10 junio 2011

El primer gran test de la emigración

Las semanas desde mi vuelta desde Latinoamérica, desde Argentina, pasan, pero los borradores de notas para armar algunos posts no disminuyen. Así que continuaré con esa temática por algún tiempo más. Lo que si disminuye es la energía subyacente en la expresión de las ideas. Mi experiencia argentina va quedando de nuevo en un espacio borroso, muy alejado de mi realidad; por lo tanto reinyectar la pasión que sentía cuando allá garabateaba ideas, que aparecían como borbotones imparables, es difícil. Ahora el modo es mucho más sereno, más en línea con mi contexto actual.

Una de las cosas que más me intrigaban de la vuelta familiar a Argentina era cual iba a ser la reacción de cada uno. No la mía, por cierto. La de los demás. Yo estaba bastante seguro de cual iba a ser mi reacción, pero tenia poca idea de la de los demás. Iba a ser el primer gran test de nuestra emigración. ¿Se tambalearian algunas estructuras internas? ¿Se cuestionarian las razones? 

Todos se iban a reencontrar con un país del que no se fueron totalmente convencidos. Yo fui el único que emigró en mente y alma mucho antes de hacerlo físicamente. Patricia no emigró en alma hasta bastante después de su emigración física. Y los chiquitos fueron movidos por sus padres, sin entender demasiado en que se estaban metiendo.

El caso de Patricia es interesante, porque ambos sabemos que fue la motivadora original de la emigración. Pero realmente no se la esperaba. ¿Cómo es eso?

Por allá por el 2002, en una Argentina en crisis, no sólo económica sino en muchas dimensiones más, yo miraba hacia el futuro, y no me gustaba nada. No estaba en ninguna situación de riesgo, pero me sentía defraudado e infeliz con el contexto en que vivía, con el país en el que vivía. 

Mi panorama laboral era estable pero esa situación extrema no presentaba grandes oportunidades de mejora, de progreso, algo que siempre tiene que estar en mi vida para mantenerme motivado. Un viernes a la tarde (nuestro dia de salidas sólos) mientras manejaba el auto por la costanera de Buenos Aires, comenté a Patricia acerca de este futuro laboral chato que tenía a la vista. “¿Y que vas a hacer al respecto?”, fue su pregunta natural. Sin embargo esa pregunta me tomó por sorpresa. No tenía una respuesta. No veía alternativas naturales. “Nada”- fue mi contestación, con un fuerte dejo de resignación. A continuación la vi transformarse como pocas veces la he visto. “Guille, me sorprendés!!!. ¿Cómo que no vas a hacer nada al respecto?. ¡En todos los años que te conozco jamás te dejaste superar por un problema!. ¡Jamás dejaste de buscar una alternativa!. ¡Nunca te vi bajar los brazos!

El sacudón que me dio me impulsó a hacer lo necesario, pero muchísimo más de lo que ella se esperaba, Poco más de 2 años después, Patricia dejaba Argentina atrás, y aterrizaba en un nuevo país que nunca habia pisado antes, y empezaba una nueva vida de la que no se podía imaginar absolutamente nada. Y todo eso no demasiado convencida…

No porque no estuviera racionalmente convencida. Si se usa sólo el cerebro es muy fácil convencerse de un paso emigratorio como ese, aún con los riesgos involucrados. Pero las cuestiones emigratorias nunca son sólo racionales. Lo emocional y algunos componentes de la personalidad hacen el asunto más complicado.

Por cierto que tiene que existir espíritu de aventura, facilidad de adaptación a los cambios, disfrute de los desafíos, y instinto de autosuperación como componentes elementales para afrontar exitosamente una emigración. Todas esas cosas no representaban un problema para ninguno de los dos, pero hay algun par de cosas que suelen ser más complicadas.

Primero es el componente emocional. Si se pone lo emocional primero, si uno depende de una fuerte red afectiva, y necesita de fuertes invisibles lazos para que nos sostengan al avanzar por la vida, resolver la ruptura emigratoria es muy difícil.

