31 agosto 2011

Melbourne al frente !!

Melbourne acaba de ser ranqueada como la mejor ciudad del mundo para vivir, y si bien ha estado peleando siempre en el top 3 en la última década, es la primera vez que ocupa el primer puesto desde que llegamos.






Sobre un máximo puntaje del 100, Melbourne se llevó un 97.5%. La calificación incluye numerosos criterios como la estabilidad social y política, la tasa de criminalidad, medicina, vida cultural, medio ambiente, educación, infraestructura, etc. También tuvo los últimos 3 años el título de capital mundial del deporte, y si lo retiene este año será doblete.






Esta región del mundo tiene 5 ciudades en el top ten de la tabla de posiciones, que viene asi:


Australia     Melbourne    1       97.5
Austria        Vienna         2        97.4
Canada       Vancouver   3        97.3
Canada       Toronto       4        97.2
Canada       Calgary       5        96.6
Australia      Sydney       6        96.1
Finland         Helsinki      7        96.0
Australia      Perth          8        95.9
Australia      Adelaide     8        95.9
New Zealand    Auckland    10      95.7



26 agosto 2011

Cositas sueltas

Me fui de Argentina en Diciembre del 2004, volví por un par de semanas en Agosto del 2007, y luego volví por 3 semanas en Abril del 2011. Es casi inevitable que a partir de mi separación de la vida cotidiana de Argentina, muchas cosas de allá hayan quedado en mi mente detenidas en el tiempo. Otras veces mi mente fue la que cambió la imagen de algo, y comencé a recordarlo mal. Sea como sea, cada vez que piso tierras gauchas me sorprende encontrarme con cosas de la realidad que contrastan con lo que yo alojaba en mi mente.




Algo impactante fue el valor del peso (o la ausencia de valor del mismo). Yo me había quedado con la impresión de que 100 pesos era una suma no despreciable de dinero, y de hecho no lo era. Cuando me fui del país, con 100 pesos se podían comprar unas cuantas cosas. Esta vez en Argentina, 100 pesos no servían para nada. Cinco helados: 100 pesos, 2 Docenas de empanadas: 100 pesos, cualquier comida para la familia: 100 pesos. Además el de 100 es el billete más alto, que ya no tiene valor. Para salir con efectivo, había que llevar una pila. Increíble.




Otra cosa fue un nuevo modismo idiomático: “Dale”.  Esta palabra que tiene su origen en el imperativo del verbo dar, y es también usada como una interjección indicando apuro, insistencia o fastidio, ahora en Argentina ha pasado a cumplir una infinidad de funciones, agregando a los significados típicos un montón de confirmaciones positivas, reemplazando el “si”, el “ok”, el “de acuerdo”, el “cómo no?”, etc.




En nuestra recorrida por Capital, entramos a multitud de negocios comprando cosas típicas, baratijas, recuerdos, regalos y muchas cosas. El cambio percibido fue el grado de multinacionalidad del personal de comercio. Raramente detrás del mostrador encontré a un argentino.




Una cosa llamativa fue la diferencia en la evaluación del inglés. Cuando viajamos hacia acá en avión hace unos años, con tripulación argentina, recuerdo que al escuchar a la tripulación elaborar los mensajes en los dos idiomas decíamos: "guauuu, que bien que hablan inglés". Esta vez el inglés de las tripulaciones, que era el mismo, dolía a los oídos.




La TV también causó un impacto. No demasiadas cosas interesantes para ver, y demasiada televisión basura. Quizás era así antes también, pero pareció raro.




Haciendo zapping me encontré un dia con el programa “Bajando Línea”. Y vi a Víctor Hugo Morales haciendo algo increíble a mis ojos y oídos. Yo no lo conocía demasiado, sólo de sus relatos de fútbol, y me había hecho la idea de que era un buen tipo, un tipo razonable. Sin embargo, no podía creer lo que estaba sucediendo en la pantalla. El día que vi el programa se dedicó a defender a un tipo (sindicalista creo) que había sido grabado en una cámara oculta chantajeando a ejecutivos del diario Clarín, mencionando el apoyo del gobierno, etc., una cosa mafiosa, bah.Y me tocó verlo al Vitorugo usando los argumentos mas inverosímiles, y las más burdas falacias para convertir un acto de delincuencia en algo decoroso. Es necesario rebajarse y venderse de tal manera?. ¿Quién consume semejante porquería?. No aguante, me dio nauseas realmente, y tuve que apagar el TV.




