27 noviembre 2010

Un grave problema de moral


El post de hace 2 semanas ( La muerte del rey ) me resultó particularmente interesante. Ciertamente no porque me haya iluminado de alguna forma respecto del tema tratado, pero porque me hizo comprender un perfil de la Argentina que anteriormente no había visto tan claramente.

Algunas veces en este blog se han abierto debates alimentados por perspectivas filosóficas distintas sobre un tema; algunas otras veces los debates fueron fogoneados por un desbalance de conocimiento en las partes sobre la disciplina discutida. Nunca antes creo haber visto aquí un debate moral.

La moral es el conjunto de normas de un grupo social que provee orientación respecto de lo que está bien y de lo que está mal; y me sorprendió ver como el debate entre los participantes, que ciertamente no son representantes de la población ignorante y marginada (facilmente manipulada) deja ver una vital ruptura en la estructura moral de la sociedad argentina.

Mi post fue claro, creo. Yo no hablaba de relatividades, mis sentencias fueron absolutas. Yo dije el tipo es un ursurpador, un corrupto, un amoral, un violador de la ley, un hipócrita, alguien que abusó de su función y de su no función para su provecho propio, un mentiroso. Un delincuente en definitiva. Y no lo digo basado en los innumerables casos que requerirían investigación y juicio, lo digo basado en lo que hizo abiertamente, riéndose en la cara de todos. Para mi no hay grises o interpretaciones en esto. Es un simple hecho. En un lugar justo y serio el tipo hubiera terminado preso hace rato. (Y espero que nadie caiga en la boludez de preguntar cuales son los casos que ejemplifican cada uno de los adjetivos, porque no voy malgastar mi tiempo en tal respuesta.). Y no estoy comparando países: no se si el lugar justo y serio existe, pero el sentido de justicia y seriedad existe en mi, lo que es completamente diferente.

Como consecuencia de mi post, una porción de los comentaristas, representando una clase educada, salió a hacer apología del delito ( tratar de justificar acciones de dudosa legalidad - o ilegales - normalmente mediante el discurso. Es el elogio público de un acto criminal ). Es decir la moral de la sociedad ( suponiendo que el debate aquí fue representativo de la polarización de la sociedad) está quebrada. La definición de bien y mal está totalmente trastocada, al menos para una buena porción, pero ciertamente para la sociedad en su conjunto.

El comentario que más me gusto fue el de Damian cuando mencionó que la Argentina vive un Síndrome de Estocolmo colectivo. (El síndrome de Estocolmo es una reacción psíquica en la cual la víctima de un secuestro desarrolla una relación de complicidad con quien la ha secuestrado. En ocasiones, puede acabar ayudando a sus captores a alcanzar sus fines o a evadir a la policía. Una de las posibles causas es que los delincuentes se presentan como benefactores ante los rehenes para evitar una escalada de los hechos. De aquí puede nacer una relación emocional de las víctimas por agradecimiento con los autores del delito.) En psicología es también común encontrar un perfil de persona que siente identificación psicológica con el abusador poderoso ( son numerosísimos los casos de maltratos domésticos donde la víctima no puede abandonar al abusador ). Si una buena proporción de gente tiene ese síndrome de víctima abusada, o por el contrario se indentifica con las prácticas abusivas, no es claro para mi, pero ciertamente la cosa no está bien.

También es cierto que la gente tiene diferente capacidad en el manejo de la abstración. La "moralidad", para quienes no tienen fuertes principios rectores y la capacidad de abstracción del ambiente que los rodea, termina siendo definida por la "normalidad". Y "normal" es lo que no muestra mucha diferencia de su colectivo. Y acá es donde se hace interesante la perspectiva del emigrado. Para alguien que ha vivido lo suficiente en paises con desarrollo diferente, la "norma" se encuentra en un punto distinto respecto al de la persona que tiene monovisión. Un argentino podrá decirme que Argentina no es muy insegura, un australiano podrá decirme que Australia no es muy segura. Mi respuesta tajante a ambos es que no tienen perspectiva, y su opinión es de relativo valor. Ninguno de los dos entiende la norma del colectivo. La visión de que esta mal y de que está bien, la moral, está seriamente limitada por la ausencia de exposición al colectivo. Es como tratar de explicarle a Mike, el personaje mono-ojo de Monsters Inc, que significa ver en 3 dimensiones. 