Lo  segundo es el componente de introversión y extroversión que todos llevamos dentro (ver test de personalidad Myers Briggs ). Cada uno de nosotros obtiene la energía vital de 1 de dos fuentes: de la interna o de la externa. Viene de nuestro interior o viene de nuestra interacción con gente. Si estamos en el segundo caso, otra vez estamos en problemas para una emigración limpia, ya que tenemos que “cambiar” la fuente de energía, que está afuera.

Yo estoy en la mejor de las situaciones para una emigración, ya que cuando me muevo me llevo todo lo más importante conmigo: mi cerebro y mi fuente de energía interior. Patricia es exactamente lo opuesto a mi en ese sentido. Ella es emocional tanto como yo cerebral, y ella necesita tanto de su exterior como yo de mi interior. Yo soy naturalmente portable. Ella no. 


Me interesaba ver cual iba a ser el efecto del regreso sobre ella. Ella también. Y se puso nerviosa con mucha anticipación al no saber que iba a suceder.

Finalmente, estando allá nada se movió. Disfrutó de amigos y salidas a más no poder, y se llenó de ganas de repetir más seguido, pero ningún remordimiento o nostalgia apareció. En lo cerebral fue tajante. Fue una confirmación rotunda de la decisión tomada, con enorme alegría por el reencuentro.

Mica disfrutó, pero creo que se sintió de vacaciones, en un lugar que no es el de ella. Lucas estuvo definitivamente de vacaciones en un lugar extraño. Y Flor, que es la más argentina, la que nunca “perdonó” la emigración, y la que siempre prometía regresar tan pronto tenga edad para hacerlo, estando allá cambió de opinión. Decidió que mejor va de visita de vez en cuando y vive acá.

Nadie absolutamente cuestionó la emigración. Nadie preguntó las razones. Nadie fantaseo con volver. Fue un viaje de vacaciones como los que hacemos a cualquier otro lugar.

Y ya de este lado de nuevo, todos expresaron su deseo de visitar Argentina más seguido.

Y con el correr de las semanas Argentina se volvió otra vez borroso para todos, y ya desapareció completamente de las conversaciones. 


15 Comments:

At 6/10/2011 11:43:00 p. m., Blogger Daniella dijo...

¡Hola Guille! Hace tiempo que leo tu blog, pero nunca me había animado a comentar.

Creo que te has explicado muy bien, en realidad te explicas muy bien siempre.

Es cierto que a veces a las personas que se van de sus países se las cuestiona en el suyo propio pero creo que eso es más debido a la "envidia" o a la "rabia" que supone que otra persona tomara la iniciativa de ser valiente y sacarse las castañas de fuego que al simple hecho de irse a vivir a otro lado.

Debes sentirte feliz, ya que tu entorno no cuestionó, ni preguntó sobre ello.

Los que le pasó a tu hija Flor, también le pasó a una amiga colombiana, cuando se fue de Colombia y llegó a España juró y perjuró a sus padres que volvería a Colombia, y ahora que han pasado bastantes años, pues ella vino de pequeña) dice que a Colombia sí, pero de visita y nada más.

Os mando abrazos.

Daniella.

 
At 6/10/2011 11:52:00 p. m., Blogger G y J dijo...

Guille... que fuerte el post. Estuvo excelente, mas te comento que quedé muy movida.
Saludos
G.

 
At 6/11/2011 12:56:00 a. m., Blogger Koalita. dijo...

Que post!!! Se parece mucho a mi y se que sucederá lo mismo cuando tenga años en Australia y regrese a Vzla.

Saludos.

 
At 6/11/2011 08:43:00 a. m., Blogger Oscar M dijo...