Como ya había contado en alguna oportunidad, aún con los niveles de inflación de argentina, las cosas para nosotros fueron bastantes accesibles. En ese contexto los chicos se dieron de gusto de comprarse bastantes cosas (las chicas principalmente, comprando pilchas). Con lo cual, durante todo el viaje, lo que que estuvo más presente en la cabeza de todos fue la tabla del cuatro. ( A ese momento 1 dólar australiano se cambiaba por 4 pesos argentinos, 4.41 al día de hoy ). Y era impresionante verlos calcular tan rápidamente. Por interés baila el mono !



Y así como hubo muchas cosas del viaje que parecieron distintas, hubo algunas otras que parecieron demasiado iguales. Por algún motivo yo doy el perfil físico de gente peligrosa.  Tengo en mi mochila varios cientos de viajes en avión durante los últimos años, y siempre, siempre (o al menos 90% de los casos) yo soy el elegido para el chequeo de drogas y explosivos cuando tengo que pasar la seguridad de los aeropuertos. En los viajes a USA era más que evidente, porque no era parado cuando pasaba por el puesto de seguridad. Me iban a buscar a la fila antes de que llegara al puesto. En fin, es algo a lo que estoy acostumbrado. Esta vez, al regresar a Australia, la cosa fue un poco más allá.  Cuando aterricé, llegué primero al área de recolección de equipajes (ya que en tantos años de viaje, me acostumbré a moverme más rápido que los demás para llegar primero a los taxis y no perder luego media hora en una cola con el resto de los pasajeros. En esta oportunidad además aproveché el pasaporte electrónico y sólo pasando frente a una máquina me desvié de la masa, y entre al país sin interactuar con ningún humano). Estaba ahí, con alguna otra gente recién llegando, y se me acerca una chica bastante atractiva vestida con el uniforme de las fuerzas de seguridad del aeropuerto. Me hizo algunas preguntas respecto de mi procedencia, porque viajaba sólo, etc, y parece que encontró sospechoso todo el asunto, o yo le parecí sospechoso. Me pidió la tarjeta de declaración de aduana, le hizo una marca con lapicera, y se fue. Junte mis valijas y empecé la caminata para pasar por la aduana. En el camino tenía que pasar por varios oficiales que distribuían el flujo de gente. Cada vez que pasaba por el chequeo de cada uno de esto sujetos, veían la marca en mi tarjeta y me desviaban del flujo principal. Al final terminé en un lugar con un grupete de gente con una terrible pinta de contrabandistas ( ¿ellos dirían lo mismo de mi?). En un momento se me acercó otro oficial, me apartó del grupo, y empezó a interrogarme, sospechando que llevaba contrabando. Afortunadamente le bastó preguntarme donde trabajaba y cual era mi puesto, para despedirme diciendo: “ Qué tenga usted un buen día “.





19 agosto 2011

Primarias. Causas y Consecuencias ( Post Extendido )

Click sobre la imagen para ampliarla

En los comentarios del post anterior y de otros posts previos hay  intentos de tirarme un poco la lengua respecto de lo que sucedió durante las elecciones primarias argentinas. Por un lado se me pide opinión, y por otro se remarca el error de mi pronóstico del 14 de Mayo.


Vamos por la parte del error primero. El 14 de Mayo publiqué un pronóstico que di en Abril: "En lo político creo que Cristina no se va a presentar. Si bien llegaría a las elecciones de Octubre en posición de ganar en primera vuelta (no por mérito propio, sino por desmérito de la oposición y de la masa votante), se va a retirar antes."


Todavía no estamos en Octubre, así que técnicamente todavía no se puede juzgar esa predicción,  pero coincido con que no fue acertada. Cristina evidentemente se va a presentar. Lo que también dije es que si lo hacia, ganaría sin ninguna dificultad. Con lo cual si bien fue desacertada mi evaluación de cual sería su decisión personal, no lo fue para nada mi estimación de su caudal de votos. Y si fallé es porque sobreestime su astucia, o subestime su angurria. 


