una única boleta y con un lápiz marca su selección, y la finalmente la coloca en una urna.
Cada vez que paso por ese procedimiento mi cerebro latinoamericano reacciona a todas las debilidades: ¿Cómo saben que soy realmente yo?. ¿Y si voy a 20 escuelas distintas y digo que soy mi vecino, como evitan que vote 20 veces a mi candidato y que mande preso a mi vecino? ¿Cómo un partido controla que el otro no esté haciendo trampa? Y así con cada paso. No puedo evitar detectar la fragilidad del proceso, e imaginar mil maneras de quebrarlo.

¿Es que esta gente es ingenua? No necesariamente. Simplemente es erróneo invertir en mitigación de riesgo que es bajo. Quizás algún "vivo" haga esas cosas que en posterior proceso son detectadas. Pero seguramente la irrelevancia del número de ocurrencias, que ciertamente no modifican ningún resultado, no justifica el cambio de un sistema y la molestia de los votantes para hacerlo a prueba de "vivos".


Lo mismo sucede con miles de cosas cotidianas.

Ver los ATMs en la calle, sobre las veredas, es asombroso. Todavía no me deshago de la idea de que tienen que estar protegidos en cabinas con acceso electrónico.

Todos los grandes supermercados y grandes tiendas tienen la funcionalidad de pago autoservice. Cuando uno compra, no necesita pasar por un cajero humano, uno puede hacer la registración y el pago uno mismo. Se va a una registradora autoservice, se leen uno por uno los artículos comprados escaneando el código de barras, se embolsan y se paga usando cash o plástico. Y listo, uno se marcha sin control de ningún humano.

La biblioteca del barrio, a la que voy todas las semanas ya que es mi provisión permanente de películas en DVD, música en CDs, libros y juegos para la Wii, también tiene el préstamo autoservice. Tomo todo lo que necesito, lo escaneo y me voy.


¿Existirán vivos sacando provecho? Quizás si, pero ciertamente las pérdidas por esos casos aislados no se comparan con los ahorros generados por la no necesidad de contratar gente para que cobre o controle.
  

La semana pasada Patricia tenía que firmar un contrato en relación a su empresa. Yo, que funciono de abogado entre todas las demás funciones de soporte, preparé los documentos a ser firmados por ambas partes. Del otro lado debían firmar dos personas que eran los representantes del fideicomiso que debía estampar la firma. Pero por facilidad uno de ellos nos informó que vendría sólo, y que iban a firmar los dos el dia anterior, y que luego venía y me traía los documentos. A mi se me erizaron los pelos. Yo quería ambas personas firmando en mi presencia. No quería ningún riesgo de que la firma no fuera verdadera. Finalmente le pedí al que venía que firmara de testigo de la firma del otro. El australiano no entendía nada. Patricia me decía: "te querés cubrir de todas formas porque pensas con la cabeza argentina". Y la verdad es que tenía razón, en Argentina todo es preparación a prueba de que alguien nos quiera cagar, cosa que probablemente sucederá. El problema allá es que con tanta energía destinada a mitigación, se le dedica mucha menos energía a avanzar.

¿ Y de donde viene todo esto de riesgo y mitigación ?  Se me ocurrió escribir al respecto  hace un minutos, después de leer 2 cosas:


1)  Noticias en los diarios de Argentina del trágico caso del secuestro seguido de ejecución de un adolescente. Todo fue para pedir un rescate de poco más de 100 dólares. En ese momento recordé mis últimos años en Argentina cuando tenía en casa preparado un sobre con una suma importante de dólares en cash, por si llegaba el día de que me llamaran porque habían secuestrado alguno de mis chicos.


2)  Un escrito que Florencia se olvidó arriba de la mesa de la cocina. Durante varios párrafos en inglés se describía a ella, luego a su familia y a sus mascotas. En el último párrafo dice "Nací en Argentina, un muy hermoso lugar. En Argentina hay muchos ladrones y mucha gente mala, que es la razón por la que nos tuvimos que mover aquí, a Australia. En Argentina todavía tenemos una vieja perra que amamos mucho: Reina."


Parece que Florencia interpreta que nuestra emigración fue simplemente una estrategia de mitigación de riesgo.