01 noviembre 2012

En el momento correcto, en el lugar adecuado.

Muchas veces he reflexionado en este espacio respecto del planeamiento estratégico. Lo hice a veces respecto de países o gobiernos, lo hice en el contexto de organizaciones y lo hice también el contexto de personas. (En particular todo el proceso reflexivo al inicio de este blog respecto de la inmigración fue consecuencia del planeamiento estratégico para el futuro de mi familia).

Simplificando todas esas reflexiones, se pueden caracterizar las personas, las entidades y los países: en dos categorías: las que planean su futuro y ejecutan ese plan, y las que no. La primera categoria determina y en general obtiene el futuro que quiere, la segunda categoria es simplemente arrastrado a lo que aparezca.

También, en algunas oportunidades he reflexionado acerca de mi convencimiento de que el mundo de ahora en más y por mucho tiempo va a tener su centro en China ( acá está mi último post al respecto: http://cangurolandia.blogspot.com.au/2012/09/superchina-y-argentina.html )

Casualmente esta semana Australia unió estos dos temas presentando su intento estratégico, llamado "Australia en el Siglo Asiático", y toda la información se puede encontrar acá : http://asiancentury.dpmc.gov.au







El documento central tiene 300 páginas y es muy bueno. Establece la dirección estratégica con miras al 2025. Comienza con una introducción de la primer ministro, que dice entre otras cosas:


Predecir el futuro está lleno de riesgos, pero el riesgo mayor está en la falta de planificación de nuestro destino. Como nación nos enfrentamos a una elección: a ser arrastrados al futuro o para definirlo activamente.

Es por eso que enconmendé el estudio "Australia en el  iglo asiático". Tomé la decisión clara de que nuestro país debe planear activamente y dar forma a nuestro futuro nacional. Sólo de esta forma podemos realizar nuestra visión de ser una tierra de oportunidades, prosperidad y justicia.

Lo que sea que traiga este siglo, traerá el ascenso de Asia.La transformación de la región de Asia en la potencia económica del mundo no sólo es imparable, sino que está cobrando impulso.

En este siglo, la región en la que vivimos se convertirá en el hogar de la mayor parte de la clase media del mundo. Nuestra región será el mayor productor mundial de bienes y servicios y el mayor consumidor de ellos. Por lo tanto se requiere que nuestra nación tenga un plan claro para aprovechar las oportunidades económicas que se derivarán y manejar los desafíos estratégicos que se plantean.

Nuestra nación se ha beneficiado del apetito de Asia por las materias primas y la energía. El reto que ahora debemos abordar es cómo Australia puede beneficiarse de lo que  tendrá la Asia que viene.

Luego el resumen ejecutivo del documento comienza diciendo:


El ascenso de Asia está cambiando el mundo. Esta es una característica definitoria del siglo 21. Estos cambios tienen implicaciones profundas para la gente en todas partes.

El extraordinario ascenso de Asia ha cambiado ya la economía australiana, la sociedad y el entorno estratégico. La escala y el ritmo de los cambios por venir significan que Australia está entrando en un período verdaderamente transformador en nuestra historia.

Dentro de pocos años, Asia no sólo será el mayor productor mundial de bienes y servicios, sino que también será el mayor consumidor del mundo de ellos. Ya es la región más poblada del mundo. En el futuro, también será el hogar de la mayoría de la clase media del mundo.

El siglo de Asia es una oportunidad australiana. Como centro mundial de gravedad se desplaza a nuestra región, la tiranía de la distancia está siendo reemplazada por la perspectiva de proximidad. Australia se encuentra en el lugar correcto en el momento adecuado, en la región de Asia en el siglo de Asia.

Durante varias décadas, las empresas australianas, exportadores y de la comunidad han aumentado su presencia en toda la región. Hoy, para Australia, los minerales y el auge de la energía es el aspecto más visible, pero no el único, de origen asiático. A medida que el siglo avanza, el crecimiento en nuestra región tendrá un impacto en casi toda nuestra economía y la sociedad.

Una clase media cada vez más rica y el móvil está emergiendo en la región, creando nuevas oportunidades. Ellos exigen una amplia gama de bienes y servicios, desde atención médica y a los ancianos, a la educación, a artículos para el hogar y servicios de turismo, la banca y financieros, así como productos alimenticios de alta calidad.

Más allá de los beneficios económicos, hay muchas oportunidades valiosas para construir relaciones más fuertes en toda la región, incluyendo a través de una mayor educación, de cultura y de persona a persona.

Nuestra nación tiene también la fuerza que proviene de una larga historia de compromiso con los países de Asia. La relaciones en nuestra región son fuertes y robustos, incluso en países asiáticos como China, Japón, India, Indonesia y la República de Corea (Corea del Sur). Pero en este siglo asiático debemos entrar en una nueva etapa de compromiso más profundo y más amplio.

Este documento proporciona una hoja de ruta para el conjunto de Australia-los gobiernos, las empresas, los sindicatos y la comunidad más amplia en la siguiente fase. Nuestro objetivo es conseguir hacer a Australia un país más próspero y fuerte que se inscribe plenamente en nuestra región y que está abierta al mundo.


Realmente la posición Australiana es privilegiada respecto de Asia. Moviéndonos un par de usos horarios cubrimos todas las capitales asiáticas relevantes.


El planeamiento estrátegico no siempre es perfecto, o la ejecución puede tener problemas. Pero siempre es mejor que vivir sin tomar la responsabilidad de forjar nuestro futuro.


Yo principalmente trabajo en planeamiento estrategico, y cuando en el mundo hay tanto improvisación siempre me complacen mucho los intentos de planear estrategicamente.






0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home