Mi punto era que nunca va a estar en toda su vida politicamente mejor posicionada que ahora. Como lo expliqué por entonces y muchas otras veces, el famoso "modelo K" no es sustentable (en realidad es una payasada), y la factura va a haber que pagarla tarde o temprano, y su popularidad  se iría por los caños. ¿Qué mejor que irse en el apogeo, dejando una imagen imborrable y ver como alguien mas paga la fiesta desde lejos? Pero decidió quedarse. Si lo que predigo en este párrafo sucede, no habrá sido muy astuta. ( ¿Acaso creerá ella misma que el modelo existe, o es que se endulzó demasiado y no pudo apartarse de la adicción del poder?)


Para evitar una crisis, la única alternativa que veo es que Argentina se mueva más en la línea socialista, con el significado que Fidel Castro y Chavez le dan al socialismo: un modelo autoritario personalista basado en confiscaciones para poder mantener el circo en pie. Si esto sucede, Kristina habrá sido muy angurrienta, poniendo el futuro de un país a la merced de sus ambiciones personales. ( Dicho sea de paso, hay un libro muy interesante llamado: "La Democracia Amenazada: El Surgimiento de los SeudoAutoritarismos"  )


Si se lee correctamente, ese fue el corazón de mi pronóstico realmente: o sucede la opción 1 (crisis) o sucede la opción 2 (republiqueta bananera). Quise creer que seria la 1, y que ella decidiría no hundirse con el barco. Pero vamos a tener que esperar bastante para ver como esto concluye.


Ahora veamos como es que la presidenta se llevo mas del 50% de los votos en las primarias, en línea con lo que era obvio, y no debería ser considerado ninguna sorpresa.


En mi modelo, que puede ser tan equivocado o tan valido como cualquier otro, yo divido la población en 4 categorías: 1) los necesitados, 2) los ingenuos, 3) los sensatos y 4) los visionarios.  ( Hay otras categorias menores como: los corruptos y amigos, los fanaticos, los interesados, los brutos, los aprovechadores y  los desinteresados. Fito Paez probablemente requiera una categoria especial, tipo "los cerebro quemado" o algo asi ). Y mi modelo intenta capturar los numeros gruesos. Ciertamente hay un numero significante de excepciones. 


Los necesitados viven en tal estado de precariedad que no pueden tomar ningún riesgo. Son normalmente esclavos de dádivas y subsidios.  


Los ingenuos son aquellos que no entienden mucho. Son el corazón de regímenes populistas/ paternalistas/ seudodemocraticos como el actual régimen argentino. Para ellos es el discurso y los emotivos monólogos vacios de contenido. Ellos son bombardeados con arenga, inverosímiles explicaciones de la realidad, la identificación de algún enemigo diabólico ( la corporación, el imperio, los medios, o lo que sea más conveniente), gigantescos aparatos propagandísticos usando recursos estatales ( fútbol, TV oficial, medios oficialistas) y dádivas ( fútbol gratis, TV plasmas, etc.) 


El ”Manual del Aprendiz de Emperador de un País Bananero” establece muy claramente que el objetivo mas importante es alcanzar 50% de la población en las categorías de necesitados e ingenuos. Cuando se consigue eso, ya se tiene control de un país por siempre. Argentina no tiene aún, por suerte, 50% en estas 2 categorías.


Los sensatos son aquellos que anhelan un futuro mejor mas allá del día a día, y que tiene una estructura de valores razonablemente sana (aunque afectada por la cultura local).


Los visionarios son aquellos que pueden inferir fácilmente escenarios futuros como consecuencia de decisiones presentes, y tienen profunda capacidad propia de análisis, siendo independientes de la opinión de los demás.


¿Qué pasó en Argentina en las últimas semanas con las distintas elecciones regionales y nacionales?


Los necesitados y los ingenuos siempre estuvieron y siempre estarán con el oficialismo, si este los maneja adecuadamente. Es facil comprar votos con la plata de todos, mas si se es un gobierno inescrupuloso.


Los visionarios, porque son capaces de ver mucho mas allá, y por lo tanto entender las consecuencias de largo plazo, votaron en contra del modelo K, no importando cual fuera la alternativa. Cualquier salida alternativa es mejor, aunque haya problemas.