Alguien que no experimento diferentes realidades y que no abstrae, tiende a definir la "norma" sobre el eje temporal. Compara el presente con lo que tuvo antes o con lo que podrá venir, y se conforma con pequeñas relatividades en ese aspecto. No analiza el problema respecto del colectivo compuesto por otras realidades.

Mi enfoque en el mencionado post fue absolutamente moral, pero extrañamente fue tema de debate.

20 noviembre 2010

Mañana de sábado

Hoy  fue un sábado muy soleado, pero con muy poco viento. Así que decidí no sacar el velero. Ya que iba a tener un sábado más libre que de costumbre, aproveché la oportunidad para sacar algunas fotos.

Acompañé a Lucas al club y me quedé a mirarlo, ya que casi nunca tengo oportunidad. Cuando se me fue demasiado lejos para verlo, saqué algunas fotos del barrio.
Y finalmente nos encontramos con las chicas ( que habían seguido su propio programa de actividades ) en casa y terminamos en la pile




































12 noviembre 2010

La muerte del rey

La respuesta que tuve después de mi último post me sorprendió. Hace bastante tiempo que no recibía tantos mensajes en mi cuenta de email en relación a un post específico. Y ciertamente toda esa comunicación no fue en relación a lo que escribí, sino en relación a lo que no escribí. Decidí no publicar mi post en relación a la muerte del mandamás argentino, y por eso recibí un aluvión de mensajes. Desde los que simplemente me dijeron que les hubiera gustado leer eso, los que me mandaron textos propios y ajenos, hasta los que me pegaron duro diciendo que me había escondido detrás de fotos de vacaciones para evitar el tema.

¿Qué otra alternativa me queda ahora más que hablar del asunto? :-D

No voy a publicar lo que había escrito en la forma que lo había escrito, pero voy a reflexionar un poco al respecto abarcando la idea original.

Cuando recibí la noticia de la muerte, ciertamente no me entristecí. Me sentí aliviado por la mucha gente que aún vive en mi país de origen. Pero cuando vi las reacciones de la gente me sentí totalmente confundido. Menciones al "estadista"?, al "mártir", al "líder que murió por su país". Suba de la imagen positiva del gobierno?. Menciones de cuando el susodicho de chico le regaló una manzana a la maestra, y otros casos en que alguien lo vio haciendo algo bueno. Yo pensé: "es que todos se han alcoholizado y están hablando boludeces, me equivoqué de país, o la desviación necrofílica puede más que la razón"

El tipo tuvo dos objetivos muy claros: acumular poder y acumular dinero, y para ello no reparó en detalles menores como la ética, la moral, la honestidad y el bienestar de la gente que accidentalmente le confió el manejo del país primero, y de quienes lo arrebató después. La combinación de codicia, ideas retrógradas, ignorancia e imcompetencia para la buena política fue mortal. Hizo mal todo lo que hizo y destruyó casi todos los resortes de generación de bienestar. Si algo no está roto aún es por mérito de alguien más. La falta de perspectiva interna y el acostumbramiento al desguase del país puede hacer que todo sea considerado normal, pero no lo es.

Como todos los personajes con ambiciones de ser rey de países con tendencias bananeras, requirió del apoyo de los desafortunados que no entienden nada, o los que en su desesperación no ven más allá de la siguiente comida. Y siguiendo la receta de los que ya han andado ese camino, no sólo los mantuvo en su ignorancia y su pobreza, sino que hizo todo lo posible para multiplicarlos. Les creo enemigos y les dio limosnas, les dijo que él estaba ahí para protegerlos, y los aduló mientras los despojaba. Y los mantuvo a pan y circo. Y así ha sentenciado a pobreza eterna a millones, muchos de los cuales todavía no han nacido.