Hola Guillermo, de acuerdo con G y J, suena fuerte el post, pero la verdad es dura, los lazos emocionales son importantes, pero si no se es lo suficientemente racional se convierten en su nombre, "lazos" y nos atan y retienen sin mayor explicación ni recompensa. Estas situaciones como cualquier otra en la vida, solo nos recuerdan esas tres palabras que que muchos escuchan y no tantos comprenden... LA VIDA SIGUE, sin importar que pase, LA VIDA SIGUE y en nosotros está en que siga, pero para adelante.
Gracias Guille.

 
At 6/11/2011 08:52:00 a. m., Blogger hell.gourmet dijo...

Después de haber emigrado hace tanto tiempo es normal lo que comentas. Vos y tu esposa están en una etapa de no retorno (y no hablo en sentido estricto de la palabra, sino mas bien en la etapa de despegue si querés llamarlo así). Tu casa no es mas Argentina, es Australia.

La sensación debe ser como visitar una casa donde uno vivió con anterioridad, con añoranza pero sin deseos de volver ahí.

Claro, que hay cosas que uno nunca olvida con cada visita, por mas borrosa que se ponga la memoria.
Un tío mío emigro hace casi 50 años a EEUU, puntualmente a NY y hace mas de 5 años que vino por última vez, sin embargo llamado tras llamado sigue preguntando a mi mamá por árboles y plantas que están en la casa de ella, y eso lo hizo desde que decidió que EEUU era su casa.

Del mismo modo, calculo que cada persona que emigra si mantiene un contacto minímo con su origen siempre tendrá algo bueno que recordar dentro de lo malo.
Tus hijos no tienen la madurez como para tomar conciencia de la decisión que tomaste, incluso tu hija mas grande sólo conoce de Argentina una minima porción.

Es como decir que me gusta Australia porque vivo en Sydney o en Melbourne y hasta el borde de Queensland llega mi opinión del país o lo que necesito saber de él.

 
At 6/11/2011 01:17:00 p. m., Blogger Nicolás Oršanić dijo...

A los argentinos expatriados les dedico estas décimas...

Gaucho errante

El gaucho sacó al potrillo,
lo acarició tiernamente,
las lágrimas vagamente,
a sus ojos daban brillo.
Sin desenredar ovillo,
montó a pelo, y ahí nomás,
cabalgó veloz y al ras,
de la indomáble llanura,
tentado de la amargura,
quiso mirar hacia atrás.

Del repentino vistazo,
clavó una mirada abrupta,
sólo una tierra corrupta,
que le produjo rechazo.
Allí sólo servía el brazo,
para el robo desmedido,
hace rato había perdido,
la habilidad del trabajo:
el recto, quedó en lo bajo,
y el desviado, excedido.

Abuso descontrolado,
de miserias y maldades,
infiernos y atrocidades,
pastizal verde, quemado.
El hueso, ya masticado,
por blanco y perruno diente,
la sangre del inocente,
en el suelo, derramada:
bestialmente pisoteada,
por la garra delincuente.

El gaucho volvió la vista,
otra vez hacia delante,
el potrillo galopante,
perseguía una nueva pista.
En la punta de una arista,
avizoró otros colores,
¡eran pasturas mejores,
pintando la lejanía!
VIVIR EN LA TIRANÍA,
ES COSA DE PERDEDORES.

Un abrazo, Guille, de la tierra de los potros a la tierra de los canguros.

 
At 6/12/2011 01:49:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Guille y con el tema de los nenes, no te angustia el que no puedan disfrutar de los tios y primos y del abuelo? exitos.

Santi

 
At 6/13/2011 01:18:00 a. m., Blogger stefany dijo...