Pero son los sensatos son los que mueven una elección hacia un lado o hacia el otro. Y los sensatos se vieron atrapados en una encrucijada durante las primarias. Era ir con lo muy malo actual y conocido o con lo malo desconocido. Las alternativas a Kristina eran Alfonsin ( versión disminuida de un presidente que tuvo que renunciar cuando el país se le fue de control ), Duhalde ( mejor perderlo que encontrarlo. En el post del 2 de Enero del 2007 escribía como fue que al ver Duhalde presidente tomé la decisión de emigrar), Carrió ( imposible considerarla como otra cosa aparte de oposición ) y Binner ( un misterio ).


Los sensatos votaron en las elecciones de Capital por Macri ( porque real o no, transmite una imagen de capacidad de gestión, en contraste con la payasada oficial, con brabucones y aduladores en lugar de técnicos ). Y el oficialismo no fue mayoría.


Los sensatos votaron por Del Sel en Santa Fe, porque transmite una imagen de frescura, en contraste a la infestadas y nauseabundas estructuras políticas oficialistas y opositoras. Y el oficialismo no fue mayoría.


Pero en las nacionales, los sensatos no supieron como elegir entre dos males. No había nadie con imagen de gestión, y nadie con imagen de renovación. Entonces unos, ablandados por una coyuntura en apariencia aceptable, hicieron a un lado los reparos por corrupción, ilegalidad, prepotencia, ignorancia y todo el modelito K, y se fueron con el oficialismo ( y junto con los necesitados y los ingenuos contribuyeron al 50%). Los otros se sumaron a los visionarios y se repartieron entre los otros candidatos.


Así, cuando el oficialismo aun no pudo conseguir el 50% de la población en las 2 categorías necesarias para tener un imperio bananero, la oposición con un repertorio de impresentables, completo el trabajo que el oficialismo no pudo.


Para cerrar, un brillante aporte de Nicolás:




Las elecciones primarias,
nos dieron sabias lecciones,
los bombos y promociones,
el papelito picado,
en un domingo soleado,
de unánimes decisiones.

La fila de votación,
era reptil enroscado,
votaba el necesitado,
el ingenuo y el sensato,
observaba como gato,
el visionario a un costado.

El sobrecito en las urnas,
de a poco formaba bulto,
democrático tumulto,
masa humana adormecida,
prestaba poca cabida,
al seso propio de adulto.

Al terminar la jornada,
y asegurar el recuento,
¡más del cincuenta por ciento,
votó a la Reina Cristina!,
la mitad de la Argentina,
quería proseguir el cuento.

Reflexión:

Sigan pues con su festejo,
con su cháchara y su todo,
con su afano y acomodo,
con su pompa y su cortejo.

Doblo entonces mi entrecejo,
le reprocho al pueblo beodo:
“Van derechito pa’l lodo...
¡despiértense ya, canejo!”

03 agosto 2011

El laaaargo viaje de ida - Parte 2

(Sigue del post anterior)





Después de las infortunas del tramo anterior, finalmente me depositaron en donde pasaría la noche (al menos) en Auckland, New Zealand. A mi me tocó un hotel 5 estrellas en el centro histórico de Auckland.



Mientras estuviera ahí, todas las comidas estaban incluidas, así que lo primero que hice fue atacar el lujoso restaurant gourmet. ( Me imaginaba el impacto de toda la gente del avión sobre los bolsillos de los contribuyentes argentinos !!)



En la habitación me sorprendió el tamaño de la cama. Durante los muchos años de viajes por trabajo que llevo acumulados, nunca hasta ahora había encontrado una cama mas ancha que una King. Pero esta cama era notablemente más ancha. Usando la cuarta de mi mano medi 225 cm de ancho. Y luego buscando en Internet vi que no responde a ningun estandar internacional en camas, salvo la “Tre Piazze” italiana que puede ir desde 2 metros hasta 4 m de ancho. ( Qué grande los tanos !!)