Nunca la Argentina tuvo tanto desprestigio a nivel internacional y nunca estuvo tan cerca de pertenecer al continente Africano. Va en camino de Venezuela, de donde todos los que tienen cerebro y oportunidad escapan  ( ver Migración Venezolana ).

¿Cómo expresar lo que siento cuando veo semejante contradicción? Afortunadamente la poesía vino a mi rescate. Las siguientes líneas de Tony Salcedo representan muy bien el cierre que buscaba. ( Gracias Yolanda )



Es una pena que murieras.

Este no es el final que yo deseaba.

Tu corcel desbocado de ambiciones

Se estrelló cuando menos lo esperabas.

La muerte no perdona ni a los reyes.

Para morir solo basta que estés vivo

Y a veces se soslaza con algunos

Por su soberbia y su talante altivo.



Tu mortaja será igual que todas

Sin oropeles y ningún bolsillo,

Así que tu riqueza acumulada

Para vos ya no tendrá sentido.

Tu muerte no me alegra, te lo juro,

Porque pensaba en un final distinto:

Rindiendo cuentas a mi patria amada

De la perversidad de tus caprichos.



Aunque quisiera no me aflora el llanto,

Es infinita la lista que analizo,

De odios, de rencores, de venganzas

De avaricia insaciable y sin sentido.

Es imposible enumerarlas todas

Porque llega la lista al infinito

Comenzando allá lejos y en tu pueblo

Donde dejaste a montones sin su nido.



Yo quisiera llorar, pero no puedo.

Cuando lo intento se aparece un niño

pobre y harapiento

Porque vive en el norte y es un indio.

Repartiste millones, no los tuyos!

Multiplicados a increíble ritmo,

Pero siempre cargados de impudicia,

De corrupción, de sobornos y de vicios.



Elegiste las heces de mi pueblo

Y los llevaste a gobernar contigo

Por eso el mal olor que emanan todos

Denuncian un sistema corrompido.

Al campo lo querías de rodillas,

Y querías ver preso al periodismo,

Peleado con el clero y con el Papa,

Con Europa y con todos sus vecinos.



¡Basta, por Dios! ¡Fue Dios quien dijo basta!

Pidió tu extradición y se la dimos.

Allá te juzgarán, pero cuidado,

No será de un juez el veredicto.

Yo quisiera llorar, pero no puedo.

Al Supremo Hacedor perdón le pido.

No deseo la muerte para nadie.

Que lo juzgue el Señor como es debido.


Invito a todos los que me escribieron con sus ideas, reflexiones y textos, vuelvan a dejar esos mensajes en los comentarios de este post. De esa manera no se perderán.


05 noviembre 2010

Escapada


En el viaje de vuelta en avión escribí un post completo respecto del fallecimiento del mandamás argentino. Llegado a casa decidí borrarlo. Nada iba a ganar enterrando lo que ya está enterrado. Para cerrar el tema basta decir que siempre hay una instancia de la justicia que no se puede comprar, no se puede manosear y no se puede evitar. Más vale dedicar el post a algo más positivo.

------------------------------------------------------

El año ha sido corto en percepción temporal e intenso en esfuerzos. Realmente hicimos muchas cosas y encaminamos muchas ideas y proyectos. Las fuerzas estaban por el piso, con la sensación que no llegábamos a las vacaciones de fin de año. Así que decidimos escaparnos una semana.

Sería el primer experimento para Patricia intentando ver si su nueva y pequeña empresa funcionaba por unos días sin que ella tuviera que intervenir. No fue muy exitoso. Durante las vacaciones la perdí varias veces en las que tuvo que desaparecer para arreglar problemas telefónicamente. Pero en el balance todos volvimos cansados, pero mentalmente renovados.

Así fue que nos tomamos un avión muy temprano y volamos 2 horas hacía el norte, buscando temperaturas veraniegas.



Aterrizamos en la Costa Dorada Australiana,


donde al bajar alquilamos algo en que movernos,

 


y alquilamos un departamento sobre la playa.

Luego por varios días, como si fuéramos 5 chicos, nos dedicamos a jugar en zoológicos, parques de diversiones y parques acuáticos.