Hola Guillermo,
te escribo para confirmarte que si, aqui en Venezuela somos fans de tu blog! Desde el momento que lo encontre me quede prendada y empece a leer desde el principio hasta la actualidad, hace poco termine y ya estoy suscrita para tus actualizaciones.
Tu manera de escribir y expresarte es tan buena que siempre me maravillo, aun en esos temas que no son de mi agrado, como la economia.
En fin, tendras una idea de como estamos x aqui... Para darte una pista, son las 10:00am del domingo y la electricidad llego hace una hora mas o menos, ya que a las 8:00am se habia ido. Desde el viernes, la luz se ido como cuatro veces y hemos estado todos con las manos en la cabeza.
Yo tengo una bebe de cinco meses, imaginate como la he pasado tratando de que descanse a pesar del calor que la tenia sudando a chorros. Y nuestro presidente? Pues en el exterior siendo operado de yo no se que...! Debe ser que esta pasando calor...
Aparte tienen una amenaza con las franquicias de comida (como McDonald´s, Burguer King...), un control horrible sobre las tierras (con decirte que mi papa no puede comprar ni una hectarea de tierra sin renunciar a lo que ya tenga), etc etc etc...
Esta situacion es insoportable, ya veremos como avanza todo...

 
At 6/13/2011 04:03:00 p. m., Blogger Guille dijo...

Hola Santi,
Si eso es una de las grandes perdidas. Todo no se puede...

 
At 6/14/2011 11:09:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Muy bueno tu analisis. Che, por lo general veo programas de tv sobre viajes en internet y por casualidad encontre uno sobre Fiji, esta muy bueno.

El programa se llama callejeros viajeros.Aca te paso el link.
http://videobb.com/video/WYmDq8XCMBPP

Saludos
Javier-arg

 
At 6/16/2011 03:19:00 p. m., Anonymous lizlaff dijo...

Hola Guille, que bueno re-encontrarte! Con Diego, mi esposo, te habiamos leido hace unos 5 años, y pues este finde pasado pensabamos, "que sera de ese chico arg que tenia un blog? Lo seguira teniendo?" y si, aqui estas!! Tendre que ponerme al dia con tus maravillosos relatos! Resulta que somos argentinos emigrados a Mexico desde 2003, ya tenemos 2 hijos mexicanos, Mateo y Nahuel, y opinamos similar a vos sobre los viajes a Argentina, se disfrutan mucho, pero sabiendo que "el hogar esta afuera" (lamentablemente,snif). Tenemos planeado un viaje a Australia para el proximo año, y te queria hacer algunas preguntas, si no es molestia, te puedo escribir a tu correo, si? Un abrazo caluroso, desde tierra azteca (Mex DF). ELI

 
At 6/17/2011 03:59:00 a. m., Anonymous Alberto Lezica dijo...

Hola Guille... hay cosas que la razon no puede explicar... como dijo Sandoval (tu tocayo Guillermo Francella en "el secreto de tus ojos") "Una persona puede cambiar de nombre, de calle, de cara…pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión"... y para muchos en lugar en que naciste y creciste y al que de alguna manera perteneces es un sentimiento muy fuerte, una pasion que no se puede cambiar.

Volviendo a la metafora de la rubia y la morocha... yo deje a la morocha hace 8 anios... hice un monton de cosas con la rubia, la pase muy bien, pero a la hora de la verdad pienso en la morocha (me prive de ser vulgar pero espero se entienda el mensaje) no me la puedo sacar de la cabeza! Abrazo.

 
At 6/18/2011 12:00:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Genial. Duro, si. ¿Real?, también.
Algo de eso se vive siempre, aun en pequeñas migraciones internas (nos estamos viniendo de Tandil a Caleta Olivia, como paso pre-Australia).
Brillantemente expresado Guillermo.
¡Salud!


Brian

 
At 6/19/2011 08:35:00 p. m., Blogger Humberto Castillo dijo...

Que tal

Te escribo para felicitarte por tu blog, lo encuentro muy completo y al mismo tiempo nos da fuerza a muchos que como tú nos vemos en la necesidad de salir de sus países de origen en búsqueda de un mejor porvenir. Sigue así!

 
At 6/25/2011 02:16:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Me da curiosidad saber si no te llego mi comentario o si por algun motivo no lo publicaste ?

Paula

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home