En definitiva esta cama era suficientemente cómoda, y además estaba armada, para acomodar tres personas. ¡¡ Flor de Fiesta !!!. Inmediatamente sentí cariño por New Zealand :-)))





Al dia siguiente desayune a morir, tentado por tantas cosas ricas; y luego sali a caminar por la ciudad. Tenía un rato hasta que el bus nos pasara a buscar nuevamente, según las instrucciones distribuidas bien temprano esa mañana. Así que caminé y saqué algunas fotos.









Me pareció muy interesante encontrarme casi sin darme cuenta caminando dentro de un cementerio. El Symonds Street Cemetery  es el cementerio más antiguo de Auckland, que se utilizó entre 1842 y 1886.





Lo extraño es que está en el medio de la ciudad y está presentado como una plaza, totalmente abierto. Así que la gente camina, se sienta en los bancos a almozar, todo rodeados de tumbas. Algún que otro perro  tambien se entretiene desenterrando un huesito ( naaa, mentira ! )


Finalmente entramos al aeropuerto nuevamente. Pero el nuevo plan se retrazó de nuevo. El sistema de check-in falló, y estuvimos unas cuatro horas en la cola para despachar valijas. Lo bueno es que ya eramos todos viejos amigos de desventura, y la espera se hizo corta, conversando y compartiendo experiencias.



Con dos horas de retrazo respecto del nuevo plan, despegó el avión nuevamente (asumo que con los remaches en su lugar) con destino a Buenos Aires.

El compartir dos dias y muchas conversaciones con Australianos yendo hacia Argentina, Argentinos volviendo de las vacaciones o yendo de visita, y con brasileros regresando a su país a traves de Buenos Aires, fue una experiencia muy rica. La inevitable comparación entre una realidad y otra, por parte de todos ellos, y sus propias reflexiones, generadas de experiencia reciente, mostró muchos ribetes nuevos para mí, ciertamente muy interesantes.

 
Además por primera vez, me vi expuesto a un ambiente en el que se hablaban los tres lenguajes que puedo manejar sin mayor dificultad, y me tocó de hacer de interprete en algunas conversaciones relajadas. Y me senti bien disfrutando de esa flexibilidad, en una área como son los lenguajes, que no es precisamente mi fuerte. Era interesante lo visual también. Era muy claro saber si se tenía que hablar en inglés, en portugués o en español con alguien (principalmente si era del género femenino), mirando sólo la forma de vestirse, de posar y de caminar.



Durante los 2 días compartí varias conversaciones muy profundas con una argentina, psicóloga, que había venido a visitar a su hermana en Sydney. Se volvía a Argentina con una extraña sensación de enojo y de envidia. Me confesaba que Australia representaba la forma de vida que ella quisiera tener ( no por lo material, ya que en Argentina pertenecía a una familia de dinero ), pero a su vez sabía que nunca iba a poder tenerlo porque nunca podría emigrar quebrando sus lazos familiares.



También compartí buenas charlas con un grupo de brasileros. Uno de ellos en la cola del checkin, después de la tercera hora de estar parados avanzando por milímetros, me contaba que el hace el recorrido muy frecuentemente por cuestiones de trabajo en el campo educacional entre Brasil y Australia. Me decía que los problemas con los aviones de AR son muy comunes, y se queda varado por defectos, paros y demás un gran porcentaje de las veces. Siempre le pide a la empresa que lo cambie de aerolínea, pero el pedido es rechazado ya que desde Brasil se ahorra USD 600 volando por AR.



De compañera de asiento en el viaje de vuelta me tocó una chilena, ingeniera química, que después de pasar un año trabajando en Australia como camarera, tenía que volver forzosamente a Chile por temas de la visa. Me contaba que no sabía como se iba a poder adaptar de nuevo, y que ciertamente iba a aplicar a una residencia. Lo que le iba a costar, me decía, era el retroceso económico, ya que en Australia trabajando como camarera podía tener mejor vida, que como ingeniera química en Chile.



Tengo que confesar que a pesar de la demora, disfruté del viaje que fue interesantemente diferente.




Una vez aterrizado en Buenos Aires, en el aeropuerto de Ezeiza me subí a un minibús que tenía reservado, que inmediatamente tomó la ruta hacia Mar del Plata.




50 horas después de que había cerrado la puerta de mi casa en Melbourne, mi viejo me abría la puerta de la suya en Mardel.