02 septiembre 2012

Mis disculpas

Hay mucha gente que dice que antes de internet y del email la vida era mucho más fácil, y trabajar era más motivante. Es muy posible que eso sea cierto.

Lo que también es cierto es que la tecnología, propiamente utilizada, ha aumentado enormemente nuestra productividad y bienestar.

Poder tener videoconferencias desde donde este usando mi iPad o compu, y conectando con decenas de personas en decenas de lugares distintos, y poder verles los gestos y poder mostrarles lo que estoy dibujando sobre un papel, es de una productividad impresionante, además de ahorrar muchos kilometros de viajes de muchas personas, con el consiguiente impacto ambiental. Hay veces que preferiría el viaje sin embargo (el viernes tuve una reunión por videoconferencia con un grupo de gente en Barcelona con la que estoy trabajando, y realmente no hubiera estado mal tener esa reunión allá seguida de paella y sangría )

Ni hablar de las tele-disciplinas. Estoy bastante cerca de proyectos de salud donde se usa telemetría para diagnosticar y tratar los más diversos problemas, poniendo el conocimiento de los mejores médicos al alcance de pacientes en las zonas más remotas, incluso usando 3D para ver heridas con mejor perspectiva. La cuenta de vidas salvadas este año simplemente gracias a esto es conmovedora.

El email es aún más productivo, ya que no requiere sincronicidad o coincidencia en tiempo de los interlocutores. Se pueden tratar en un dia proyectos y problemas que de otra forma llevarian semanas o serían imposibles. Pero también puede ser un aluvión inmanejable. El desafío es encontrar el balance adecuado.

El email es actualmente mi mayor problema. Nunca antes había estado antes tan expuesto a semejante flujo de correo electrónico. En mi nuevo trabajo, habiendo propuesto una política de comunicación muy abierta, miles de personas internas a la organización pueden eventualmente escribirme. Aún con ayuda en filtrar, clasificar, ponerles colores y prioridades, una gran porción aun requiere mi dedicación a la adecuada respuesta. Y realmente no tengo el tiempo físico. En mi casilla de correo siempre hay algunos cientos de emails atrazados que no pude contestar. Sólo me aseguro de responder lo crítico o lo estratégico o lo importante para mi. Imagino que será un proceso de decantación, ya que probablemente la gente irá entendiendo que cosas respondo y que cosas no, y con el tiempo se autoregulará.

Y eso sólo pasa con mi casilla de correo del trabajo privada, una de las cuatro que tengo. Mi casilla del correo del blog también sufre bastante. En los últimos tiempos la cantidad de gente de Argentina  y de Latinoamerica en general que está buscando una forma de ingresar a Australia, o que está en camino y necesita algunos consejos, ha aumentado muy considerablemente. Ese correo, que requiere leer historias de vida y responder con un consejo adecuado, siempre está un par de meses atrazado. Ahora la acumulación de inquietudes en esa casilla está en rojo, por lo que mi tiempo de respuesta ha empeorado.

Haré lo que pueda, en el tiempo que pueda. Mis disculpas por eso.





1 Comments:

At 9/03/2012 10:44:00 a. m., Blogger Guillermo dijo...

La semana pasada le comentaba a mi mujer que algo debía estar por explotar en ARG por que en las últimas semanas los correos de argentinos preguntando por Canadá habían subido a los niveles que hacía rato no veía.

Veo que no me pasó a mi sólo!

Cheers!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home