27 enero 2013

Otra etapa


En estos varios años mi blog ha pasado por varias etapas y ha cumplido con varios objetivos.  Por momentos fue una herramienta para mi, por momentos fue una herramienta para otros, en otros momentos sirvió a ambas partes, y seguramente por momentos no sirvió a nadie. También tuvo épocas de actualización diaria, y tuvo épocas de publicaciones espaciadas. Tuvo tiempos de mucho vuelco intelectual, y tiempos de contenido puramente superficial. Muchas veces fue un esfuerzo generoso de mi parte, otras veces fue totalmente egoísta. A veces fue un espacio de debate y reflexión que yo me encargué de fogonear con un estilo muy frontal. A veces fue sólo de comunicación unilateral.

Y así como etapas van y vienen, con mi noveno año en Australia, una nueva etapa comienza, que tiene que ver con mis circunstancias personales.

Mi exposición en este, mi nuevo país, es cada vez más importante. Ya no soy un anónimo más, y tengo responsabilidades legales y políticas a alto nivel en varias instituciones, y ciertamente mi blog es conocido, más allá de la diferencia de idioma y mi intento por el seudo-anonimato. Ya no puedo hablar libremente y ser políticamente incorrecto como lo hacía al principio. Seguramente esto se ha notado en el último par de años.

Los debates, que en algún momento fueron interesantes, se fueron polarizando de a poco. Quienes aparecen en el ruedo con ideas antagonistas, dado que los temas son tan obvios, son personajes con los que no agrega mucho debatir.

La comparación entre mi país de origen y mi país de adopción, y sus estilos, y sus sociedades, y todas sus cosas, que dio para miles de interesantes líneas por años, en este momento es absolutamente ridícula. El deterioro, enbrutecimiento y envilecimiento de Argentina y su sociedad hace que ya no sea ni divertido intentar trazar alguna diferencia.

Otros medios sociales digitales que ofrecen otras funcionalidades han aparecido, y ya escribo en otros blogs y en canales sociales con audiencias privadas y específicas para el tema a tratar.

Y mi tiempo es cada vez más limitado y preciado, y lo necesito para muchas otras cosas que me apasionan y me llenan más en este momento.

Así que después de 8 años en Australia, tendré que, si es posible, encontrarle otra vuelta a este, mi blog. Seguramente será una vuelta mucho más tranquila.

01 enero 2013

8 años en Australia

Hace unos días cumplimos aniversario de nuestra llegada a Australia, y como siempre festejamos y nos sacamos la foto tradicional. Esta vez fue un poco demorado ya que hubo que esperar a Mica que estaba en Africa. 

Pero finalmente aquí esta la foto, comparada con la de la llegada.



En lugar de escribir el balance, como hago habitualmente, voy a copiar lo que escribía Patricia para sus amigos el día del aniversario:

"Hoy hace exactamente 8 años llegabamos a Australia, llenos de expectativas, ilusiones, miedos, incertidumbre... Llegabamos a un pais que conociamos por haber investigado tanto y por fotos. Hoy, felices de la decision tomada y esperando a Mica para festejar la semana que viene!"