30 enero 2011

Dias de kayak














































21 enero 2011

Una tarde en el Australian Open


Ayer por la tarde fuimos al Melbourne Park, sede del Australian Open.



El complejo, recostado sobre el rio Yarra, tiene vista privilegiada sobre la ciudad.


El dia prometía un par de buenos duelos con participantes argentinos. En el estadio central, el Rod Laver, Del Potro se enfrentaba con Baghdatis.




En una cancha secundaria, Nalbandian se enfrentaba con el Lituano Berankis, casi un desconocido.

Así que la hinchada se hizo presente.


Igualmente Lucas no perdió oportunidad de posar con su jugador favorito.


Para hacer tiempo, vimos el partido de la rusa Makarovi ...





... con la ucraniana Tsurenk.




Ganó la rusa ( una loca histérica como pocas veces vi ).

Luego pasamos al partido de Nalbandian.

El estadio estaba completito, con muchos argentinos...



... y con una hinchada lituana muy simpática.


Con árbitro español, se hizo el sorteo y comenzó el partido.









"¿Quién fue el culeao que se llevó mi Fernet y me dejó esta agüita de minas?"


Pero David era un fantasma. El desgaste físico de la primera rueda lo dejó sin respuestas. Y a pesar del esfuerzo la cosa empezó mal y continúo mal.




El lituano jugó muy bien, y el partido fue un paseo.




Mi amigo Pablo, loco del tenis, colgó IT por unos días y este año está trabajando como periodísta acreditado para una revista argentina ....


... así que siguió el partido tomando apuntes, como corresponde. ( Y yo le ayudé con algunas fotos )


Y José y Roxana, cuya misión específica era alentar a Nalbandian en dialecto cordobés puro, no pudieron hacer mucho. David hasta les contestaba que no podía (evidentemente no estaba metido en el partido).


Flor siguió el partido atenta...


... pero Lucas encontró más interesante su Ipod Touch que lo que estaba pasando en la cancha.


En un momento David se dió cuenta que la situación era insostenible...


 ... y abandonó.

La tarde se empezó a cerrarse en Melbourne ....


Los músicos empezaron a aparecer sobre los paseos a la margen del rio...



Y con una hermosa luna llena pintando la noche local ...



.... el Rod Laver se convertía en el escenario en donde Del Potro también quedaría en el camino en esta edición del Australian Open.